Zona El Internado

Ana de Armas se monta su película con «El Internado»


Hoy traemos una nueva entrevista a Ana de Armas, en la que, entre otras cosas, confiesa que «juega» con sus compañeros de rodaje a adivinar lo que pasará en El Internado.

¿Jugáis entre vosotros a adivinar lo que va a ocurrir en la serie?

Nos inventamos todo, tenemos una película. Cada vez que leemos algo nos inventamos otra cosa, pero no acertamos nada.

¿Te ves en la quinta temporada?

No lo sé, lo que no quiero es que me maten (risas). Si me voy, prefiero que sea porque me he ido de vacaciones y no regresé nunca. Y si no, pues morirme de una manera impactante.

Pincha en Leer más para leer la entrevista completa

¿Cómo os lleváis entre los actores?

Ésta es nuestra primera casa. La otra es para las pocas horas que quedan. Estamos juntos todo el tiempo, así que o nos caeríamos mal o todo lo contrario, y es así, nos queremos mucho y somos muy amigos.

¿No hay envidias?

Todos los personajes tienen algo especial, sería una cosa muy inmadura y egoísta de nuestra parte que las hubiera. Sea pequeño el personaje o grande, uno tiene que estar contento con su trabajo. Ejemplo de eso es Raúl (Fermín en la serie), que empezó siendo el cocinero, ha ido subiendo poco a poco y ahora está metido en la serie. Además, todos estamos relacionados. Si no está Roque, no estoy yo, por ejemplo.

¿Os sentís perseguidos?

Un poco sí. Últimamente no son sólo niños de 12 y 15 años, ya son revistas que quieren cosas de tu vida privada. Sabíamos que iba a pasar. Pero la mayoría de la gente es muy educada y simpática conmigo.

¿Estabas mentalizada para esto?

No te puedes mentalizar porque no sabes a qué nivel va a llegar. El mío no es como el de Martiño (Martín Rivas), que es el triple de agobio.

¿Cómo crees que ha evolucionado tanto la serie como tu personaje?

Mi personaje, como no se ha visto aún su pasado, ha evolucionado poco en ese sentido de la intriga. Con Marcos (Martín Rivas) pasa lo que vemos. Otras tramas se han ido enredando. En esta cuarta temporada se desarrollan otras cosas, han entrado personajes nuevos y tienen que enseñarlos al espectador.

¿Cómo lleva tu gente el éxito que tienes?

Le mando reportajes a los amigos que van para Cuba. Lo que valga la pena se lo cuento. Si no viven directamente las cosas lindas, no quieron que vivan lo peor. Mi madre estuvo aquí en agosto y alucinaba de que la gente quisiera fotos conmigo. No veo mi futuro en Cuba, está todo muy pobrecito y en cine no hay posibilidades, casi no hay películas enteramente cubanas.

Vía | Qué