Zona El Internado

Análisis del capítulo 7×13 (69) de El Internado: “El último aliento”


El Internado 7x13 El último aliento

Infiltración

Un camión llega al perímetro militar. En él van los soldados (junto a Rebeca y Carlos) que están descargando las muestras de virus. Los dos se alejan del resto de soldados y se quitan las máscaras – Carlos no quiere hacerlo, ya que podría contagiar a los soldados, pero Rebeca le hace ver que, si no lo hace, lo van a pillar.

El Internado 7x13 El último aliento

Los dos están vigilando el campamento, y ven llegar una caja con material radiactivo y a Hugo. Carlos consigue señalar cuál es la cabaña de Max ya que es la única con seguridad.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Pronto, Carlos se acerca a la tienda y, con la ayuda de Rebeca, consigue reducir al soldado y entrar en la tienda de Max. Rebeca le dice al hombre que dentro tienen piezas de la máquina, pero Max les dice que, sin 50 miligramos de uranio enriquecido, la máquina no servirá de nada. Sabiendo lo importante que es ahora el cargamento que han traído antes, Carlos y Rebeca saben que tienen que robarlo.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Rebeca consigue colarse en la tienda donde está el uranio y sacarlo de su caja para poder llevárselo, pero pronto Hugo da el aviso de que hay varios infiltrados. Rebeca se ve obligada a dejar fuera de combate al soldado que está con ella en la tienda.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Poco después, Carlos entra en acción: usando varias granadas que ha conseguido robarle a uno de los soldados, simula un ataque contra el campamento militar para luego dar un aviso por la radio y hacer que todos los soldados vayan al perímetro. Luego intenta que los dos que están vigilando la tienda de Max se vayan, pero éstos tienen órdenes de quedarse allí. A Carlos no le queda más remedio que golpear con fuerza a los soldados para dejarlos fuera de combate y poder llevarse a Max de allí.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Sin embargo, cuando están a punto de irse, se encuentran con una complicación: Rebeca es pillada por los soldados, liderados por Hugo. Carlos se ve obligado a irse, dejando a Rebeca en el campamento. Al menos, una parte del plann sale bien, ya que el vehículo que Carlos ha robado y en el que lleva a Max consigue cruzar la barrera, pero esto ha dejado a Rebeca a merced de Hugo, que parece dispuesto a matarla.

Los chicos

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Iván está escribiendo una serie de números en la pizarra, una y otra vez. Se da la vuelta y ve a Max, que le dice que los números pueden ser la salvación de aquellos que están viviendo en el internado. Cuando Max se desvanece, Iván se dedica a intentar memorizar esos números antes de que se le olviden del todo.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Iván despierta, junto a Julia. Los dos han pasado la que puede ser su última noche. Julia está triste, porque sabe que, a menos que ocurra un milagro, no sobrevivirán otro día. Iván intenta levantarle el ánimo, diciéndole que seguro que Carlos y Rebeca se traerán pronto a Max, pero Julia sabe que es poco probable que Max monte la máquina en menos de un día.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Mientras Julia se empieza a vestir, Iván saca una ampolla de su mochila: aparentemente, consiguió salvar una dosis. Se la echa a Julia en un vaso de plástico sin que ella se dé cuenta y echa algo de vino en los vasos para cubrirlo. Con esta acción, Iván ha conseguido que Julia sobreviva un día más.

