Zona El Internado

“El Internado” se dirige a su definitivo fin


La serie de Globomedia inicia su última temporada a finales de mayo y Antena 3 la recuperará a partir de septiembre, con la recta final de la historia sobre los misterios de La Laguna Negra.

“Coincide con Perdidos en el género de misterio y acción, aunque es una serie distinta. Pero sí, el referente de Perdidos está muy claro”, reconoce Mariano Baselga, actual productor ejecutivo de El internado. Lost (Perdidos) llega a su fin en mayo, en todos los canales donde se emite para combatir a las descargas, y en este próximo mes regresará El internado para encarar su última temporada. Después de precipitarse algunas resoluciones al término de la sexta temporada, finalizada en febrero, en el próximo otoño se llegará al final definitivo.

Antena 3 rescata dentro de tres semanas los misterios de La Laguna Negra y tras el parón veraniego, la recta final de los últimos quince episodios se retomará en septiembre. “El ritmo es frenético. Toda la historia está planteada, con el final correspondiente, pero aún nos quedan por escribir los últimos siete capítulos. Dedicamos las 24 horas del día, todos los días, a la conclusión de la serie”, revela Baselga, que tras concluir el trabajo pide a gritos unas buenas vacaciones. “No sé si la cadena querrá una secuela, después de este final ya veremos qué puede ocurrir con algunos personajes de El internado”, se escabulle el productor ejecutivo, centrado en dar un final satisfactorio a los seguidores de la serie.

“No me corresponde a mí decir si las tramas que han ido finalizando han resuelto la curiosidad de los espectadores, pero parece que los fieles aceptan lo ocurrido”, apunta el principal responsable de la serie, que en esta temporada final releva a Laura Belloso, hasta ahora productora ejecutiva.  Hace un mes se retomaron las grabaciones, con dos incorporaciones.

La historia se mantiene en estos capítulos entre las paredes del internado, pero la vida de los personajes centrales ha variado tras ser descubierta la red de la organización Ottox, desvelarse las intenciones del proyecto Géminis y expandirse el virus que se investigaba en la trastienda del lugar.

Fermín, el cocinero infiltrado, el personaje interpretado por Raúl Fernández, concluía la anterior temporada en pleno Madrid y con el virus inoculado en su cuerpo. Este personaje será clave en el desarrollo de los capítulos venideros, mientras los jóvenes protagonistas lucharán contra la enfermedad en el punto donde acabó la narración en febrero.  En ese aluvión de acontecimientos del final de la sexta temporada fallecía por una bomba uno de los artífices de Géminis, que estudiaba el remedio para salvar a una hija fallecida tiempo atrás.

El equipo de guionistas de El internado está formado por diez personas, más dos jefes, que siguen desarrollando lo que está por llegar en la historia, que contaría con un largometraje que podría ver la luz el próximo año. La cadena francesa M6 adaptó la serie española y la estrenó recientemente.

Fuente