Información » Reparto » Iñaki Font

Biografía:

Iñaki Font Roncal es un actor español, nacido el 7 de abril de 1979 en San Sebastián (País Vasco).

La actuación llamó a su puerta casi por casualidad. A los 18 años, entró a formar parte de la compañía de teatro ‘Tanttaka‘ como técnico de sonido. El grupo tuvo mucho éxito con las representaciones de “El florido pensil”.

Comenzó a estudiar interpretación en la escuela William Layton. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en la televisión y el cine.

En televisión, ha trabajado en series tan populares como: “Policías en el corazón de la calle” (2000), “Compañeros” (2000), “El grupo” (2000), “Un paso adelante” (2003), “El Comisario” (2004), “Cazadores de hombres” (2008), entre otras.

En cuanto al mundo del cine, el actor donostiarra ya tiene un buen currículum a sus espaldas, pues ha intervenido en: “Besos para todos” (2000) dirigida por Jaime Chávarri, “La soledad era esto” (2002) de Sergio Renán, “Guerreros” (2002) de Daniel Calparsoro, “Valentín” (2002) de Juan Luis Iborra, “Escuadra hacia la muerte” (2006) de Raúl Hernández Garrido, “Todos estamos invitados” (2008) de Manuel Gutiérrez Aragón,  “Parlami d’amore” (2008) de Silvio Muccino y “La casa de mi padre” (2008) dirigida por Gorka Merchán.

Y en teatro ha intervenido en obras como «Cruel y Tierno«, «Todo Shakespeare o casi» y «Vida y muerte de Pier Paolo Passolini», en la que consiguió el Premio Max a la Mejor Adaptación.

Actualmente forma parte de la séptima temporada de la serie “El Internado” (2010) donde da vida al teniente Nicolás Garrido.

Le gusta el deporte, el cine, el teatro y viajar pero su auténtica pasión es la comida.

Su personaje en la serie:

El teniente Nicolás Garrido.

Su vida en la serie:

Iñaki Font apareció en el Internado en la séptima temporada.

Cuando Alicia y Sandra Pazos se dirigían hacia el Internado tuvieron un accidente con el coche. Mientras la policía fue a pedir ayuda, Camilo aprovechó para llevarse en brazos a Sandra Pazos. Al lugar de los hechos acudieron después Marcos, Paula, Alicia y más compañeros pero aparecieron Garrido y el resto de militares, que les cortaron el paso y les obligaron a retroceder para cumplir el protocolo de emergencia NRBQ.

No sirvió de nada que Marcos les dijera que se estaban llevando a su madre ni tampoco que Alicia era policía.

Una vez que estaban todos confinados dentro del perímetro de seguridad, Elsa y Alicia se dirigieron a la puerta de entrada del perímetro para informarles que otro niño se había infectado y que no quería poner en peligro la vida de los cuatrocientos alumnos que residían en el Internado. Elsa intentó convencer a los militares para que evacuasen el colegio. El teniente Garrido, que colaboraba con Ottox, la dijo que era una cuarentena y que no podía salir ni entrar nadie porque el riesgo de contagio era muy elevado.

Pero Elsa y Alicia exigieron hablar con un superior y el coronel Araujo les lanzó un mensaje de tranquilidad y les dijo que los expertos estaban intentando fabricar más medicinas. Posteriormente Araujo le recordó a Garrido que un militar debe ser disciplinado pero también humanitario.

Como Marcos quería salir del Internado para buscar a su madre, Iván le ayudó y se encargó de distraer al teniente Garrido y al resto de militares para que Marcos pudiese esconderse debajo del camión que llevaba los suministros al Internado. Pero se desprendió el tubo de escape y Marcos tuvo que salir corriendo siendo descubierto por los militares. El teniente Garrido le disparó un dardo tranquilizante y le devolvieron al Internado.

Luego el teniente Garrido preguntó a Elsa por cómo se encontraba Marcos y le dijo que enviase a una persona a la puerta del perímetro ya que traían en un camión a cuatro infectados procedentes del exterior: Curro, Clara, la madre de Javier Holgado y un chaval joven.

