Zona El Internado

Análisis del capítulo 7×11 (67) de El Internado: “Los últimos recuerdos”


El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

La mina

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Tras pisar la mina, Carlos permanece quieto, sin moverse, sabiendo que al más mínimo movimiento la mina puede estallar, matándole. Garrido se acerca a él, cuidándose de no pisar en donde no debe, y se agacha para poder comprobar qué tipo de mina es. Aparentemente, la ha visto con anterioridad: a un compañero suyo le había pasado lo mismo que a Carlos. Éste le pide a Garrido que no le cuente lo que le pasó a su compañero. Garrido se dirige al internado a buscar ayuda.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Alicia les sacude un rapapolvo a todos los jóvenes que estaban intentando escaparse, enviando a Roque de vuelta al torreón y a los demás les dice que no vuelvan a intentarlo. Mientras, Elsa habla por la radio con el coronel Araujo (alias Karl Fleischer) y le dice lo que ha ocurrido: el coronel le responde que no es cosa suya. Elsa revela que sabe de su pasado nazi, y el coronel corta de inmediato el contacto.

Araujo discute con Hugo sobre lo que hacer con Carlos. Es obvio que el coronel es el único de los militares que sabe la verdadera razón por la que están allí, ya que dice que los demás soldados creen que están en una misión humanitaria, y si deja que Carlos muera por culpa de la mina los soldados sospecharán que pasa algo extraño. Hugo le recuerda que, si hay alguien que puede chafar los planes de OTTOX es Carlos, y sugiere eliminarle. Araujo está de acuerdo, pero también señala que tienen que hacerlo de una manera que no le deje en evidencia.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Rebeca llega al campo de minas con la chaqueta militar de Garrido y un casco de motocicleta y, a pesar de las advertencias de Carlos, se acerca a él. Tras quitarle la mochila, Rebeca le ayuda a ponerse una chaqueta (mientras Carlos bromea, pidiendo unos calzoncillos de titanio) y le da el casco. Carlos está seguro de que, sea lo que sea lo que Rebeca está planeando, no va a funcionar, y va a morir, pero Rebeca no quiere rendirse. Carlos le pide que haga lo que sea para que María no se entere de lo ocurrido hasta que todo acabe (presumiblemente, el momento en el que no pueda más y active la mina) y que le diga que la quiere.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Elsa y Garrido discuten sobre lo que hacer con Carlos. Garrido dice que, sin la ayuda de un especialista, es imposible hacer algo, y que a poco que se mueva Carlos saltará por los aires. María pasa junto a ellos a tiempo de oír la parte de “saltar por los aires” y les pregunta de quién están hablando. Tras varios momentos de duda, sabiendo que esta noticia puede dejar fatal a María, Garrido le cuenta la verdad, y María sale corriendo a ver a su novio, en contra de las sugerencias de Elsa.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Una vez llega al campo de minas, María casi se lanza, pero Rebeca la detiene antes de que pise una mina. María dice que puede que sea la última vez que ve a su novio, así que Rebeca le dice que pise solo donde hay huellas para evitar encontrarse con una mina. Carlos, incluso al borde de la muerte como está, no deja de bromear con su situación, así que María le pregunta si es que no puede estarse quieto, a lo cual Carlos contesta que ahora lleva un rato quieto. María le coge la mano, intentando poder estar con Carlos el máximo posible. Justo en ese momento llega un artificiero con un detector de minas, para poder desactivar la mina que está pisando Carlos.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Los soldados cortan la valla para permitir que el artificiero pueda pasar, y le dicen a María que se aparte de la valla. Carlos le dice a su novia que, antes de que ella llegara, estaba seguro de que moriría, pero que ahora se ha dado cuenta de que todavía tiene que hacer un par de cosas antes de palmar. Cuando María le pregunta qué, Carlos le dice que quiere casarse con ella. María cree que está bromeando, pero Carlos le asegura que, en cuanto salga de ahí, quiere casarse con ella.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El artificiero se acerca lentamente, evitando las minas, y se agacha junto a Carlos. Carlos le dice que se tome su tiempo para desactivar la mina y que confía en él. Sin embargo, no sabe que el artificiero es en realidad Hugo, que probablemente quiera usar este momento para librarse de Carlos.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Mientras Hugo trastea con la mina, María pregunta qué es lo que está haciendo el hombre. Rebeca le asegura que es mejor que vaya lentamente, para evitar que estalle. Carlos le pregunta al artificiero qué es lo que está haciendo, porque está muy nervioso. Éste se levanta, diciendo que tiene que acercarse a la valla a coger unas cuantas cosas. Carlos le dice que vale, y entonces el artificiero dice que no está seguro de si volverá a tiempo, pues está seguro de que pronto Carlos moverá el pie y la mina estallará. Carlos se da cuenta de que es Hugo, y que ha conectado un temporizador a la mina para hacerla estallar. Carlos le dice a María y Rebeca que se trata de Hugo, y Rebeca saca su pistola, pero no puede hacer nada por impedir que Hugo se vaya, ya que está siendo escoltado por los soldados. Carlos le dice a Rebeca y María que se vayan de allí, ya que el temporizador solo tiene dos minutos, pero Rebeca le dice a María que arranque el coche y coge una cuerda que había preparado: no piensa permitir que Carlos muera.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Rebeca ata la cuerda alrededor de Carlos, formando un arnés. Sólo quedan 25 segundos para que el temporizador se active, y Carlos está seguro de que no va a funcionar, pero Rebeca no se quiere rendir. María le dice a Rebeca que puede que Carlos muera, pero la profesora de Historia dice que ésta es la única forma de salvar a Carlos. La mujer pisa el acelerador del coche a toda potencia y quita el freno de mano. El coche sale disparado, y la mina explota, pero el coche tira justo a tiempo de Carlos para quitarlo de en medio.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

