Zona El Internado

Análisis-homenaje: Alejandro Botto


Alejandro Botto interpretó a ‘Mateo’ en el Internado como profesor de matemáticas. Un personaje que estuvo implicado en la desaparición y asesinato de Cristina Palacios y que colaboró con el Proyecto Géminis. Curiosamente la misma persona que le salvó la vida de pequeño, fue la encargada de hacerle desaparecer y provocar que se suicidara cuando fue descubierto por los chicos/as en sus investigaciones.

Análisis-homenaje: Alejandro Botto


Nombre real: Alejandro Botto

Lugar y fecha de nacimiento: Buenos Aires (Argentina) el 8/4/1977.

Su personaje en la serie: Mateo Tabuenca

Su vida en la serie:

Mateo fue el profesor de matemáticas de El Internado. Cuando tenía cinco años sufrió un accidente de tráfico cuando iba acompañado de su padre. En aquel siniestro murió su padre y él quedó atrapado entre los amasijos del coche siendo rescato después por Camilo Belmonte.

Mateo se encontraba trabajando para el proyecto Géminis cuando recibió la visita de Camilo. Camilo le enseñó la foto de Cristina Palacios y le dijo que había que eliminarla porque sabía demasiadas cosas. Al principio Mateo se negó rotundamente a asesinarla pero Camilo le recordó que gracias a él seguía vivo y no murió en aquel accidente cuando era pequeño.

Antes de ejercer la docencia en el Internado estuvo dando clases en el instituto Príncipe Felipe al que también acudía una alumna que se llamaba Cristina Palacios Rodríguez. Después esa alumna fue a los cursos de verano del Internado en donde mantuvo una relación sentimental con Rodrigo Otero. Pero se distanció de Rodrigo y de sus amigos/as y empezó a mantener contactos a través de una página de chats privados llamada Clover con una persona que utilizaba el nick de Pitágoras. Ese nick era el que utilizaba Mateo, quien fue su profesor en la época de instituto y con el que Cristina mantuvo una relación sentimental. Por el chat, Cristina Palacios le contó a Mateo que tenía miedo y no sabía qué hacer con unas pruebas que había robado a los del Internado. Mateo la propuso una cita, a la que Cristina acudió. Después de besarla, Mateo la asesinó e hizo creer a todos que se había ahogado en el mar.

La policía la estuvo buscando pero nunca supieron lo que la había pasado. Llevaba ya tres años desaparecida. Vicky conoció a esa chica porque vivía en su mismo barrio. Cuando sus padres buscaban a una canguro para que se quedase al cuidado de la hermana pequeña de Cristina Palacios, Vicky se ofreció para ello. Cuando los padres de Cristina se fueron y la niña a la que estaba cuidando se quedó dormida, Vicky subió a la habitación de Cristina. La encontró de la misma manera que la dejó Cristina antes de que desapareciera. Vicky estuvo registrando la habitación de arriba abajo, guardó la agenda de Cristina y descubrió el uniforme del Internado colgado en su armario. Justo en eso momento entraron los padres de Cristina y Vicky no tuvo más remedio que salir corriendo de allí.

Mateo también estuvo en buscando en la biblioteca el libro con el que Martín y Sandra Pazos se comunicaban.

Camilo se encargó de incorporar a Mateo en el colegio como el nuevo profesor de matemáticas. Antes de llegar al Internado detuvo su coche en el camino para buscar en un mapa la dirección a la que debía dirigirse. Justo en ese momento Amelia le dio por detrás cuando iba conduciendo el coche de Pedro. Tras una discusión con Amelia, le dio el teléfono y la dijo que ya la llamaría para firmar los papeles del seguro.

Una vez en el Internado, Amelia se hizo pasar por Elsa (que por aquel entonces era la jefa de estudios del Internado). Mateo se tomó de forma irónica la broma que le gastó Amelia. Después Elsa le enseñó el colegio y Mateo se quedó con la habitación de Alfonso.

Esto suponía que los chicos ya no podrían subir al desván, en donde tenían escondidas las pruebas que habían descubierto en sus investigaciones y tuvieron que ingeniárselas para sacar a Mateo de la habitación. Una de las veces le llamaron por teléfono y Mateo creyó después que había sido Amelia la que le había llamado.

