Zona El Internado

Análisis-homenaje: Daniel Retuerta


Daniel Retuerta interpretó a Roque en el Internado, un personaje cuyo protagonismo ha ido de menos a más. La marcha de Ana de Armas de la serie dio un giro inesperado a su personaje. Odiado por unos y querido por otros, a Daniel Retuerta le ha tocado interpretar la trama del “traidor”, que sin duda ha sido de las intrigantes de la serie y que muchos en su día nos llegamos a preguntar: ¿Quién será el traidor del Internado? Ahora sabemos que ha entrado a formar parte de la lista negra de fallecidos. ¿Merecía morir de esa forma? A pesar de lo que hizo, ¿Creéis que le hubieran perdonado sus compañeros/as? ¿Cómo cubrirá el teniente Garrido su asesinato? ¿Volverá en forma de fantasma? Desde Zona el Internado le rendimos un homenaje con su análisis detallado e ilustrado con algunas imágenes de su paso por la serie. Mañana el análisis-homenaje de Lola Baldrich (Lucía en el Internado).

Nombre real: Daniel Retuerta Ruiz.

Lugar y fecha de nacimiento: Fuenlabrada (Madrid), el 5/11/1989.

Su personaje en la serie: Roque Sánchez Navas.

Su vida en la serie:

Roque es un alumno del Internado que comparte habitación con Iván (quien no ha parado de meterse con él, sobre todo con su estatura) y con Marcos. También lo hizo en su momento con Cayetano, el que fue su mejor amigo.

Al principio Roque y Cayetano participaron en las bromas macabras que Iván gastó a María y a Marcos. La broma que le gastaron a María estuvo a punto de costarle la expulsión del Internado y es que Héctor (que por aquel entonces era el director) descubrió marcas en el cuello de Roque que le hicieron sospechar que Roque era quien había simulado el ahorcamiento en el baño. Pero María, aunque sabía que había sido él, no le acusó por miedo a que uno de los tres implicados fuera su hijo.

Al principio Roque no quiso involucrarse demasiado en las investigaciones de sus compañeros/as porque le daba miedo. Y es que los únicos que querían eran Marcos y Carolina. Roque fue el que accionó sin querer el mecanismo de entrada a los pasadizos. Junto con Carolina, Vicky y Cayetano descubrió el cuerpo sin vida de Alfonso y los cadáveres de los vengadores en los pasadizos.

Tras conocer la separación de los padres de Cayetano, Roque decidió ir con él al bosque para animarle y ambos se tomaron unas cervezas. Posteriormente Cayetano fue asesinado a manos de Noiret y su cuerpo fue encontrado sin vida en el bosque. Esto supuso un palo muy duro para Roque, pues había perdido a su mejor amigo.

Posteriormente Roque conoció a Julia, una nueva alumna que le gustó nada más aparecer por la puerta del Internado.

Roque intentó acercarse a Julia y ser amable con ella pero esos sentimientos de Roque hacia Julia no fueron del todo correspondidos y Julia terminó liándose con Iván. Roque llegó incluso a escribirle una carta de amor a Julia, pero ésta creyó que la había escrito Cayetano, la persona a la que veía como fantasma.

Roque tuvo una pelea con Iván, ya que este le prometió dejarle vía libre a Roque para que pudiese conquistar a Julia pero no cumplió su palabra.

A pesar de todo, Roque se convirtió en el principal apoyo de Julia cuando ésta les dijo que veía al fantasma de su amigo Cayetano y que les tenía que decir algo importante.

Aunque Roque no la creyó en un principio, al final terminó confiando en ella y convenció a los demás para que la escuchasen. Todos terminaron enterándose que fue Noiret el que acabó con la vida de Cayetano. Además Roque fue el que le contó a Julia lo que estaban investigando.

Cuando Roque descubrió que Julia e Iván estaban juntos se chivó a Elsa ya que los vio salir del Internado utilizando la moto de Tony. La reacción de Iván hacia Roque fue muy brusca cuando se enteró que había sido él el que se lo había dicho a Elsa, teniendo Marcos que separarles a los dos.

Estuvo a punto de morir junto a Carolina y a Vicky ya que Amelia les intentó matar disparándoles flechas en el bosque. Por fortuna llegaron al Internado sanos y salvos.

Pero sin duda han sido dos los momentos que han marcado la vida de Roque: el asesinato de Carolina y el hecho de ser el traidor. Tras la muerte de Susana (conocida como la novia cadáver) y del sobrino del guardabosque, Roque leyó el diario de Susana y decidió ir a la enfermería para investigar descubriendo unos informes de Lucía en los que él aparecía como el tercer infectado, con el que Ottox iba a experimentar.