María se acerca a Carlos, llorando, y creyendo que ha muerto, ya que no se está moviendo. Rebeca sale del coche también. Cuando María abre la visera del casco que lleva puesto, intentando verle la cara, Carlos empieza a respirar de nuevo, y le pregunta a María de nuevo si quiere casarse con él. María le dice que sí.

Los chicos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Amaia observa las heridas que Marcos ha sufrido en su pelea con Curro. Marcos tiene un buen golpe en un costado, que está empezando a amoratarse, así que Amaia coge un poco de crema y empieza a esparcirla por el moretón. Marcos le dice a Amaia que ojalá que no tuviera que parar, porque así la tiene cerca, y los dos casi se besan, pero se detienen antes de juntar los labios. (En serio, ¿y éste es el chico que hace cuatro capítulos estaba desesperado por descubrir quién había matado al amor de su vida? Señores guionistas, su novia murió hace menos de un mes, si Carolina hubiera sido realmente el amor de su vida no creo que se haya recuperado tan rápido del dolor que su pérdida había supuesto para él).

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Vicky e Iván muestran a sus amigos su descubrimiento de que Araujo es Karl Fleischer, y hacen la (correcta) deducción de que todo el dispositivo militar forma parte de OTTOX. Marcos dice que si es verdad que los militares son de OTTOX, no podrán salir de allí con vida. Alicia llega entonces y pregunta a Vicky cómo va con el ordenador de Hugo; la chica dice que hay varios documentos encriptados que le llevará mucho tiempo desencriptar. La policía le dice a los chicos que necesitarán ese ordenador para meter a los de OTTOX en la cárcel.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Julia le pregunta a Iván cuando dejará de evitarla, e Iván le dice que deje de seguirlo y de cotillear en sus cosas. Julia decide grabarle un video a Iván en su ordenador portátil, pero no sabe cómo encender la cámara, así que cuando Marcos llega, éste la ayuda. La chica le pregunta a Marcos si sabía la verdad sobre Iván: Marcos le dice que sí, y que intentó hacer que Iván cambiara de opinión y se lo contara, pero que razonar con Iván es muy complicado y no pudo conseguirlo. También le dice que, aunque Iván no se dé cuenta, él la necesita más que nunca. Cuando Marcos se va, Julia empieza a grabar un vídeo.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Un rato después, Iván se encuentra su ordenador encendido, y ve el video que Julia ha grabado. Tras decirle que es un idiota y que, antes de decidir protegerla, tendría que haberle dado la posibilidad de elegir, Julia le dice que lo quiere, con o sin memoria, y que sabe que si fuera a ella a quien le estuviera ocurriendo lo mismo, Iván no permitiría que nada los separase. Julia acaba pidiéndole que le deje estar con él, y se va… dejándose la cámara grabando. Después de que Julia sale de la cámara, Iván se levanta también, pero vuelve en cuanto oye un ruido: alguien entró en la habitación de los chicos y se puso a revolver entre los cajones de los armarios con la cámara grabando.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Cuando Iván muestra el video a Julia, Marcos y Vicky, ésta última está sorprendida de ver que el ordenador no estaba roto. Iván le dice que lo arregló él sólo. Vicky se da cuenta de que ahí hay algo raro, pero decide dejarlo pasar. A medida que la persona misteriosa va rebuscando, Marcos se pone a mirar a ver qué puede ser lo que estaba buscando quien quiera que estuviera en el video. Vicky concluye que, fuera quien fuese, estaba buscando el ordenador de Hugo: está claro que, al contrario de lo que creían, todavía hay alguien de OTTOX en el internado.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Una vez le han dicho a Lucía lo del ordenador, los chicos montan, desde el piso de arriba, un dispositivo para poder ver si alguien entra en la habitación mientras ellos están fuera.