Mateo tuvo algún coqueteo con Amelia, pero sin ir más lejos ya que ésta estaba saliendo con Pedro. Cuando intentaron arreglar los papeles del seguro, Amelia le dijo a Mateo que igual subía a su habitación si reconocía que había sido él el del golpe con el coche. Mateo aceptó su proposición, pero Amelia no acudió finalmente a su habitación y en su lugar fue Pedro que era el propietario del coche con el que Amelia tuvo el incidente.

Mientras estuvo dando sus clases descubrió que Paula era muy inteligente (tenía 152 de coeficiente intelectual) después de que la niña ordenase por colores un cubo de rubik en poco tiempo y resolviese un ejercicio que puso en la pizarra en el que tenía que unir una serie de puntos con cuatro líneas y sin levantar la tiza. Este hecho se lo comentó a Elsa, quien decidió cambiar a Paula de clase.

Al mover el mobiliario de su habitación, descubrió junto a Fermín y Arturo la caja fuerte de Alfonso. Pero no tenían la llave para abrirla. Y es que esa caja fuerte únicamente se abría con el anillo que Marcos llevaba puesto y que perteneció a Alfonso. Allí los chicos encontraron importantes pruebas para sus investigaciones.

Como Iván se burló de Mateo en sus clases, éste decidió ponerles un examen. Pero Vicky, por temor a suspender y perder la beca entró en la habitación de Mateo y descubrió una foto en la que aparecían Mateo y Cristina Palacios.

Pero Mateo se dio cuenta de todo y en clase empezó a repartir un folio pequeño para que el culpable del robo del examen escribiese su nombre en un papel. Pero Julia escribió el nombre de Iván en su papel y Mateo pensó que había sido él.

Mateo empezó a amenazar a Iván para que le devolviese la foto, pero Iván no sabía nada al respecto ya que esa foto estaba en posesión de Vicky. Mateo registró la habitación de Iván pero fue sorprendido por éste último. Tuvieron una discusión y Mateo agarró por el cuello a Iván. Justo en ese momento apareció Carolina y Mateo abandonó la habitación.

En un descuido, a Vicky se le cayó la foto de Mateo y Cristina Palacios. Vicky no tuvo más remedio que contarle a la recién llegada Julia quién creía que era la chica de la foto.

Juntas estuvieron buscando el currículum de Mateo y descubrieron que Cristina Palacios fue al mismo instituto en el que Mateo impartía sus clases. Pero Mateo las estaba espiando y vio todo con sus ojos.

Después Julia le envió un anónimo a Mateo en el que ponía “Sé lo que le hiciste a Cristina Palacios”. Mateó empezó a perseguir a Julia por el pasillo. Cuando Mateo encontró a Julia le reprochó el que le haya estado mandando anónimos. Julia le dijo que solamente le había mandado uno y se disculpó. Mateo le contó después a Julia que Cristina y él estaban liados y lo que le pasó a Cristina fue un accidente. Le dijo que estaban en la playa y que la corriente se la llevó mar adentro sin que él pudiese hacer nada para evitarlo. Le dijo también que no llamó a la policía porque era una menor de edad y porque estaba algo bebido. Esto mismo se lo contó después Julia a Vicky.

Cuando Marcos le robó la PDA a Mario Torres (el abogado de sus padres) descubrieron información sobre Cristina Palacios y una foto en la que ponía “Eliminada”. Fue entonces cuando Vicky les dijo que conocía a esa chica y que había sido ella la autora del robo del examen. Al enseñarles la agenda de Cristina descubrieron una nota en la que constaba el nombre de la web “Clover” y la contraseña “Macondo 12”.

Después estuvieron buscando el expediente académico de Cristina Palacios y en el descubrieron una anotación en la que ponía que no la dejaran sentarse en clase con Rodrigo Otero. Pero para ver el expediente, Marcos tuvo que robarle las llaves a Amelia y cuando fue a devolvérselas Amelia le pilló y Marcos le advirtió que tuviese cuidado con Mateo ya que era muy peligroso.

Vicky habló con Rodrigo quien le dijo cosas como que Cristina se había distanciado de ellos, que tenía fobia al agua  ya que cuando hicieron un botellón en la laguna y cayó al agua se puso histérica y le entró pánico al agua y que últimamente se comunicaba con alguien a través de un chat privado.

