Zona El Internado

Análisis del capítulo 7×10 (66) de El Internado: “La última dosis”


El Internado 7x10 (66) La última dosis

Consecuencias del ataque

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Carlos y Garrido se despiertan poco después de que los soldados entraran. De inmediato, los dos se dan cuenta de qué es lo que ha ocurrido, y cuál era el objetivo de los soldados. Mientras se dirigen a la enfermería, se dan cuenta de que todo el colegio ha sido atacado con el gas somnífero, y al llegar a su destino, encuentran a Lucía echada en el suelo y ningún rastro de Max: el hombre que podría haber construido la máquina que curara a todo el mundo ha sido secuestrado por los militares. A Garrido le cuesta creer que vayan a dejarlos morir a todos, pero para Carlos no hay dudas.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

A la mañana siguiente, Max despierta esposado a una camilla en una de las tiendas que han plantado los militares. Hugo está allí y ve que el hombre está mejor de sus heridas. Hugo y el coronel le dicen a Max que tendrá que volver a construir la máquina para el proyecto Géminis. Cuando Max les recuerda que Ritter Wulf está muerto, el coronel le dice que, aunque eso es cierto, el objetivo del proyecto ha cambiado.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Entonces, Elsa y Garrido se acercan a la valla, pidiendo explicaciones de lo que ha ocurrido. El coronel dice que la única razón por la que se han llevado a Max es porque dentro no podría construir la máquina que los va a curar, pero Elsa sabe bien que el coronel está mintiendo, y que el plan es dejar morir a todos los que hay adentro. El coronel le dice a Elsa que dos de sus hombres están muertos – algo que Elsa señala rápidamente es culpa directa de Hugo, que está trabajando con los militares – y que a partir de ahora los soldados dispararán contra cualquiera que se acerque al perímetro. Elsa reta al coronel, acercándose, diciendo que da lo mismo, porque todos van a morir. Uno de los soldados realiza varios disparos de advertencia justo a los pies de Elsa, que retrocede asustada. La manera en la que Garrido la sujeta puede que sea una señal de que empieza a haber algo entre ellos dos.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

En una reunión con los alumnos infectados, Elsa se da cuenta de que sus mentiras iniciales están empezando a cogerla por detrás. Rubén, entre otros, se está dando cuenta de que la enfermedad es mucho más grave de lo que parece, y que no es solo una gripe. A pesar de las advertencias por parte de Elsa de que la cuarentena sólo esta establecida de manera preventiva, algunos de los alumnos están hartos de que no puedan comunicarse con sus padres. Rubén sugiere tirar la valla abajo, y parece que la cosa está a punto de írsele de las manos a Elsa. Marcos les dice que a él le dispararon, e Iván señala que los militares están armados hasta los dientes. Tras un recordatorio por parte de Elsa de que también hay niños pequeños en el internado, envía a todos los alumnos a clase. Después de esto, a Elsa le empieza a sangrar la nariz.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