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Mientras, Marcos va a hablar con Elsa, para preguntarle por qué ha permitido que le saquen sangre a Paula. Elsa le dice que la pequeña está bien, que lo único que necesita es descansar, pero Marcos sigue enfadado, recordándole a Elsa que, como tutora legal de los tres hermanos (Marcos, Paula y Samuel), tiene que cuidar de ellos como si fueran sus hijos, y dejar que a Paula le extraigan sangre no se corresponde con algo que un padre haría. Marcos se marcha diciendo a Elsa que, en cuanto todo esto termine, no permitirá que se acerque a ninguno de sus hermanos.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Esperando a ver si la cámara capta algo, Julia le cuenta a Vicky la razón de que Iván dijera que su ordenador estaba roto, y que en cuanto pueda volverá a grabar un video para recordarle a Iván que ella está enamorada de él y que le da igual lo de sus problemas de memoria. Justo en ese momento, alguien está a punto de entrar: es Garrido, que aparentemente está buscando a Vicky. Cuando va a entrar, aparece Roque. Garrido le pregunta si ha visto a Vicky, y Roque le dice que la ha visto en el piso de arriba. Cuando Garrido le pregunta al chico si no tendría que estar en el torreón, Roque se da la media vuelta y se va. Garrido cierra la puerta.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Arriba, Vicky le pregunta a Julia si ella estaría hasta el final con Iván. Julia dice que sí sin dudarlo. En ese momento, Iván entra en la habitación, y le pide a Vicky que salga un momento, ya que quiere hablar a solas con Julia. Cuando Vicky se va, Iván le dice a Julia que, incluso si está con ella, él no puede ser feliz sabiendo que pronto se olvidará hasta de su nombre, y que tampoco puede hacerla feliz a ella, así que lo mejor que puede hacer es olvidarse de él como él se va a olvidar de ella. Julia le dice que vale, pero que sólo lo hará con una condición: una última hora juntos, una última hora en la que puedan decirse lo mucho que se quieren.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Vicky sigue intentando desencriptar el contenido del ordenador de Hugo, y Julia sigue vigilando por si alguien entra en la habitación. Justo entonces llega Amaia y pregunta si alguien quiere descansar. Julia le pide que la sustituya y se va. Cuando se quedan solas, Amaia le pregunta a Vicky por qué la odia. Vicky le dice que no la odia, sino que simplemente no le gusta, y que no se traga su cara de niña buena y de víctima, ya que para ella Amaia sigue siendo una acoplada. Amaia le dice que lo que ella y Marcos hagan no es de su incumbencia, y Vicky le dice que no se cree que a alguien que estaba tan enamorado de Carolina le pueda gustar Amaia (muchas gracias, Vicky, por decir en la tele lo que todos los telespectadores estábamos pensando desde el momento en el que Amaia apareció). Justo en ese momento, por arte de magia, aparece Marcos. Vicky se va de allí y deja a Marcos solo con Amaia, ya que cree que el ambiente está muy cargado.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Garrido aparece en el pasillo en ese momento, y ve dónde tienen los chicos el portátil. Hace una llamada al coronel, diciéndole que ha encontrado el portátil, y Araujo le dice que se deshaga del portátil cuanto antes.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Marcos y Amaia siguen vigilando, y ven que no hay nadie entrando: Marcos opina que Lucía no ha picado el anzuelo como esperaban. Entonces Marcos le coge la mano a Amaia y se acerca a ella. Y justo entonces llega Vicky (otra vez, gracias de parte de todos los carolmarquistas, Vicky). Justo cuando Vicky comenta que la desencriptación está a punto de terminar, se va la luz. Sin embargo, solo lo ha hecho en una parte del internado: el comedor sigue con luz. Marcos sale para averiguar qué ha pasado, ya que los ordenadores sólo aguantarán unos minutos sin corriente alterna, y Amaia lo sigue, dejando a Vicky sola. Marcos y Amaia llegan hasta el cuadro de mandos, y Marcos intenta volver a encender las luces, pero no funcionan. Suponiendo que los plomos se han debido fundir, los dos intentan irse, pero Garrido los encierra dentro y se marcha.