Pero Curro se negó a creer que estaba infectado y no quiso entrar en la sala habilitada de la tercera planta por lo que se escapó y después se metió en el coche de Elsa cuando ésta se dirigía hacia el perímetro. Curro tomó a Elsa como rehén y el teniente Garrido tuvo que defenderla.

Como se le cayó la máscara que llevaba y entró en contacto con un contagiado tuvo que quedarse dentro del colegio. De esta forma Garrido pudo entrar en el Internado sin levantar sospechas y pudiendo llevar a cabo su plan: las medicinas no debían llegar a manos de los infectados.

Lucía tuvo que hacerles a Elsa y a Garrido una prueba para comprobar si estaban infectados. Ambos dieron negativo y Elsa le dijo al teniente que en el Internado cambiaban las cosas ya que ella es la que da las órdenes y le pidió al teniente Garrido ayuda para encontrar las medicinas en los pasadizos.

Garrido aceptó y su puso a colaborar en las tareas de excavación junto con los demás. Pero no se fiaba de Hugo, ya que creía que éste no estaba de su parte y les estaba conduciendo hacia las medicinas. Por eso el teniente Garrido le  intentó matar. En su primer intento cortó las vigas que evitaban que las paredes de los pasadizos se derrumbasen. Esto provocó un derrumbe de una parte de los pasadizos quedando Rebeca y Hugo sepultados bajo los escombros. Fueron Martín, el guardabosque y el propio teniente Garrido los que les rescataron, teniendo Rebeca que ser reanimada después por Hugo. Garrido y Alicia investigaron lo ocurrido y la policía se dio cuenta de que el derrumbamiento había sido intencionado.

Para ganarse fácilmente la confianza de todos le dijo a Elsa que pediría a los militares del perímetro dinamita, ya que así abrirían camino más fácilmente y llegarían antes a las medicinas. Cuando se la dieron, utilizaron una parte y la otra la guardó Elsa en la caja fuerte de su despacho.

Cuando prendieron la dinamita, Evelyn y Paula estaban merodeando por allí ya que pensaban que había escondido un tesoro. El teniente Garrido tuvo que abalanzarse sobre ellas y evitar que les alcanzase la explosión. Por suerte, tanto las niñas como el teniente Garrido salieron ilesas de aquel incidente.

La otra parte de la dinamita la encontró María en el fregadero de la cocina y avisó a Elsa. El teniente Garrido la había mojado por lo que era inservible. La idea de que entre ellos había un saboteador empezaba a cobrar cada vez más fuerza.

Tras fracasar la primera vez, el teniente Garrido intentó matar a Hugo de nuevo. Esta vez pretendió asesinarle lanzándole un montón de vigas a la cabeza. Pero Alicia se dio cuenta de todo y retiró a Hugo a tiempo, antes de que las vigas le cayesen encima. Garrido, Hugo y Alicia se pusieron después a investigar lo ocurrido.

Tanto los sabotajes como los intentos de asesinar a Hugo fueron llevados a cabo por el teniente Garrido del que nadie sospechaba ya que se había ganado muy bien la confianza de todos. Para que no le acusasen a Hugo hizo todo lo posible para que le culpasen a Martín de ser el saboteador, de haber robado las medicinas de la enfermería para salvar a su hijo (aquí contó con la ayuda de Rubén) y de ser la persona que había intentado asesinarle.

Posteriormente Garrido vio a Julia en el pasillo frente a la habitación de Amelia. Y es que Vicky había entrado a coger un colgante de la profesora de infantil para poder sobornar a uno de los soldados del perímetro y le diese información sobre cómo había ido la operación de su padre.

Cuando Vicky y Julia se dirigieron las dos al perímetro fueron sorprendidas por el teniente Garrido que le dijo al militar que averiguase gratis cómo estaba el padre de Vicky y si su esposa había dado a luz ya que salía de cuentas.

Tras la muerte de Amelia a manos de Hugo, el teniente Garrido estuvo consolando a Elsa en los pasadizos y ayudó al guardabosque a trasladar el ataúd de Amelia hasta los pasadizos para enterrarla después.

Luego descubrieron que Hugo les guió hacia el lugar equivocado (les llevó a un sitio en el que había más cajas con cápsulas del virus) y gracias al testimonio de María (que descubrió la treta de Hugo y Rubén) se enteraron que mató a Amelia, ya que ésta descubrió las medicinas. A partir de entonces empezaron a buscarle por el bosque.