En la sala de los no-infectados, Jacinta, Lucía y Rebeca hablan de lo que está ocurriendo en el internado. Rebeca se pregunta por qué se han llevado a Max, y Jacinta señala que, poco a poco, los alumnos que están perfectamente sanos son menos. Además, un nuevo problema con el que se habían encontrado antes ha ocurrido: las medicinas que tienen guardadas son la última dosis que podrán dar a todo el mundo. Cuando los alumnos se tomen estas medicinas, no habrá más.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Elsa, Garrido, Lucía, Alicia, Carlos y Martín discuten sobre lo que hacer: con Hugo trabajando con el coronel y sin medicinas, no tienen salida. Carlos sugiere que alguien que no esté infectado salga del internado y dé la voz de alarma: alguien como Rebeca. Martín se opone, porque los soldados disparan a matar, pero Carlos señala que es ésto o nada, y que sabe que es una empresa muy complicada. Garrido dice que la seguridad está siendo reforzada, y con la gran cantidad de soldados que hay, escapar será complicado. Elsa les dice que se pongan con ello: cualquier cosa es mejor que esperar. Cuando están Elsa y Lucía a solas, la médico le dice que todavía existe la posibilidad de crear más medicinas.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Elsa y Lucía le dicen a Marcos que hay una posibilidad de fabricar más medicinas. El problema es que la sangre de Paula es el elemento clave para sintetizar la medicina – yo mismo ya había sugerido que la sangre de Paula era importante para fabricar la medicina en mi fanfic “Lo que debiera pasar”: el proceso de extraer la sangre de Paula la debilitaría, y, además, Lucía no está segura de si podría realmente sintetizar la medicina con los pocos medios de que dispone en el internado. Marcos les dice que no piensa permitirles que le hagan daño a Paula, sabiendo que han experimentado con ella varias veces, y recordándole a Lucía que los de OTTOX hicieron lo mismo con su tío. Elsa le dice a Lucía que no puede permitir que le saque sangre a Paula, aun sabiendo que podría ser fundamental para salvar la vida de todos los habitantes del internado.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Garrido y Carlos empiezan a investigar el perímetro para poder ayudar a Rebeca a escapar. Garrido nota que han doblado las guardias, y Carlos ve un camión entrando dentro del perímetro: el cocinero comenta que el contenido del camión es algo que quieren usar para asegurarse de que nadie sale del perímetro.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Una ambulancia llega a la Laguna Negra, y Hugo viene para llevarse a Max a Grecia. Sin embargo, Max les dice que no puede irse de la Laguna Negra: Max no quería colaborar con los planes de Wulf e intentó escaparse del internado en el pasado, así que Wulf le instaló una válvula en el corazón conectada a un dispositivo localizador: si se aleja a más de 10 kilómetros del internado, la válvula se cerrará, matándolo. Ni Hugo ni el coronel lo creen, y lo suben a la ambulancia (a todo esto, una duda que tengo: no dejan pasar a familiares ni a la prensa, ¿pero los de Mail Boxes Etc pueden entrar a sus anchas a tiro de piedra del perímetro? Creo que la publicidad subliminal se está volviendo cada vez más surrealista…)

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Justo cuando Roque y los otros estudiantes están escapándose, Elsa recibe la noticia: los soldados están colocando minas anti-persona por el bosque. Cuando les recuerda que hay cientos de niños en el internado, la única advertencia que recibe es que los mantenga alejados del bosque. Carlos y Garrido entran al despacho para contarle a Elsa lo que han visto. La directora se da cuenta de que los alumnos ya no van a poder salir más de allí, y justo en ese momento Julia y Vicky llegan allí, para decirles que Rubén, Roque y varios más se están escapando en dirección al bosque. Carlos y Garrido salen corriendo para evitar que ocurra una desgracia.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

En la ambulancia, Hugo bromea con Max por lo de Grecia. Sin embargo, pronto la válvula que hay en el corazón de Max se empieza a cerrar: Hugo se da cuenta de que Max no estaba bromeando, y hace que la ambulancia dé la vuelta. En el campamento, el coronel se da cuenta de la realidad, y Hugo le dice que no pueden quitarle la válvula, ya que moriría en el quirófano. Entonces le dicen a Max que le traerán las piezas de la máquina allí para que la construya. Max se niega a hacerlo, pero Hugo saca una fotografía: es la hija de Max, y si Max no colabora, la matarán.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Elsa está en su despacho, intentando limpiarse la nariz, cuando Lucía llega y le dice que otros tres chicos se han infectado. Ya es definitivo: no hay más medicinas. Lucía se da cuenta de que Elsa está sangrando, y le pregunta cuanto tiempo lleva infectada. Elsa le dice que lleva así un día, y que no ha dicho nada porque no podía tomar una medicina sabiendo que esa medicina le podría servir a un niño.