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Iván entra en la habitación de las chicas, y se encuentra a Julia sola. Julia hace que se siente junto a ella, y pone uno de los videos que habían grabado ese verano, concretamente el de “amorfo”: Julia los copió antes de que Iván los borrara. Mientras el video continúa, Iván se imagina a sí mismo y a Julia en ese momento, mezclando las dos imágenes de Iván y Julia juntos, grabándose con el móvil, y de los dos sentados en la cama viendo ese mismo video. Julia le pregunta a Iván si quiere borrarlo, y él le dice que es decisión suya. Julia lo borra, y Iván se gira hacia donde se había visto a sí mismo, grabando a Julia, y ve que no hay nadie. Julia repite la operación con el video que Iván había estado viendo antes de que su móvil se quedara sin batería, e Iván vuelve primero a verse a sí mismo con Julia para luego esa imagen desaparecer.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Garrido entra en silencio en la habitación en la que está metida Vicky, con una jeringuilla llena de un líquido verde en la mano.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Marcos y Amaia siguen encerrados en la sala del cuadro de mandos. Amaia le pregunta a Marcos cómo está su costilla, y Marcos le dice que le duele un poco, lamentando que no tenga la crema allí. Marcos también le dice a Amaia que bajo la luz que hay allí está muy guapa. Los dos empiezan a darse besos en la cara. Por un momento, parece que Marcos va a parar a Amaia, pero ésta sigue, y los dos casi se dan un beso… hasta que llega el guardabosques y abre la puerta, sorprendido (¡gracias, tío, gracias!) de ver a los dos allí dentro. Cuando el guardabosques les dice que la puerta estaba cerrada por fuera con llave, Marcos se da cuenta de que Vicky está en peligro y sale corriendo.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Iván y Julia empiezan a grabar otro video de los dos besándose. Julia le pregunta a Iván qué es lo que haría si ellos dos lo dejaran, e Iván dice que pasaría de ella y se enrollaría con otra, pero que la echaría tanto de menos que haría lo que fuera por recuperarla. Sin embargo, resulta que eso era otro vídeo antiguo, y Julia dice que es el último que grabaron. Iván le dice que ni siquiera recuerda cuando grabaron ese vídeo, y Julia lo borra. Julia le dice también que a ella le da igual si se olvida de los besos que se dieron, porque siempre puede darle otro. Y lo hace. Iván dice que también se olvidará de ese beso, y Julia le dice que le dará otro, y que siempre que se le olvide el anterior beso le dará otro, y que cada vez que hagan el amor será como la primera vez. Iván dice que no es justo porque no se acordaría, pero Julia replica que no es justo que él decida por ella. En ese momento, se acaba la hora, y Julia se levanta. La chica le pide a Iván que le deje estar con él, pero él dice que no puede.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Julia se va de allí, llorando, pensando que ha perdido su última oportunidad de hacer que Iván cambie de opinión, pero entonces Iván la llama. Julia se da la vuelta, e Iván corre hacia ella y la besa con pasión. Por fin ha cambiado de idea (y los julivanistas damos saltos de alegría… o lloramos de alegría, depende de cómo de activos estemos) e Iván ya no va a dejar que se separen nunca más.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Sin embargo, esto es, con mucho, la única buena noticia que hay: cuando Marcos y Amaia llegan a la habitación donde estaba Vicky, el portátil de Hugo no está, y Vicky está oculta en una esquina. Cuando Marcos le gira la cabeza, ve que Vicky tiene un pinchazo. Amaia le toma el pulso y descubre que no lo tiene. ¿Estará Vicky muerta? (Si es así, menuda chufa, yo pensaba que Vicky sería la superviviente del grupo, ahora a ver cuál es la trama que le van a dar, como no sea que se aparece a Julia como fantasma y le dice lo que ha pasado…)

