Información » Reparto » Amparo Baró

Biografía

Amparo Baró San Martín nacida en Barcelona el 21 de Septiembre de 1937) es una actriz española que ha desarrollado su carrera profesional en el teatro, el cine y la televisión.

Siendo aún muy joven y una vez finalizados sus estudios de bachillerato, inicia su actividad artística integrándose en varios grupos de teatro aficionado en su Cataluña natal. Debuta profesionalmente sobre las tablas a las órdenes de Adolfo Marsillach en el Teatro Windsor de Barcelona en el año 1957.

En su carrera teatral ha llegado a formar su propia compañía. Su elenco de obras incluye, entre otras, Ondina, La dama boba, Tres sombreros de copa, Casa de muñecas o Destino a Broadway.

En la pantalla grande se ha prodigado con menor frecuencia. En los años 1960, su físico menudo y su peculiar tono de voz la sitúan en un estereotipo de personaje, que interpreta con cierta asiduidad en películas comerciales como Margarita se llama mi amor (1961) de Ramón Fernández, La chica del trébol (1963) de Sergio Grieco, Tengo 17 años (1963) de José María Forqué, estas dos últimas con Rocío Dúrcal, o Carola de día, Carola de noche (1969) de Jaime de Armiñán, con Marisol.

Si escasa fue su presencia cinematográfica durante los años 1960, en las siguientes décadas espaciaría aún más sus apariciones, de manera que el total de películas en las que aparece y que fueron rodadas después de 1970 no supera la veintena. Entre ellas destacan El bosque animado (1987) de José Luis Cuerda, Soldadito español (1988) de Antonio Giménez-Rico, Las cosas del querer (1989) de Jaime Chávarri, Boca a boca (1995) de Manuel Gómez Pereira y Siete mesas de billar francés (2007) de Gracia Querejeta. También ha participado en cortometrajes, como A falta de pan (2005), junto a Álex Angulo.

En contraste con una muy selectiva carrera cinematográfica, ha sido uno de los rostros más asiduos de la televisión en España durante cerca de cincuenta años, y una pionera del medio en que está presente desde sus primeras emisiones en el país. Debutó en 1957, junto a Adolfo Marsillach en Galería de maridos, una de las primeras series rodadas en el país, bajo dirección de Jaime de Armiñán. Su presencia en los platós de Televisión Española fue casi ininterrumpida durante las décadas de 1960 y 1970 y estuvo muy vinculada tanto a Armiñán como a Marsillach. Contaron con su presencia espacios de teatro televisado como Estudio 1 o series y comedias de lo más variado: Mujeres solas (1960-1961), Chicas en la ciudad (1962), Cuarto de estar (1963), Confidencias (1964-1965), con Antonio Ferrandis, Tiempo y hora (1965-1967) y Silencio, estrenamos (1974), de Pilar Miró, con guiones de Marsillach.

En la década de 1990, participó en un par de series que, sin embargo, no obtuvieron demasiada repercusión entre el público: Juntas, pero no revueltas (1995-1996), adaptación española de la famosa serie estadounidense The Golden Girls, y en la que Baró daba vida a Benigna, semblanza de Sofia Petrillo (Estelle Getty) en la versión original; y En plena forma (1997), con Alfredo Landa.

Su mayor éxito y reconocimiento se lo debe al papel de Sole en la serie 7 vidas, en Telecinco, que interpretó durante siete años (1999-2006) y que le mereció más premios que todo el resto de su carrera. Tras el fin de 7 vidas, con más de 200 capítulos a sus espaldas, regresó a la pequeña pantalla en Antena 3 con una serie familiar bajo la producción de Globomedia, por lo que siguió vinculada a la productora con la que había trabajado en 7 vidas. La serie, bajo el nombre El internado, se estrenó en mayo de 2007, y en sus cinco temporadas ya emitidas contó cada semana con más de cuatro millones de espectadores. En la ficción la acompañan, entre otros, Luis Merlo, en una serie que mezcla sentimentalismos, comedia y misterio.

El 7 de diciembre de 2007, el Consejo de Ministros de España le concedió la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo.

Jacinta, su personaje en El Internado

Jacinta García Aparicio

69 años; Jacinta es la gobernanta del Internado, donde es querida y necesitada por todos, tanto profesores como alumnos. Nació en el seno de una familia humilde. Movida por un gran afán de superación, pronto emigró a la ciudad donde aprendió rápido de la vida y se convirtió en una mujer autodidacta, luchadora.

Cuando volvió a su lugar de origen, encontró trabajo en el Orfanato La Laguna Negra, donde pudo desarrollar su instinto maternal ayudando a los niños, con los que siempre mantiene una relación peculiar: les mantiene a raya y ellos no pueden vivir sin ella.

Allí desarrolló una relación amorosa con el director, Joaquín Fernández. Tuvieron una hija, pero Jacinta se vio obligada a dársela a su hermana para que la cuidara. Su hija nunca le perdonó este hecho, a pesar de que Jacinta lleva toda su vida arrepintiéndose de lo que hizo. Cuidó de Pablo, mellizo de Elsa, ya que era rechazado por sus padres. Tras la muerte de Alicia, le dijo que conviviera en una cueva del bosque. Cuando cerró el orfanato, Jacinta fue a ver a su hija para pedirle perdón, pero ésta la rechazó. Empezó a vivir como indigente junto con otra sin-techo, «la Mari». Hubo un sangriento suceso que se vio solucionado momentáneamente con la llegada de Héctor, que había comprado el orfanato y la invitaba a volver con él. Pero más adelante una carta pidiendo una citación judicial le hará recordar su tenebroso pasado. Ahora, tras ser operada por un trasplante, su hija decide ir a visitarla para que sus nietos puedan conocer a su abuela. Pero por el camino sufren un accidente de tráfico, muriendo todos menos Miguel, de 13 años, que va a vivir con su abuela Jacinta. La verdad es que a su nieto Miguel no le hace mucha gracia lo de tener que vivir con su abuela ya que realmente no sabe mucho sobre ella.

Al igual que Elsa sabe más de lo que parece sobre el misterio, ya que es una de las que más tiempo lleva en el Internado, y tiene una gran relación con Héctor/Samuel Espí, a quién ayudó de joven a salvarse. En el capítulo 34, cuando iba a morir a manos del padre de Elsa, aparece Martín y le salva la vida.

Su papel en las escenas del pasado es interpretado por Carolina Lapausa.