Hugo vio al teniente Garrido y pretendía atacarle con un cuchillo pero el teniente Garrido se dio la vuelta y sacó una pistola. Le dijo a Hugo su famosa frase: ¿A dónde vas chico malo? y mantuvieron una conversación en la que supimos que Garrido trabajaba para Ottox y que su misión era que las medicinas no llegasen a las manos de los infectados.

Además le dijo a Hugo que el saboteador era él y la persona que intentó matarle ya que pensaba que les estaban guiando hacia las medicinas. Le comentó que gracias a Curro pudo entrar fácilmente en el Internado y ganarse la confianza de todos. Hugo le respondió que el haber salvado a las niñas le ayudó bastante. Posteriormente le dijo a Hugo que le llevase al lugar donde tenía escondidas las medicinas. Hugo le dijo si no le iba a matar después de que le enseñase las medicinas y Garrido le respondió que tendrá que arriesgarse. Cuando llegaron al lugar donde estaban las medicinas el teniente Garrido le preguntó la cantidad que había y de su precio en euros en el mercado.

Posteriormente bajó con Lucía a los pasadizos para buscar las medicinas. Cuando estaban a punto de dar con ellas, Garrido intentó estrangular a Lucía pero por suerte Vicky y Julia aparecieron por allí, evitaron que Garrido acabase  con la vida de la doctora y le dijeron que le necesitaban arriba ya que Hugo se dirigía hacia la valla del perímetro. Luego Vicky, Lucía y Julia encontraron destruidas gran parte de las medicinas, los infectados consiguieron salir de la sala en la que estaban confinados y Hugo consiguió escapar del perímetro de seguridad.

Después llamó a Hugo diciéndole que le sacase del Internado ya que cada día que estuviese allí corría peligro de infectarse.

Junto con Fermín bajó a los pasadizos para rescatar a Max Levov, conocido como el hombre misterioso, y que era la única persona capaz de construir la máquina de radiación lumínica y, por tanto, curar a los infectados con el virus. En el momento en el que pretendía acabar con la vida de Fermín le empezó a salir sangre por la nariz, por lo que él también estaba infectado.

Posteriormente Max fue secuestrado por los militares que entraron en el Internado y utilizaron botes de gas. Luego Elsa y Garrido se dirigieron al perímetro para pedirle explicaciones al coronel Araújo.

Con Fermín también descubrió que los soldados habían sembrado la zona próxima a la valla con minas anti-persona para evitar que nadie se acercase. Inmediatamente fueron a avisar a un grupo de alumnos (entre los que se encontraban Roque, Rubén y Sara, entre otros) para que desistiesen en su intento de fuga ya que había minas. Pero Curro, que se había sumado al grupo, no les creyó y murió en el acto al pisar una de ellas.

Pero el teniente Garrido, a pesar de estar infectado sigue trabajando para el coronel Araújo. Le llamó para decirle que habían descubierto su verdadera identidad gracias al portátil de Hugo. El coronel le ordenó deshacerse de él. Tras escuchar una conversación que Alicia mantuvo con los chicos, supo que el ordenador estaba en manos de ellos. Tras un apagón de luz (seguramente provocado por él mismo), Marcos y Amaia fueron a ver que era lo que pasaba y el teniente Garrido les encerró con llaves en el cuarto de luces. Luego le inyectó a Vicky en el cuello un potente anestésico, la dejó inconsciente en el suelo y se llevó el portátil.

Garrido intentó después acabar con la vida de Vicky cuando se estaba recuperando en la enfermería por miedo a que le haya podido ver y le delatara. Pero cuando se disponía a matarla, Vicky abrió los ojos y en ese momento entraron Julia y Elsa por lo que desistió. Luego supo que Vicky no se acordaba de nada, pero si les dijo que los miembros de Ottox buscaban dinero. Después se enteró que Martín iba a fabricar una radio casera para poder contactar con el exterior. Además estuvo presente cuando Fermín y Rebeca interrogaron  al soldado Torres, que entró en el Internado buscando a uno de sus compañeros. El soldado Torres les dijo que tanto él como los militares del perímetro no sabían nada de los planes del coronel Araújo y que Max Levov estaba en el campamento.