El sueño

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Lucas está un poco deprimido, encerrado en la habitación de su padre. Martín le pregunta qué es lo que le pasa, y Lucas le cuenta que se ha vuelto a orinar en la cama. El hombre, sabiendo lo que eso puede significar, le pregunta si ha tenido algún sueño. Lucas le dice que sí, pero que no se puede cumplir, por una razón: en el sueño estaba Héctor, cubierto de sangre, junto a una mujer rubia a la que no pudo reconocer, y la razón por la que no puede cumplirse es porque Héctor está muerto. Sin embargo, Martín sabe muy bien que Samuel puede todavía estar vivo ahí abajo, y el sueño que acaba de tener su hijo es una señal de que el tío de Marcos y Paula sigue vivo, y que en un futuro cercano estará cerca de su hermana Sandra.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Más tarde, Martín le pregunta a Lucía si Héctor murió realmente el verano pasado, cuando se cayó por las escaleras. La doctora se extraña, y le pregunta por qué. Martín le dice que tiene razones para pensar que sigue vivo. Lucía le dice que todo fue un montaje, para llevárselo al nivel -2 de los pasadizos: su celda estaba muy cerca de donde se produjo la explosión, y cree que es muy difícil que sobreviviera.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Tras descubrir los ruidos en los pasadizos, Alicia se adentra en los conductos de ventilación, reptando para poder averiguar si Héctor está cerca. Cuando escucha un ruido, cree que se trata del hombre, pero pronto se echa atrás cuando ve que es algo aparentemente terrorífico – aunque nosotros no podemos ver lo que es realmente.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Martín baja otra vez a los pasadizos, y se encuentra a Alicia mirando hacia el conducto de ventilación. Al final, resulta que lo que Alicia había visto eran varias ratas, a las cuales odia. Martín decide adentrarse en los conductos, y reta a Alicia a que lo siga. Alicia, a pesar de su musofobia (miedo a las ratas), acepta a condición de que Martín vaya por delante.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Tras varios minutos de exploración, Martín y Alicia llegan a otra habitación que está medio en ruinas. Se encuentran a alguien sentado en una silla, con la espalda hacia el conducto de ventilación. Martín cree que puede ser Héctor. En el suelo hay una pistola. Martín da la vuelta a la silla, pero no se ve quién es el ocupante de la silla (yo creo que podría ser el cuerpo de Daniel…)