Los adolescentes

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Después de que se llevaran a Max, Iván está enfadado consigo mismo: si no hubiera revelado la existencia del hombre, no se lo habrían llevado. Marcos le dice que no vale la pena estar enfadado para dos días que les quedan. Cuando Marcos le pregunta a Iván si le contará a Julia la verdad, Iván le dice que no quiere que Julia se entere. Iván también le pregunta qué va a hacer él con Amaia. Marcos no está seguro de lo que hacer: le está empezando a gustar Amaia, pero siente que tener una relación con ella sería traicionar a Carolina, pero Iván le dice que está seguro de que Carolina querría que fuese feliz (y ahora los Carolmarquistas le sacudimos una colleja mental a Iván) aunque fuera con Amaia.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Alicia le pregunta a Vicky, sabiendo que es muy buena con los ordenadores, si puede arreglar el portátil de Hugo, ya que podría contener información de gran importancia. Al conectarlo al suyo propio, Vicky nota que no hay archivos en el disco duro del portátil. Julia le pregunta si puede recuperarlos, y Vicky dice que sí, pero que no está segura de si su ordenador tiene suficiente potencia. Julia le sugiere usar el portátil de Iván, pero éste les dice que está estropeado, que ni siquiera se enciende. Vicky le dice que puede intentar arreglarlo, pero Iván insiste. Entonces se toman las ampollas: Marcos les dice a las chicas que ésta es la última dosis que tienen.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Marcos va a ver cómo están los aislados, y se encuentra con Amaia, que está saliendo para ir al baño. La chica – un tanto avergonzada por el hecho de que sólo lleva puesta una toalla – pregunta a Marcos si saben algo de Curro. Nadie lo ha visto todavía, pero están montando guardias en todas las entradas del colegio. Mientras Marcos intenta asegurar a Amaia de que algo se les ocurrirá para que no todo acabe así, Lucía interrumpe la conversación, ya que Elsa y ella necesitan hablar con él. Lucía advierte a Marcos de que podría contagiar a Amaia del virus. Marcos le dice que su cepa no es la que se contagia por el aire, pero Lucía le dice que el virus se puede contagiar por la saliva.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Iván interrumpe un encuentro casual de Carlos y María, enfadado: no quería que su madre le contara lo que le pasaba a nadie, y mucho menos a Marcos – no quiero ni imaginarme la que se habría montado si hubiera sido Julia – y que le va a costar confiar en ella. Carlos intenta hacer que se calme, pero María le pide que se vaya, para poder hablar a solas con su hijo. Iván la insulta, pero María sabe muy bien lo que está pasando, y le dice a su hijo que por mucho que la insulte no lo va a dejar, y que debería decirle la verdad a Julia, pero Iván no da su brazo a torcer.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Roque sigue separado de Marcos, Iván y los otros. La traición que el chico cometió contra sus amigos ha sido algo muy duro, que ha destrozado cualquier posible lazo que hubiera entre Roque y los demás. Cuando Roque está meditando en la torre en la que ahora duerme, Iván va allí. Iván le pregunta a Roque por qué mató a Carolina, y, recordándole que los dos son amigos desde los seis años, le pregunta también si le habría hecho lo mismo a él. Roque le dice que Iván no sabe cómo se siente, y que no sabe cómo borrarlo. Iván le sugiere que se suicide, diciéndole que no tiene el valor de hacerlo, aunque también le dice que suicidarse sería una manera demasiado fácil de escapar de todo.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Rubén sigue diciendo que algo raro está ocurriendo, y sugiere irse una vez más, ya que sabe que no quedan medicinas. De pronto, alguien entra. Rubén pregunta a esa persona qué es lo que quiere.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Vicky y Julia está con los ordenadores. La cosa va muy lenta, y Vicky está exasperada. Julia se pregunta por qué se puso Iván así con lo de su portátil. Tras un par de sugerencias jocosas (porno y porno gay), Vicky le dice a Julia que debería hablar con Iván, pero ésta dice que Iván le ha hecho demasiado daño, y que lo único que quiere es que todo esto se acabe y olvidarse de él, justo cuando Iván está pasando por delante de la puerta de la habitación de las chicas. Iván, aunque sabe que esto es lo que quería – que Julia se olvidara de él – se está dando cuenta del daño que le ha hecho, y no puede evitar llorar.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Julia saca un paquete de pañuelos de su mesita de noche y se encuentra un sobre con su nombre: es de Roque. Es una nota corta, diciéndole que espera que le perdone algún día. Las dos chicas salen corriendo: esa nota suena demasiado a nota de suicidio. No lo encuentran en la torre, y al ver la ventana abierta se temen lo peor, pero no hay nadie abajo, como habría ocurrido si Roque se hubiera tirado por la ventana. Sin embargo, su posición en la torre les permite ver a un grupo de estudiantes escabulléndose, con Roque entre ellos.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Iván se encierra en el baño, para fumarse un cigarro, y mientras está adentro se fija en un par de notas que él y Julia escribieron, diciéndose mutuamente lo mucho que se querían, y empieza a recordar los buenos momentos de su relación, que probablemente son los mejores momentos de su vida.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis
El Internado 7x10 (66) La última dosis

