Zona El Internado

Carlos Leal: “Noiret va a tener que dejar de fingir”


Cuéntanos un poco qué pasará con Noiret esta temporada, ¿qué víctimas tiene en mente?

Noiret ha tenido algunas temporadas para instalarse y ahora está muy bien instalado porque es el director del internado; pero ahora ya no puede fingir y tiene que enseñar la cara de verdad, por lo menos a algunos, por ejemplo a su hijo, que ya descubierto muchas cosas…

Lo más interesantes es que Noiret ha estado controlando todo, pero esta temporada va a perder de algunas cosas importantes y le van a llegar amenazas. Siempre hay alguien más malo que tú.

¿Crees que Noiret tiene algo de bondad?

Sí, no existe ninguna persona que no tenga nada de bondad. Aunque el personaje sea malvado, hay que darle una dimensión profunda, si no es muy agobiante. Yo intento ponerle algo de bondad. Noiret quería un niño, estaba a punto de tenerlo, lo perdió, tuvo que criar a un hijo que no es de su sangre, que es algo que va en contra de sus principios y los de la organización… de ahí viene su odio hacia Iván.

¿Cómo se lleva hacer de malo por la calle?

La calle no es muy importante para mí, mucha gente tiene miedo de venir a mí, y mejor… yo no hago este trabajo para que la gente me reconozca, lo hago por que me gusta. Ahora espero que el nivel de popularidad de Noiret no influya sobre mi vida, si la gente me ve por la calle, haciéndome fotos, contento, con mi familia… espero que tampoco influya en la credibilidad de Noiret.

Has rodado “el mal ajeno”, una cinta muy esperada, ¿a qué personaje das vida?, ¿Cómo ha sido la experiencia?

Creo que va a ser una película muy grande, nunca he leído un guión así en todos los países que he trabajado. Además trabajar con Belén Rueda ha sido fantástico, yo no sabía que Belén se había formado en televisión, es una actriz increíble, cuando ves su guión, parece una enciclopedia, es una gran trabajadora. Se estrena en otoño.

¿Qué personaje histórico te gustaría interpretar?

Dalí, aunque sería un artista histórico; como personaje histórico me encantaría Malcolm X, aunque sea imposible.

Fuente