Las medicinas y Paula

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Todos los niños que estaban aislados y Jacinta están infectados de la enfermedad y abandonan el gimnasio en el que estaban viviendo. Ahora, la única persona que no está infectada de la enfermedad es Rebeca, y ésta se niega a permanecer aislada cuando puede hacer algo fuera del gimnasio. Martín está desesperado porque la completa falta de medicinas ha hecho que ahora tenga que ver cómo su hijo Lucas se muere delante de él. Lucía revela que aún hay una posibilidad de crear medicinas.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Inmediatamente, Martín y Rebeca van al despacho de Elsa, donde también está Alicia, y le preguntan a Elsa por qué no dijo nada sobre el hecho de que la sangre de Paula podía ser usada para sintetizar más dosis de medicina. La directora, abrumada, les contesta que Marcos no quiere que le extraigan sangre a Paula, ya que el proceso debilitaría a la pequeña, con los riesgos para la salud que eso conlleva. Sin embargo, tras ser presionada por sus compañeros de trabajo, y sabiendo que hay más de 400 personas que necesitan de esa medicina para seguir vivos, Elsa autoriza a Lucía para que le extraiga la sangre a Paula.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Garrido, usando un teléfono satélite que tiene oculto en su cuarto, informa al coronel Araujo de que Lucía puede hacer nuevas medicinas. Cuando el coronel pregunta a Garrido la razón de que sepan su verdadera identidad, el teniente le responde que tienen el ordenador de Hugo. Éste está sorprendido, ya que estaba seguro de que había destrozado el ordenador. Araujo ordena a Garrido que destruya el ordenador para evitar que más pruebas lleguen hasta los que hay dentro.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Mientras, los pequeños están comiendo. Todos se quejan de que lo que les están poniendo (piña en lata) no les gusta, y quieren tortitas o un bollo de chocolate. Justo en ese momento, Jacinta entra con un bollo de chocolate: es para Paula, ya que ésta necesita comer más para reducir los efectos de la extracción de sangre que van a hacerle. Javier Holgado le pregunta por qué le dan los bollos a ella, cuando está gorda, y Evelyn intenta suavizar un poco el golpe, pero de inmediato todos la empiezan a llamar “culobollo”, lo cual hace que Jacinta se lleve a Paula a la enfermería.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Allí, Lucía le saca sangre a Paula. Después de que la pequeña se vaya a merendar, Lucía le dice a Martín que tiene que centrifugar la sangre de Paula, y que sólo puede hacerlo con un rotor basculante, del cual no tiene ningún ejemplar. Lucía recuerda que la sala en la que los chicos encontraron a Max era la antesala de uno de los laboratorios, y que allí había varios rotores: aunque es posible que estén todos rotos, Martín decide bajar a los pasadizos junto con Alicia para ver si hay suerte y todavía quedan rotores intactos.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Una vez abajo, Alicia le pregunta a Martín si todavía está enfadado con Rebeca. Martín le contesta que no, que sólo se siente decepcionado por la falta de confianza que la mujer tenía, pero Alicia dice que está segura que Rebeca sí confiaba en él y en su inocencia. Cuando Martín le pregunta si tiene a alguien afuera, Alicia le responde que no está segura, y los dos siguen avanzando. Una vez llegan a la sala donde estaba Max, los dos se ponen a buscar. Martín encuentra un rotor, milagrosamente intacto (aunque lleno de polvo), y los dos se disponen a irse cuando oyen una serie de ruidos regulares. Cuando encuentran que el ruido proviene de uno de los conductos de aire, Martín dice que cree quién puede estar haciendo esos ruidos.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Con la ayuda de Amaia, y en un laboratorio improvisado, Lucía se dispone a trabajar con la sangre de Paula. Cuando Amaia tiene un descuido y casi tira el bote de sangre, Lucía le dice que tenga más cuidado. Cuando Amaia dice que sólo es sangre, Lucía parece enfadarse, pero no le dice nada. Tras hablar sobre lo que ha pasado con Curro, Amaia comenta de pasada que tienen el ordenador de Hugo y que dentro hay documentos que les permitirán incriminar a OTTOX en todo lo que está pasando, diciéndole también que el ordenador está en su cuarto. Lucía parece muy interesada en estos detalles (considerando que al principio aparece el hijo de Lucía, Tomás, es posible que los de OTTOX la estén chantajeando con su hijo o algo parecido). Cuando Amaia sale de la enfermería, se encuentra con Iván y Marcos, que le preguntan si se lo ha dicho: está claro que los chicos están intentando montar una trampa para averiguar quién es el que entró en su habitación antes.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Sin embargo, Amaia tiene otro descuido y le dice a Marcos que Lucía está filtrando unos tubos de sangre. Marcos se da cuenta de que esa sangre es la de su hermana Paula y corre a la enfermería. Lucía le dice que la vida de 400 personas no puede depender de lo que quiera él, y que Elsa ha sido la que ha dado permiso para que le saquen la sangre a Paula.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Marcos va a ver a su hermana para ver cómo se encuentra. La pequeña (a la cual Jacinta le ha hecho unas tortitas con chocolate) le dice a su hermano que, cuando le han sacado sangre, ha tenido que abrir y cerrar el puño muchas veces (lo cual es algo típico de cuando vas a donar sangre). Marcos se asegura de que su hermana esté bien, y le dice que, cuando se encuentre mal, que vaya a hablar con él.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