En ese mismo momento, Julia se cuela en el cuarto de Iván, para coger su ordenador y averiguar qué es lo que tiene allí. Lo enciende – contradiciendo lo que Iván les había contado a ella y a Vicky – y encuentra una carpeta llamada “Cuadernitos de viejo”. Julia abre el primer archivo que encuentra – datado del 24 de septiembre: hay archivos hasta el 30 de septiembre, que puedan verse – y ve un vídeo de Iván. El chico relata un poco de su vida, y habla de sus amigos. En cuanto llega a Julia, dice en el video que la chica es lo mejor que le ha pasado en la vida, y que la quiere más que a nada en el mundo. Julia está sorprendida, considerando todo lo que Iván le había dicho cuando cortó con ella. Al final, Iván dice en el video que la medicina que está tomando tiene efectos secundarios, y el problema que él tiene: si no se medica, se muere; si no lo hace, se olvida hasta de su nombre, o peor aún, del de Julia.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Iván entra en la habitación de Vicky y le pregunta a su amiga por Julia, pero Vicky no sabe dónde está. La chica le dice a Iván que ella lo conoce, que sabe que todavía está enamorado de Julia, y le pregunta por qué la está tratando tan mal. Iván le dice que no es asunto suyo. Justo entonces, se termina la recuperación de datos. Uno de los archivos recuperados es una serie de correos electrónicos, todos escritos por un tal KF: uno de ellos le indica a Hugo que se deshaga de Apolo (que era el hermano gemelo de Hugo, para los que no se acuerden) y que si el virus se libera pasarán al plan NRBQ (por fin sabemos cómo llegaron los militares tan rápidamente al internado: obviamente, había alguien vigilando por si ésto ocurría). Vicky recuerda algo: KF es Karl Fleischer, uno de los ocho nazis que formaban parte del proyecto Géminis y que se reunían en la ermita. Los dos corren a decirle a Rebeca lo que han descubierto.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Una vez los chicos le cuentan lo que han descubierto, Rebeca decide salir de la sala de los infectados. Sabe que es cuestión de tiempo que acabe infectada como todos los demás, y no puede seguir estando de brazos cruzados. Una vez Alicia llega, Rebeca le muestra una ficha de Karl Fleischer, que formaba parte de las SS, fue responsable de la tortura de miles de miembros de la Resistencia Francesa y, como todos los otros miembros de OTTOX, huyó a España y cambió su identidad para pasar desapercibido. Rebeca también revela que sólo quedan dos miembros de los ocho originales: Karl Fleischer y Teodora Rauber, que es la única de la que no se sabe nada. Cuando Iván le pregunta si lo de cazar nazis es una carrera, Rebeca bromea con él diciéndole que no le vendría mal estudiar un poco más de historia. Entonces, Rebeca abre su programa de simulación de envejecimiento con el fin de determinar cuál puede ser el aspecto físico actual de Karl Fleischer (en este momento, yo pensé que era el coronel Araujo…)

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Mientras, Julia sigue viendo los videos de Iván, y llega al día después del que Iván cortó con ella (aquí hay un fallo bastante gordo: el video que abre aquí es el del día 25 de septiembre, lo cuál es un fallo, ya que el día anterior todavía estaba con Julia) y dice que todo lo que le dijo a Julia, lo de que no la quería y nunca la había querido, era mentira, y que la única razón por la que la ha dejado es para que no tenga que estar con alguien que tiene que grabar vídeos para recordar su nombre. Julia rompe a llorar: por fin sabe por qué Iván ha roto con ella, y por qué se ha estado comportando de esa manera tan extraña.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Rebeca introduce la fotografía de Karl Fleischer en el programa de simulación, y lo inicia. Tras varios segundos, Alicia descubre que conoce muy bien a ese hombre: es el coronel Araujo (… y se confirma la sospecha: no, si es que cada vez que hacen estas separaciones es porque va a descubrirse algo muy importante). Si había alguien que esperaba que el coronel ayudara a la gente de estrangis… se acabó el sueño.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Mientras, Amaia y Marcos están fuera, intentando recuperarse del encuentro con Curro. Amaia le dice a Marcos que siente mucho haberlo puesto en peligro, pero el joven le quita importancia al asunto. Se ve que hay una atracción mutua entre Marcos y Amaia (beeej: ayy, Ana, ¿por qué te fuiste?), y los dos se echan adelante, como si fueran a besarse. Marcos le dice a Amaia que si se besan le contagiará la enfermedad, pero Amaia le dice que le da igual. Sin embargo, Marcos no está dispuesto a permitir que la chica se contagie y se echa hacia atrás.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Iván llega a su habitación, y se encuentra a Julia con su ordenador. Está asustado, y le pregunta qué ha visto. Julia le dice que ha visto todo, y le pregunta si le iba a contar algún día la verdad. Iván le dice que es su vida, pero Julia le replica que también es la suya, porque a pesar de todo todavía lo quiere. Iván la echa de su cuarto – aunque se ve de lejos que no quiere hacerlo – antes de que no haya vuelta atrás.