El Internado 7x13 El último aliento

Después, Iván le pregunta a Marcos si se ha enrollado con Amaia, pero Marcos le dice que no, que sólo hablaron, porque Amaia está muerta de miedo después de darse cuenta de que está infectada.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Rubén y varios de los otros alumnos, hartos de estar encerrados y asustados porque no les han dado las medicinas, intentan escaparse del internado, ya que prefieren morir a manos de los soldados antes que de la enfermedad. Jacinta cierra la puerta con llave, pero un gran grupo de alumnos intenta salir de todas maneras. Alicia se ve obligada a sacar la pistola y disparar al aire para detener el caos.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Marcos va a por Rubén y se enfrenta a él, porque ha intentado provocar el caos. Tras una discusión, Marcos le sacude un puñetazo a Rubén, pero la pelea es detenida enseguida por Martín y los otros alumnos. Rubén se va a la enfermería, mientras que Iván habla con Marcos, diciéndole que, aunque no está de acuerdo con la idea de Rubén, sabe que todos tienen derecho a vivir su último día como quieran. Marcos se cabrea con él, diciéndole que está seguro que pronto traerán a Max y montarán la máquina, pero Iván no está tan seguro.

El Internado 7x13 El último aliento

Rubén está siendo curado por Amaia y le echa en cara que antes estuviera todo el rato con él, pero que ahora está colado por Marcos, pero Amaia le dice que a él no le importa quién le guste a ella. Cuando la llaman para que ayude a curar a un pequeño al que le está sangrando la nariz, Amaia se va, dejando sólo a Rubén. Éste se encuentra una carpeta negra con el símbolo de Géminis y la abre. Dentro encuentra algo que parece ser importante.

El Internado 7x13 El último aliento

Más tarde, Rubén va a hablar con Iván. Éste le dice que mejor que se aleje de él, porque puede que le sacuda, pero Rubén le dice que tiene un plan, pero que necesita a alguien que sepa conducir para que funcione. Iván lo rechaza de principio, pero luego parece que quiere escuchar la idea que ha tenido su compañero de clase.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Marcos está en su cama cuando Iván, Julia y Vicky llegan. Los tres le dicen a Marcos que están planeando irse, y que quieren que Marcos y Paula se vayan con ellos. Sin embargo, Marcos no está por la labor, y les dice a sus amigos que él prefiere confiar en Carlos antes que en Rubén, ya que éste ayudó a Hugo a matar a Amelia y a destruir las medicinas.

El Internado 7x13 El último aliento

Amaia llega más tarde y pregunta a Marcos si los otros se han ido ya. Él dice que no, y se pregunta si sus amigos tienen razón, si acaso no sería mejor salir de allí. Amaia le dice que no se preocupe, porque ella está segura de que pronto se salvarán, que algo en su interior se lo dice. Los dos, en un arrebato, se funden en un apasionado beso… pero Marcos lo corta, diciendo que no puede besarla (gracias, señores guionistas, por usar eso que los humanos llamamos SENTIDO COMÚN). Amaia se da cuenta de que, a pesar de todo, Marcos todavía está pensando en Carol, y se va de la habitación, dolida porque, ahora que tal vez el chico de sus sueños le iba a hacer caso e iba a querer estar con ella, ha visto cómo todo se hacía pedazos.

El Internado 7x13 El último aliento

Iván va a ver a su madre, ya que quiere hablar con ella para ver cómo está. María le dice que está segura de que Carlos volverá pronto, pero Iván la sorprende con unas esposas, atándola a la cama. Iván le revela a su madre que él y sus amigos están planeando irse del internado en coche, ya que no están seguros de que la máquina llegará a tiempo y quieren poder disfrutar de un tiempo fuera de allí antes de morir, y que la quiere mucho. María, entre lágrimas, no puede evitar ver cómo su hijo, por el que tanto ha luchado, se va de la habitación.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Martín se encuentra a Sara – la chica a la que Carlos tuvo que sacar del campo de minas – que parece haberse torcido el tobillo. Sin embargo, cuando el profesor se agacha a ayudarla, aparece Rubén y lo golpea con una lámpara, robándole la pistola. El chico la envía con los otros mientras él va a por lo que él llama “el salvoconducto”.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Ese “salvoconducto” resulta ser Paula: Rubén encontró los resultados que probaban que Paula no sólo era inmune al virus, sino que además su sangre servía para crear vacunas. Iván se enfrenta a Rubén, pero éste saca la pistola y la usa para amenazar con matar a Paula. Iván es forzado a meterse en el coche para que lo conduzca hasta el perímetro. Marcos llega corriendo justo a tiempo para ver cómo el coche se marcha, y lo sigue a la carrera.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