En ese momento llegan Javier Holgado y Evelyn, y Javier vuelve a decir que Paula va a engordar si sigue comiendo tanto, así que Jacinta se lo lleva de allí, dejando a Evelyn con Paula. Evelyn le dice a su amiga que, como siga así, va a desarrollar celulitis (sin darse cuenta de que eso es algo que no sucede de la mañana a la noche, y que por lo general solo ocurre en mujeres adultas), y que lo mejor para evitar la celulitis es hacer dieta.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Martín le trae el rotor a Lucía. Cuando la doctora pregunta por Alicia, Martín le dice que se ha quedado abajo, explorando los conductos de ventilación: creen que han podido dar con Héctor. En ese momento, llega un maletín con varios suministros médicos que Lucía había pedido. Cuando Martín se va, Lucía abre el maletín y se encuentra una carta que dice “Si quieres reunirte con tu hijo, acude a la puerta del perímetro”.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Elsa le pregunta a Jacinta cómo está Paula, ya que si algo le pasara por las extracciones no se lo perdonaría. Jacinta le dice que va a asegurarse de que la pequeña no haga el más mínimo esfuerzo. En una demostración de la más absoluta de las ironías, justo en ese momento Javier Holgado se está comiendo otra torta de chocolate que le han preparado a Paula, mientras ésta hace abdominales. Jacinta entra en ese momento – los pequeños paran lo que están haciendo – y nota que Paula está sudando. Evelyn dice que puede que Paula tenga hambre, y Jacinta decide prepararle otro plato de tortitas con chocolate.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Sin embargo, resulta que Paula no sólo tiene hambre, sino que además se está empezando a marear. Como ninguno de los niños sabe de los peligros que puede conllevar la extracción de sangre, no le dan importancia al asunto, y Evelyn le dice a Paula que la única alternativa es la liposucción, que consiste en “rajarte la barriga y meterte una aspiradora”, lo cual asusta a Paula.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Paula sigue haciendo abdominales. Evelyn se preocupa, ya que Paula se está quedando muy blanca, y le dice a su amiga que deje de hacer abdominales. Paula le dice que no puede, que todavía está un poco gorda, y mientras se está mirando en el espejo, se cae al suelo desmayada. Evelyn sale corriendo, y encuentra a Elsa, que envía a los dos pequeños a por Jacinta y Lucía mientras ella sostiene a Paula.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Tras meter a Paula en la cama y darle más cosas ricas en azúcares, Elsa les suelta la regañina a Evelyn y Javier, diciéndoles que tendrían que haberse estado quietos. Los dos pequeños se quejan de que hace mucho que no comen chucherías, pero Elsa los hace callar con una mirada. Jacinta llega en ese momento, diciéndole a Elsa que no encuentra a Lucía por ninguna parte y que la enfermería está cerrada. Elsa se va, después de decirle a Paula que no se mueva de la cama.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Elsa abre la puerta de la enfermería y se encuentra todo por los suelos, el rotor tirado y la sangre de Paula derramada. Lucía no está, y ha dejado la nota que le decía que fuera a la puerta para ver a su hijo: Lucía los ha traicionado y ha destruido la última posibilidad que había de conseguir medicinas para todos los habitantes del internado.

Lucía

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Tras recibir la nota sobre su hijo, Lucía se dirige a la puerta del perímetro, creyendo que algo le ha pasado a Tomás. Una vez llega allí, Araujo le dice que no tiene por qué preocuparse, que Tomás sigue donde lo dejó, y que sólo le envió la nota para hablar con ella. Le dice a Lucía que no alargue más la situación, ya que no piensa dejar que nadie salga del internado con vida, pero que, como ella tiene la cepa del virus que no se contagia por el aire, aún tiene la posibilidad de salir del internado y seguir haciendo vida normal junto a su hijo. Lucía parece dudar por un momento, y le pregunta al coronel lo que tendría que hacer.

El Internado 7x11 (67) Los últimos recuerdos

Mientras Lucía prepara un cultivo, Elsa aparece para preguntarle cómo va la medicina. Lucía le pregunta si ha hablado con Marcos, y Elsa le dice que sí, que han hablado, y le cuenta que Marcos no quiere que ella se acerque a sus hermanos. Lucía le dice que sólo está enfadado, y que ella es una buena madre, pero Elsa le dice que no está segura y pregunta qué es ser una buena madre. Lucía dice que es hacer lo que sea por tu hijo (un claro reflejo de la situación en la que ella está) y que no sabe de qué sirve lo que está haciendo si no puede estar con el suyo. Elsa le dice que está segura de que pronto podrá volver con Tomás.

Análisis redactado por Milarqui e imágenes capturadas por forofa para Zona El Internado. Prohibida la copia y reproducción.