Noiret y Lucía entraron en la enfermería y aunque él se escondió detrás de un biombo terminaron descubriéndole. Él les dijo que no quería morir y que haría cualquier cosa con tal de que siguiera viviendo.

Entonces Noiret le utilizó para que le mantuviese informado de las investigaciones de sus compañeros. Roque fue de los que primeros que supo cuáles eran los síntomas del virus y después se lo contó a sus compañeros.

Roque fue reemplazado por Nacho (el novio de Vicky) que terminó infectado con el virus. Nacho fue conducido a los pasadizos y se percató de la presencia de Roque. Posteriormente Roque y Noiret mantuvieron una conversación en la que Roque le reprochó por qué habían elegido a Nacho y le dijo que sus compañeros sabían que había un tercer infectado pero que no sabían quién era. Noiret le dijo que no se pusiera tan sentimental y que no hablase tan bajito ya que Nacho no pasaría de esa noche.

Posteriormente Nacho logró escapar y se dirigió a la puerta del bosque. Marcos y sus compañeros consiguieron rescatarle ya que le perseguían los perros pero Nacho no tenía fuerzas y terminó muriendo en los brazos de Vicky. Antes de morir le contó a Carolina y a Vicky que uno de ellos era un traidor.

Cuando Carolina descubrió que les habían infectado a todos (a excepción de Roque) decidió contarles a sus compañeros lo que les había dicho Nacho antes de morir y todos decidieron volver al Internado para que les pudieran dar las medicinas. Todas las miradas se dirigieron hacia Carolina ya que Vicky vio como conversaba con Amelia y Marcos la pilló entrando en la habitación de la profesora de Infantil con un USB. Roque parecía estar tranquilo mientras sus compañeros pensasen que Carolina era la traidora. Pero pronto descubrieron que una de las medicinas tenía agua con sal ya que Julia salió de clase y fue a buscarlas a las habitaciones juntándolas todas. Fue Iván el que lo descubrió todo ya que le tocó la ampolla que no contenía la medicación.

Harta de que le acusasen de ser la traidora, Carolina encontró en el maletín que Lucas le sustrajo a Noiret una tarjeta para poder entrar en los laboratorios y se la dio a Marcos e Iván. Ambos bajaron a los pasadizos pero sonaron las alarmas ya que Roque avisó a Lucía para que anulase la tarjeta. Posteriormente Roque ayudó a Iván y Marcos a salir por la puerta del bosque pero se hizo un rasguño. Tras hablar con Carolina, Roque acudió a la enfermería. Lucía le dijo a Roque que no se preocupase ya que no había ningún traidor.

Y es que Noiret le había dicho a Iván que su medicina tenía agua con sal porque quería saber dónde estaba escondida su madre y hasta que no se lo dijese no le iba a dar la medicación.

Como Iván estaba harto del chantaje que su padre le hacía a él y a María planeó matarle con un rifle de mira telescópica. Precisamente fue Roque el encargado de conseguirle el arma. Roque se la robó a los cazadores que estaban buscando a la fiera que había devorado a varios hombres en los pasadizos (en realidad era el lobo amansado de Camilo). Al final Iván no cumplió lo que se traía entre manos.

Carolina estaba convencida que había un traidor y decidió tender una trampa a Noiret diciéndole que la ampolla que le había dado contenía agua con sal. Posteriormente se enteró de una conversación que Roque mantuvo con Noiret y acudió a la cita en el torreón. Roque se percató de su presencia y se escondió, pero al encontrarse Carolina con su camiseta pensó que podría descubrirle y lo que hizo fue darla un guantazo con el infortunio que ésta se precipito por la ventana y cayó al suelo.

La caída no fue mortal, pero Roque pensó que estaba muerta después de haberla tomado el pulso.

Roque la arrastró por el bosque y la enterró viva pero ella se desenterró y logró contactar con sus compañeros. Tras enterrarla, le contó a Noiret lo que había hecho y éste le dijo que se ocuparía del asunto.

Roque quiso rematarla antes de que llegaran Marcos y sus compañeros pero no pudo. A los pocos minutos Carolina falleció en los brazos de Marcos sabiendo quién había sido el traidor pero sin fuerzas para decírselo. Desde ese momento Roque parecía tener remordimientos y estar algo arrepentido por lo que empieza a ocultar ciertas cosas tanto a Noiret como a Hugo. Al no servirle, Noiret decidió inyectarle el virus como al resto de sus compañeros pero parece ser que las palabras que le dijo Roque de que era un monstruo y posteriormente las de Tomás hicieron que Noiret se volviera más humano dándose cuenta de lo que había hecho.