En mitad del camino, Iván se detiene. Rubén le apunta con la pistola, pero Iván le dice que se ha quedado ciego y no puede seguir conduciendo. Rubén decide seguir la marcha a pie, y se lleva a Paula a pesar de los intentos de Iván por evitarlo. Marcos, Julia y Vicky llegan entonces y preguntan a Iván – que está echado en el suelo – dónde está Paula. Los cuatro jóvenes continúan persiguiendo a Rubén, pero pronto se detienen ante una imagen aterradora: Roque está colgando, ahorcado en un árbol (y ahora es buen momento para señalar el hecho de que resulta bastante irónico que esto ocurriera, considerando la “broma” que él, Cayetano e Iván le gastaron a María hace tanto tiempo).

Los peques

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Evelyn, Javier, Lucas y Paula están jugando a “Verdad, Beso o Atrevimiento”. Lucas elige Verdad, y Evelyn le pregunta quién es la chica que le gusta. Lucas, inesperadamente, dice Paula. Evelyn se va enfadada.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Más tarde, las niñas están dibujando cuando llega Lucas, y Evelyn se va. Paula, dolida, le pregunta a Lucas por qué dijo que estaba por ella. Lucas le dice que tuvo un sueño de los que se cumplen, y en él besaba a Paula. Cuando Lucas le cuenta el sueño a su padre, éste le dice que tal vez sea el destino, y que tal vez deberían besarse.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Evelyn quiere asegurarse de que, si Lucas y Paula tienen que besarse, sólo lo hagan una vez, así que obliga a su amiga a comerse un diente de ajo, ya que sabe que Lucas odia los ajos, y luego hace que Paula bese a Lucas. Sin embargo, pronto Lucas le dice a Paula que en su sueño no aparecía Evelyn, así que está claro que en algún momento los dos van a darse otro beso.

Camilo y Samuel

El Internado 7x13 El último aliento

Camilo ha conseguido llegar a los pasadizos, concretamente a la puerta detrás de la cuál está Samuel. Trabajando duramente, consigue quitar varias piedras de en medio, pero pronto se va para poder conseguir material de excavación que le permita retirar las piedras que restan. Mientras lo está haciendo, un soldado aparece, así que Camilo se esconde y, cuando el soldado se distrae al ver que la caja tiene marcado el símbolo nazi, Camilo lo golpea por detrás. Sin embargo, esta vez no ha tenido suerte, y el golpe no ha dejado fuera de combate al soldado, así que, cuando Camilo agarra la caja, el soldado dispara contra él. No se sabe si acierta o falla, ya que Camilo logra soltar la caja y salir corriendo, aunque hay indicios de que puede que haya recibido la bala.

El Internado 7x13 El último aliento

Abajo en los pasadizos, Samuel se ha dado cuenta de que la puerta que lo mantiene encerrado en los pasadizos puede abrirse, aunque sea en parte, y comienza a tirar de ella, desesperado por salir de una vez del sitio en el que ha estado durante varios meses.

Los soldados y Elsa

El Internado 7x13 El último aliento

Garrido se encuentra con el soldado que se coló dentro del internado en busca de un compañero. Éste le dice que escuchó rumores de que el coronel tenía un infiltrado en el internado, que cree que es él y que está dispuesto a ayudarle. Garrido inmediatamente le dice al soldado que será mejor que se saque esas ideas y que colabore con los infectados, ya que él es uno de ellos.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Después, el teniente va a ver a Elsa, que está triste porque esperaba que Garrido viniera la noche anterior. El hombre se disculpa y besa a Elsa, mientras le dice que espera poder verla esa noche. Elsa le responde que eso es imposible: han pasado ya casi dos días desde que se contagiara del virus, y no ha tomado medicinas en todo este tiempo, así que es muy probable que muera esa noche.

