Zona El Internado

Análisis de Bruno Squarcia y Manuel Jurado


Bruno Squarcia y Manuel Jurado interpretaron a ‘Márquez’  (la persona que contrató Héctor para investigar la muerte de su hermana) y ‘Antonio’ (el guardabosque). A continuación se muestran los análisis de ambos actores acompañados de múltiples imágenes.

Bruno Squarcia

Nombre completo: Bruno Squarcia.

Lugar y fecha de nacimiento: Albacete (Castilla-La Mancha), el 6/11/1963.

Su personaje en la serie: Marcos Márquez

Su vida en la serie:

Márquez fue la persona que contrató Héctor para que investigase la muerte de su hermana Irene Espí.

En su primera visita al Internado, Márquez se reunió con Héctor y Jacinta en su despacho y le dio un CD con lo que había descubierto hasta entonces. Le exigió a Héctor que le tenía que pagar si quería que siguiese investigando. En ese CD se podía ver a unos buzos junto al Dido y Eneas, el barco del matrimonio Novoa-Pazos que naufragó en Grecia.

Por aquel entonces, Héctor andaba muy mal de dinero ya que se estaba costeando las medicinas para no sufrir los efectos del virus. Y es que Héctor se había contagiado de pequeño en los pasadizos al morderle uno de los niños prisioneros que estaba en la sala de las jaulas.

Jacinta le dio una cierta cantidad de dinero a Héctor para que pudiese pagar a Márquez. La gobernanta le pidió ese dinero a Don Joaquín y éste se negó a cogerlo cuando Jacinta quiso devolvérselo.

Márquez vio a Héctor en el bosque cuando estaba buscando el lugar donde estaban enterrados los cinco vengadores.

Posteriormente se reunió con él en la ermita. Héctor le preguntó por lo que había averiguado, pero Márquez le dijo que le contase lo que estaba buscando ya que no le había informado de cavar agujeros en el bosque. Pero Héctor le respondió que no le pagaba para espiarle sino para saber la verdad y terminó despidiéndole.

Pero Márquez prosiguió con la investigación como si fuera un asunto personal y encontró en una biblioteca el libro de El Principito. Ese libro perteneció a Irene Espí y en él había una serie de pistas para poder encontrar unos diamantes de valor incalculable conocidos como las seis Lágrimas de Volkonsky.

Después volvieron a tener otra cita en el coche. Márquez le dijo a Héctor que alguien le estaba siguiendo y que él era el principal sospechoso. Además le enseñó el libro de su hermana y Héctor le preguntó por la  cantidad de dinero que quería por el libro. Márquez le dijo que no era una cuestión de dinero sino de confianza. Le preguntó por su verdadera identidad antes de entregarle el libro.

A la mañana siguiente Héctor leyó en el periódico que había aparecido una persona muerta junto a una cuneta. Hector creyó que Márquez había muerto, pero en realidad simuló su muerte para salvarse ya que le estaban siguiendo.

Después Márquez contactó de nuevo con Héctor, le preguntó por qué había abierto el Internado. Héctor le respondió que lo hizo porque tenía la esperanza de volver a ver a su hermana. Márquez le dijo a Héctor que lo que le pasó a su hermana en Grecia no fue un accidente y que no le desvelase a nadie su identidad ya que podía ponerse en peligro. De esta forma Márquez evitó que Héctor les desvelase a sus sobrinos cual era su verdadera identidad puesto que antes de hablar con él se lo iba a contar.

Pero Márquez y Héctor volvieron a verse de nuevo las caras cuando Héctor se dirigía a una joyería, en la que había estado anteriormente, para vender otro de los diamantes. Héctor necesitaba dinero urgentemente y Márquez le obligó a que le contase todo. Márquez le dijo que lo que estaba haciendo era muy peligroso para él y los que tengan que ver con él y que no vendiese más diamantes ya que alguien podría asociar los diamantes con Irene o con Samuel Espí. Márquez le dijo que esperara unos días hasta que investigase la tienda.

Las investigaciones de Márquez dieron pronto sus frutos ya que vio cómo don Joaquín vigilaba la tienda. También descubrió que el joyero había muerto y que el diamante que le vendió Héctor había desaparecido. Estos dos últimos descubrimientos se los hizo saber a Héctor, pero Héctor necesitaba el dinero para comprar más medicinas y le pidió a Márquez que le ayudase. Márquez aceptó su petición y Héctor le entregó los diamantes, pero al ponerlos en circulación para venderlos fue capturado.

Lucas, Evelyn y Paula descubrieron en los pasadizos el cuerpo sin vida de Márquez cuando se dirigían al Polo Norte (lugar cercano a la entrada de la puerta del bosque donde Paula vio de nevar) a esconder el destornillador de Tony. Antes de que le asesinaran, Márquez se hizo pasar por el verdadero Samuel Espí y eso fue lo que creyeron Noiret, Camilo y don Joaquín.

Valores que encarna su figura: Serio, trabajador, discreto, sincero, valiente, astuto, misterioso, soberbio y compasivo.

En una frase: “Un personaje que dio su vida y que se jugó el tipo por ayudar a quien más le necesitaba”.

Manuel Jurado

Su personaje en la serie: Antonio, el guardabosque de El Internado.

Su vida en la serie:

Antonio es el guardabosque y el encargado de vigilar las puertas de El Internado. Una de las veces Cayetano fingió haberse torcido un tobillo para que los chicos pudiesen salir al bosque sin ser descubiertos. Otra de las veces pilló a los chicos escapándose del colegio y después se lo dijo a Héctor, que posteriormente les castigó. Sabía de la existencia de Pablo Fernández (hermano de Elsa, conocido por Paula como el gnomo) y asoció a Pablo con el ataque a uno de los caballos del Internado. Pilló a Julia escapándose del Internado y la trajo de vuelta.

Estuvo al tanto del chantaje de Julia a Elsa cuando la directora la dejó marchar con quien pensaba que era su padre (en realidad padrastro).

Su perro, Gustavo, desenterró el destornillador que Lucas, Evelyn y Paula habían escondido en el bosque y después Antonio se lo devolvió a Tony.

Tras varios ataques del lobo manso de Camilo, Jacinta le ordenó que pusiese candados a las puertas y que se encargase personalmente de cerrarlas por las noches.

Cuando se encontraba buscando al lobo manso de Camilo junto a varios cazadores, su perro Gustavo encontró el cadáver de don Joaquín y Antonio fue el encargado de darle la mala noticia a Elsa.

Tras la explosión de los pasadizos provocada por Camilo y la liberación del virus por el Internado estuvo ayudando en las tareas para encontrar las medicinas. Colaboró en el rescate de Rebeca y Hugo después de que estos fueran víctimas de uno de los sabotajes del teniente Garrido. Fue el encargado de construir el ataúd de madera de Amelia después de que ésta fuera asesinada por Hugo. Junto con Martín y el teniente Garrido descubrió el lugar hacia donde les estaba conduciendo Hugo en el que había un montón de cajas que contenían más virus.

Estuvo ayudando a localizar a Curro por el bosque después de que éste secuestrara a Amaia con la ayuda de Martín y Marcos. Ayudó a Marcos y a Amaia a salir del cuarto de luces donde les había encerrado el teniente Garrido para poder conseguir el portátil de Hugo.

Su sobrino, al igual que Nacho y Susana (conocida como la novia cadáver), fueron utilizados por Lucía para llevar a cabo sus experimentos y murieron como consecuencia de haberles inyectado el virus.

Artículo redactado por VAF con la colaboración de DJMintOne para Zona el Internado (Prohibida su copia y reproducción).