Marcos confió en Roque para que cuidase de su hermana en el palomar, ya que la tuvo que esconder tras una llamada de su padre alertándole de que Ritter Wülf la estaba buscando. Pero Roque la dejó sola y Paula fue al bosque en busca de su hermano y finalmente Ritter Wülf la encontró.

Tras la explosión de los pasadizos y la liberación del virus se les aparece un hombre en sueños. Primero fue a Marcos, luego a Vicky y por último a todos mientras dormían. Ese hombre misterioso apareció en el baño rodeado de escombros y les pidió que le ayudasen y que sabía el nombre del asesino de Carolina.

Roque tuvo miedo y quiso huir del Internado. Como eso no fue posible sobornó a uno de los soldados del perímetro con objetos de valor para que le entregase una pistola. Después estuvo probándola en el baño.

En una de sus visitas al perímetro fingió que alguien le había apedreado para que no sospechasen de él. Acusó a Rubén de haber sido él pero luego se detractó de sus palabras diciendo que no había visto quién había sido.

Aún así colocó el móvil de Vicky en la cartera de Rubén para que sus compañeros y Elsa creyesen que era Rubén el de los hurtos.

Bajó con Marcos a los pasadizos para buscar al hombre misterioso que aparecía en sus sueños.

Cuando le encontraron dijo no saber quién era el asesino de Carolina. Pero Marcos insistió y volvió a bajar de nuevo (esta vez en solitario) y el hombre misterioso le dijo que le conseguiría una prueba y era que el verdadero asesino de Carolina intentará matarle antes de que bajasen los demás. Y así se produjo. Roque le dijo al hombre misterioso que no dijese a sus compañeros que había sido él porque lo que ocurrió a Carolina fue un accidente. Pero lo que no sabía Roque es que sus compañeros se estaban enterando de todo y la reacción de Marcos fue muy agresiva. Roque les amenazó con la pistola que llevaba y huyó de allí atrancando la puerta y llevándose consigo la cuerda que servía para subir por el hueco del ascensor.

Gracias a Amaia sus compañeros pudieron ser rescatados y Marcos fue tras Roque para saldar cuentas con él. En cuanto le vio, Roque terminó huyendo hacia el torreón y Marcos pretendía hacerle lo mismo que tiempo atrás le ocurrió a Carolina. Nuevamente Amaia lo evitó todo.

Posteriormente Elsa y Alicia supieron que Noiret había estado chantajeando a Roque y que él era culpable del asesinato de Carolina. Sumido en un mar de tristeza y de pena y tras desearle Iván lo peor para él, Roque escribió una carta de despedida a Julia y decidió unirse al grupo de Rubén y más compañeros para escapar del Internado burlando el protocolo de seguridad.

Pero cuando se disponían a fugarse aparecieron Fermín y el teniente Garrido y les dijeron que no dieran un paso más ya que los militares habían sembrado todo de minas anti-persona. Curro no hizo caso y murió al pisar una de ellas por lo que Roque desistió. Cuando volvió al Internado junto con sus compañeros, Alicia les echó la bronca.

Cuando Iván se cruzó con él en el pasillo le dijo que lo mejor que podía hacer era morirse. Entonces Roque cogió una soga que la colgó de la pared, con la idea de suicidarse. Pero en ese momento entró el teniente Garrido y Roque se escondió para que no le viera. Roque no vio la cara a Garrido, pero le siguió al bosque ya que éste había cogido una bolsa de deporte negra. Al registrar la bolsa de deportes (que contenía un pico y una pala) se dio cuenta que alguien del Internado tramaba algo. Acto seguido fue corriendo a contárselo a Julia pero ésta le ignoró completamente. Roque le dijo a Julia que él había sido su amigo y que le había escuchado cuando tenía algún problema. Por la noche, mirando por la ventana del torreón, vio a ese alguien dirigiéndose hacia el bosque, le siguió y descubrió al teniente Garrido cavando un hoyo para enterrar un cadáver envuelto en una manta. Roque pudo ver la cara de Lucía. Garrido creyó escuchar algo y pensó que era Clara.  Al principio no vio a nadie pero luego si. Roque salió corriendo y Garrido fue tras él. Después de un rato de persecución le terminó estrangulando con sus propias manos. Roque intentó defenderse pero murió quedando su cuerpo tendido en el suelo.

Valores que encarna su figura: cobarde, miedoso, mentiroso, astuto, egoísta, culpable, sencillo, amable, cariñoso, solitario, entrañable y desolado.

Sus seguidores en la serie: Reciben el nombre de “roquelistas”.

Su vida en la serie: “Un personaje que jugó a dos bandas con el único objetivo de sobrevivir”.

Artículo redactado por VAF y Abril 22 con la colaboración de Karencia y RemiAndrés para Zona el Internado (Prohibida su copia y reproducción)