Martín, Rebeca y Lucas

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Después de que el día anterior Martín le revelara a Lucas que su madre había muerto, Lucas está muy deprimido. Martín intenta consolarle, diciéndole que poco a poco las heridas se curarán, pero Lucas está enfadado con él, porque desde que su padre y él se fueron de casa no ha podido hablar con su madre, y le echa la culpa a Martín de ello. Martín, sabiendo que, en parte, Lucas tiene razón, se siente mal.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Cuando va a recoger las medicinas, Rebeca le pregunta a Martín si va a seguir odiándola toda la vida. Martín le dice que no la odia, pero le cuenta lo que ha ocurrido con Lucas. Rebeca le dice que lo siente. Está claro que entre los dos, a pesar de lo ocurrido, todavía hay algo.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

En la clase de los pequeños, Lucas está triste. Cuando Javier Holgado le pregunta a Evelyn lo que le está pasando a Lucas, ella le dice que su madre está muerta. Javier le dice a Lucas que puede ayudarle a hablar con su madre. Los cuatro pequeños se encierran en una de las habitaciones y empiezan a jugar con una ouija, pero pronto Evelyn y Lucas se dan cuenta de que Javier Holgado está moviendo el vaso y que les ha tomado el pelo. Javier consigue que uno de sus amigos tire una lámpara mientras pide al espíritu de la madre de Lucas que se manifieste, asustando a Evelyn, Lucas y Paula.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Lucas y Paula echan la culpa a Evelyn de lo ocurrido, porque le había preguntado a la “madre de Lucas” si aprobaba que ella y Lucas estuvieran juntos. Evelyn dice que lo hacía para saber si le “caía bien a su suegra”, y que no entiende por qué se enfada. Lucas le dice que sólo quería despedirse de su madre, y Evelyn, compungida, sugiere volver a intentar lo de la ouija – eso sí, prometiendo que se quedará callada.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Cuando los tres niños se cuelan en el cuarto de Javier Holgado para poder coger su panel de ouija, Paula encuentra un cordel verde que, al tirar de él, hace caer una lámpara. Evelyn se asusta, creyendo que se trata del espíritu de la madre de Lucas, pero el chico se da cuenta de que había sido un truco por parte de Javier Holgado para gastarles una broma.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Los tres pequeños deciden devolverle la broma a Javier. Para ello, Evelyn y Lucas se sientan con Javier, mientras que Paula se esconde bajo la cama, con un cordel preparado para abrir las ventanas y apagar varias velas de golpe. El truco no les funciona, desafortunadamente, ya que, a pesar de varios intentos, Paula no consigue abrir la ventana y al final acaba rompiendo el cordel. Javier se ríe de los tres, diciendo que los espíritus no existen, e intenta irse… pero la puerta está cerrada, y no han sido ellos los que lo han hecho. De repente, la ventana se abre sola, apagando las velas, y el vaso de la ouija empieza a moverse sólo. Lucas consigue por fin despedirse de su madre. Paula dice que desearía poder hablar con la suya… sin saber que está relativamente cerca.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Curro y la huída

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Mientras Carlos está cocinando, uno de los chicos que había estado en la sala de los aislados y que había sido, junto a Curro, uno de los que abrió la puerta que separaba a los enfermos de los sanos, vuelve al internado. Les dice que Curro ha conseguido cápsulas de la medicina, pero que no las está compartiendo, y les pide ayuda. Mientras Clara se lleva al chico a la enfermería, Carlos se da cuenta de que tienen que mantener vigilancia en todas las puertas, ya que, tal y como el chico se ha colado, Curro podría volver a por comida… o a por Amaia.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

La chica está en el baño cuando, de repente, Curro aparece, apuntándola con una pistola. Aprovechando que no hay nadie en la cocina, Curro se lleva a Amaia por la cocina. Amaia aprovecha para coger unas tijeras, pero cuando están a punto de salir, aparece uno de los niños, preguntando a Amaia dónde están los zumos. Curro le dice que no haga tonterías o se cargará al niño. Amaia le dice que no quedan, y el niño le pide un vaso de agua. Cuando Amaia le da el vaso, Curro se vuelve a llevar a Amaia. El niño ve la pistola y sale corriendo. Se encuentra con Marcos y Martín, y les cuenta lo ocurrido. Los dos salen corriendo de inmediato y, acompañados por el guardabosques, salen al bosque a buscar a Amaia y Curro.