Vicky entró en el chat y descubrieron que el usuario Pitágoras estaba conectado. Iván escribió cosas para tratar de ponerle nervioso. Justo en ese momento entró Camilo en la habitación de los chicos y les pilló. Después fue a decirle a Mateo que eran los chicos los que estaban detrás de todo y que lo dejase.

Mateo también tenía vigilada, a través de su ordenador, a  Sandra Pazos cuando estaba encerrada en los pasadizos y llegó a llevarse a Paula a los laboratorios cuando el pequeño Samuelín estaba enfermo.

Pero Mateo les dejó claro a los chicos en clase que él era Pitágoras, después de darles una charla sobre los pitagóricos en la que dijo que “quién rompía el voto de silencio era castigado con la muerte”.

Iván y Marcos decidieron registrar su habitación en busca de la foto. Marcos la encontró debajo de un cajón de la mesilla. En ese momento entró Mateo y amenazó a Marcos.

Pero Iván le golpeó en la cabeza, quedando inconsciente en el suelo. Entre los dos subieron al profesor de matemáticas al desván y le dejaron maniatado. Mateo les ofreció un trato y era que si le soltaban y le daban el cuadro de El Bosco podía conseguir que no les pasara nada, ya que si no los malos irían a por ellos.

Al no verle por el Internado, Camilo empezó a preocuparse por él y le descubrió maniatado en el desván pero no hizo nada por soltarle.

Después Carolina, Vicky y Roque descubrieron a Mateo en el desván y cuando se disponían a soltarle porque no querían ser cómplices de asesinato entraron Iván y Marcos y se lo impidieron. Posteriormente Iván subió sólo y le preguntó a Mateo lo que querían de ellos y si mató a Cayetano. Mateo le dijo que habían metido la pata hasta el fondo y que pensaran pronto lo que querían hacer con él ya que le estarían buscando.

Cuando volvieron a subir los chicos al desván, Mateo ya no estaba allí. Mateo se encontraba junto a Camilo, que le preguntó si los chicos sabían algo. Mateo respondió que no y le dijo que seguramente estarán asustados y muertos de miedo. Camilo le dijo que esa podía ser una razón para que acudieran a la policía y le dijo que sería más fácil prescindir de un profesor que de seis alumnos, ya que no podían arriesgarse a que les cerrasen el colegio. Entonces Mateo empezó a notar el efecto del tranquilizante que Camilo le había echado en un vaso de agua para poder facilitar su traslado y poder enterrarle vivo.

Mateo le preguntó si le iban a matar y Camilo le dijo que ellos no mataban a los suyos y que se iba a matar él mismo. Acto seguido Camilo le metió una pastilla en uno de los bolsillos de la camiseta.

Una vez en el féretro, Mateo empezó a gritar y terminó suicidándose con la pastilla que le facilitó Camilo y murió.

Pero Lucas (el hijo de Martín) tuvo un sueño de los que se cumplían y soñó que dos hombres desenterraban un cuerpo en el bosque. Y así fue cuando Camilo y Noiret buscaban la clave para que unos archivos del ordenador de Mateo no fuesen enviados a la policía pasadas las 24 horas.

Mientras Noiret y Camilo desenterraban el cuerpo sin vida de Mateo en busca de la clave, que estaba escondida en un mechero, Pedro se dio cuenta de todo. Noiret, que sabía que a Pedro le gustaba demasiado el alcohol y que estaba celoso por su acercamiento a Elsa, posiblemente colocó el cuerpo sin vida de Mateo en el maletero del coche de Pedro para poder culparle después de su asesinato. Así sucedió todo: Pedro fue detenido por la policía después de sufrir un accidente cuando conducía su coche bajo los efectos del alcohol y la policía descubrió el cuerpo sin vida de Mateo en su maletero. Por este hecho ingresó en prisión.

Posteriormente Noiret y Camilo obligaron a Amelia a que mintiese en su declaración ante el inspector Jimeno (que era un policía corrupto al servicio de los Géminis) y dijese que Pedro estaba celoso de Mateo por los coqueteos que ella había mantenido con este último.

Valores que encarna su figura: obediente, misterioso, prepotente, serio, inteligente, agresivo, fuerte, insensible, sencillo, embustero, amenazador y coqueto.

Su vida en una frase: “Un personaje al que la misma persona que le salvó la vida, provocó después su suicidio tras ser descubierto.”

Artículo redactado por VAF para Zona el Internado (Prohibida su copia y reproducción).