Zona El Internado

Entrevista Alejandro Botto


¿Cómo llega a tus manos este papel de ‘El internado’?

El papel me llega a través de Luis San Narciso, director de cásting de Globomedia. Me vio interpretar en la obra de teatro “Despertar y celebraciones” de Cristina Rota. Me llamó, me tomó una prueba en Globomedia y finalmente me ofreció el personaje.

En ‘El internado’ interpretas a Mateo, un carismático profesor de matemáticas. ¿Cómo es tu personaje?

Él es un hombre que está, en parte, huyendo de su pasado. Como profesor se incorpora al internado para dar clases de matemáticas. Está generando un cambio en su vida. De alguna forma, quiere volver a empezar de cero. Mateo es un hombre apasionado de lo que hace, de su trabajo. Es un hombre de gran simpatía, con mucho sentido del humor, pero a la vez muy borde y con muy poca paciencia.

Siendo ‘El internado’ una serie de misterio, ¿tiene tu personaje cosas que ocultar?

Por supuesto, como casi todos los personajes de ‘El internado’, mi personaje también tendrá sus misterios. Oculta toda una tragedia en su pasado más reciente. Poco a poco se irá desvelando, inevitablemente.

¿Tendrá relación directa con todo lo que viene sucediendo en La Laguna Negra?

En principio, no. Él tiene relación directa con todo lo que lo rodea como profesor nuevo. El primer día se relacionará de una forma, pero a medida que vayan pasando los días de trabajo empezará a coger cierta confianza. Hay cosas que se le escaparán porque tampoco se relacionará con todos.

Tu personaje se relacionará, sobre todo, con los alumnos del internado. ¿Cómo llevas trabajar con todo un equipo de gente tan joven?

Es maravilloso. Es gente que está muy entusiasmada, con grandes ganas de aprender. Muchos son muy conscientes que se quieren dedicar a esto, que quieren ser actores. Tienen un compromiso muy grande con el trabajo. Es ideal.

¿Te está resultando sencillo meterte en la piel de Mateo?

La verdad es que sencillo no. Yo me estoy haciendo cargo de conflictos que están muy alejados de mi realidad. Lo que me hace es trabajar mucho la imaginación para tratar entender las distintas emociones que vive, que pasa y que esconde de alguna forma. Yo soy una persona bastante extrovertida y no suelo esconder pesares, pero este hombre sí lo hace. Es meterme a jugar a ser alguien que está bastante alejado de mí.

¿En qué momento hace su aparición tu personaje?

Aparece en el capítulo nº8. A partir de esta semana, estará hasta final de la temporada. Cuando llega al internado tiene un pequeño accidente en coche con una mujer “llamativa”. Resulta ser Amelia, profesora del internado. Esa es la presentación del personaje. Saltan algunas chispas, se ve que hay cierta química en un primer momento.

En su regreso ‘El internado’ no pudo liderar y quedó por detrás de otras ofertas de ficción. La competencia por la audiencia en la noche del miércoles es enorme. ¿Cómo ves esta situación?

Por un lado, me parece espectacular. El hecho de que haya tanta ficción es positivo. Tres millones es una barbaridad. Si todas las series tuvieran esa audiencia sería estupendo. Es como un premio de lotería. Lo ideal sería que todo estuviera muy repartido. El esfuerzo por sacar adelante cualquiera de estos proyectos de ficción es muy grande, por ello sería genial que cada uno contase con su propia audiencia. Al final es el espectador quién desde su casa se decanta por uno u otro espacio.

‘El internado’ supondrá tu debut como actor en una serie de ficción española…

Sí, aquí en televisión será mi primer trabajo, ya que hasta ahora mayormente he hecho teatro.

¿Qué supone para ti participar en una serie tan ambiciosa como ésta?

¿Qué te puedo decir? Me siento muy bien, me siento un privilegiado de poder formar parte de este proyecto. Estoy disfrutándolo mucho y haciendo las cosas lo mejor que puedo.