El Internado 7x10 (66) La última dosis
El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Los dos siguen, atravesando el bosque. Amaia le pregunta a Curro cuál es su plan, ya que los militares rodean el colegio y no van a poder salir del internado. Curro le dice que ella no va a salir del internado. Amaia se disculpa, diciendo que siente mucho haberle acusado. Curro le dice que estuvo ocho meses por su culpa. Amaia dice que lo siente, y Curro revela que fue él el que intentó violarla en el portal: la razón por la que vino al internado fue porque quería acabar lo que empezó. Amaia, dándose cuenta de que Curro fue realmente el que intentó violarla, saca las tijeras y se las clava antes de salir corriendo.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Desafortunadamente, Curro consigue alcanzar a Amaia a pesar de la herida que tiene, y dispara contra un árbol que hay cerca de la chica, avisando de que el próximo disparo no lo fallará. Sin embargo, el disparo alerta a Marcos, que anda cerca, y el chico consigue llegar allí a tiempo, dándole un puñetazo a Curro, pero el hombre consigue ganar la mano y echar a Marcos al suelo. La acción de Marcos, sin embargo, ha dado tiempo a Martín para alcanzar a Amaia y Marcos. Curro se escapa momentos antes de que llegue Martín (y con esta van cuatro ya: es sorprendente, da la sensación de que Curro y Martín son como dos imanes enfrentados por el mismo polo).

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Corriendo, Curro se encuentra con Rubén, Roque y los otros. Rubén ya sabe que fue Roque el que le cargó el muerto de los robos, pero Roque le dice que al menos ahora ya sabe por dónde escaparse. Al ver a Curro, Rubén cree que está intentando pararlos antes de que se vayan, pero el hombre les dice que se apunta a lo de escaparse. Cuando se acercan a la valla, llegan a un sitio en el que hay menos soldados de lo normal. Los alumnos comentan lo raro que es esto, pero Curro no le da importancia y se acerca a la valla. En ese momento llegan Carlos y Garrido, y les informan de que la zona está minada. Curro no les cree, pensando que se trata de otro truco, y sigue avanzando. Al final, pisa una mina y sale volando. Está muerto.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Todos los adolescentes, salvo una chica, siguen las instrucciones de Carlos y consiguen salir del campo de minas, pero la chica está aterrada por lo que acaba de ocurrir y se niega a moverse. Carlos se adentra para ayudarla a salir, y lo consigue… pero cuando él la sigue, oye un chasquido. Carlos no puede moverse: ha pisado una mina, y si levanta el pie, la activará (aunque está claro que sale de ahí con vida, porque hay varias escenas que está claro que ocurren después de esto, nadie puede evitar sentir aprensión por lo que le ocurrirá a Carlos).

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Los hermanos Espí

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Samuel sigue en la habitación en la que lleva meses encerrado. Está intentando escapar, sin éxito, cuando vuelve a oír a alguien excavando: es Camilo. Samuel empieza a pedir ayuda, y consigue llamar la atención del anciano, que logra escucharle a través de varios metros de roca, pero está claro que, poco a poco, Samuel se está quedando sin fuerzas.

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Mientras, Sandra despierta por fin. Está en una sala oscura, con sólo un hueco en el techo o en la pared dando luz, mientras un ventilador gira. Camilo llega y le da un vaso de agua. Sandra quiere irse, para buscar a sus hijos, pero todavía está débil por culpa del accidente.

Carlos y María

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

El Internado 7x10 (66) La última dosis

Después de hablar con su hijo, María está un poco deprimida. Carlos se la encuentra y habla con ella, preguntándole qué es lo que le pasa. La mujer estalla, diciendo que se ha pasado la vida dando tumbos y que lo único que quiere es tener una vida normal: casarse de blanco, tener una familia y una casa… y que ahora que por fin tenía algo que la hacía feliz, el destino se lo está quitando de las manos. Carlos le asegura a María que va a hacer lo que pueda para poder hacerla feliz.

Análisis redactado por Milarqui e imágenes capturadas por forofa para Zona El Internado. Prohibida la copia y reproducción.