El Internado 7x13 El último aliento

Un flashback nos revela la verdad sobre Garrido: 5 meses atrás, perdió a su hijo en un accidente de tráfico, y el coronel le dijo que era posible revivirlo.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Alicia le cuenta a Elsa que sabe que ahora hay un infiltrado. Elsa está extrañada, porque no se explica cómo se comunicaría el infiltrado con el exterior. Cuando Alicia pregunta por el walkie-talkie del soldado, Elsa lo busca, pero no está: alguien lo ha robado. Cuando intentan pensar en quién puede haber robado el walkie-talkie, la única persona que se les ocurre es Garrido, ya que es la única persona que ha estado en esa habitación. De inmediato, las dos se van a la habitación de Garrido para ver si encuentran el walkie.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Sin embargo, Martín llega pronto con malas noticias: alguien ha destrozado la radio, y como Garrido estaba con ellos, no puede ser el culpable. De inmediato, se dan cuenta de que la única posible culpable es Clara. Todos se van a la taquilla de Clara, y tras abrirla, encuentran el walkie-talkie. De inmediato, Martín y Garrido se ponen a buscarla… pero Garrido aprovecha el momento para avisar a Hugo de que Carlos y Rebeca están afuera.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Cuando está buscando a Clara también, Elsa se desmaya: la enfermedad la está matando, y puede que le quede poco de vida. Tumbada en la cama, le pide a Jacinta que traiga a Marcos, Paula y Samuel, ya que quiere despedirse de ellos. Cuando los hermanos llegan, Elsa les dice que pronto va a morir, y que los va a echar mucho de menos. Incluso después de lo que hizo con Paula, Marcos está muy afectado, sabiendo que, incluso si fue su tutora durante unos pocos meses, Elsa los ha querido mucho.

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

El Internado 7x13 El último aliento

Garrido se reúne con Clara fuera y le dice que tiene que irse, ya que saben que ella es la traidora y que han encontrado el walkie en su taquilla. Clara se sorprende, ya que ella no había robado el walkie, y Garrido le dice que ha sido él. Clara se da cuenta de que Garrido la ha usado de cabeza de turco para que no lo pillen y que ahora no puede volver al internado. Garrido lo dice que vaya al perímetro, ya que van a sacarla. Sin embargo, cuando Clara llega allí, Hugo aparece y saca la pistola, diciendo que no puede permitir que Clara salga y contagie al resto. Clara le pregunta por qué lo hace cuando está embarazada de él, pero Hugo responde que lo que ocurrió entre ellos fue un error, y la mata de un tiro.

El Internado 7x13 El último aliento

Otro flashback de Garrido revela algo más de su pasado: Ritter Wulf le presenta a la doctora Asunción Hervas (¿será ésta la afamada Teodora Rauber?) y los dos le dicen que poseen la tecnología para poder clonar a su hijo e implantar el embrión clonado en una mujer voluntaria. Garrido se preocupa por la ilegalidad de la idea, pero no obstante acepta trabajar para el Proyecto Géminis a cambio de que clonen a su hijo.

El Internado 7x13 El último aliento

En sus últimos minutos, Jacinta decide contarle a Elsa todo lo que el padre de ella hizo. Elsa está muy triste, por todo lo que hizo su padre y ella nunca lo supo. Jacinta le dice que, a pesar de todo, ella siempre la quiso. Elsa le pide a Jacinta que quiere que la entierren junto a su hermano, y le da las gracias por cuidar de él todo el tiempo. Justo en ese momento, entra por la ventana el búho blanco que Paula siempre había dicho era “el gnomo” reencarnado. Elsa fallece cuando el búho se marcha. Jacinta empieza a llorar por la muerte de la mujer.

Análisis redactado por Milarqui e imágenes capturadas por forofa para Zona El Internado. Prohibida la copia y reproducción.