A Garrido no pareció importarle el hecho de tener esposa ya que entre él y Elsa hay algo más que amistad. Muchos son los elogios que Garrido le dijo a Elsa y está terminó besándose con él.

Durante la boda de María y Fermín, Clara le comunicó al teniente Garrido que el asunto del camionero con el que Martín y Alicia lograron contactar estaba solucionado. Los militares persiguieron al camionero y acabaron con su vida.

Antes de la boda, fue a coger una bolsa de deportes negra en la que metió un pico y una pala y fue al bosque para esconderla tras unos arbustos. Roque descubrió después la bolsa, vio su contenido y pensó que alguien del Internado tramaba algo, pero no supo quién era porque no le vio la cara. Después de la boda, Roque vio a ese alguien dirigirse hacia el bosque. Roque descubrió el cuerpo sin vida de Lucía y vio cómo Garrido estaba cavando un hoyo para enterrarla.

El teniente Garrido creyó oír algo y pensó que era Clara. Aunque en un principio no vio a Roque, luego se percató de su presencia y salió corriendo tras él. Cuando le alcanzó, le estranguló con sus propias manos.

Intentó que el asesinato de Roque pareciese un suicidio simulando un ahorcamiento. Todos creyeron que había sido así, excepto Julia que investigará después con Vicky lo sucedido.

Ordenó a Clara que destruyese la radio con la que Martín pretendía comunicarse con el exterior y después escondió en la taquilla de Clara el walkie-talkie que le quitó a Elsa. Cuando estaban registrando la taquilla de Clara, se enteró que Fermín y Rebeca estaban en el campamento y se lo comunicó a Hugo.

Con esto pretendía hacer creer a todos que Clara era la infiltrada y la que pasaba información a los militares. Se reunió después con Clara y ésta descubrió que Garrido la había utilizado en su contra y le dijo que se dirigiese a la valla ya que la iban a sacar del Internado y a curarla.

Le contó a Clara que el hijo que esperaba todavía no había nacido. Garrido perdió a su mujer y a su hijo pero Karl Fleischer (coronel Araujo) y Theodora Raüber le prometieron que su hijo podía nacer otra vez y que lo único que tenía que hacer era trabajar para ellos. Lo que no sabía es que Amelia era la portadora de su bebé.

Interrogó a Rubén, le esposó junto a un radiador e incluso le dio un tortazo para que le contase cómo se había enterado de lo de Paula. Rubén le confesó que Paula es la clave de todo ya que vio unos papeles en la enfermería e instó a Garrido para que negociase con los militares.

Recibió órdenes de matar a Max Levov, pero desistió de hacerlo cuando éste le dijo que la máquina de fuera no servía para nada. Y es que el teniente Garrido estaba infectado con el virus.

Cuando Julia le enseñó a Fermín el vídeo que estaba en el móvil de Roque, supieron que mató a Lucía y después a Roque porque le descubrió. Entonces cuando Fermín ideó un plan de fuga para salir del Internado le dio mal la información. Le dijo que iban a escapar por la trampilla del bosque en vez de por el pozo. Fermín se encargó de llevar a Garrido hacia otro lado con la excusa de distraer a los militares y hacer volar una mina como señal de aviso para que salieran todos y cruzaran la valla fácilmente. Garrido le confesó todo a Fermín e hizo volar una mina para que los militares gasearan a los alumnos, profesores y demás personal del colegio.

Fermín le dijo a Garrido que ya sabía que él era el infiltrado porque se dejó un cabo suelto (le enseñó el móvil con el vídeo de Roque) y le reveló que su plan habría funcionado. Tras una pelea, Garrido le clavó a Fermín una navaja en el abdomen que acabó con su vida poco después.

Inmediatamente después Garrido se dirigió hacia la valla y al igual que los militares apuntó a los miembros del colegio para que retrocediesen y no cruzasen la valla. Pero no lo consiguió y al final fue detenido por Alicia.

Valores que encarna su figura:

Serio, intransigente, sutil, valiente, atractivo, sentimental, cariñoso, cruel,  disciplinado, audaz, listo, soberbio, manipulable y fuerte.

Sus seguidores en la serie:

Reciben el nombre de ‘garridistas’.

En una frase:

“Un personaje con un corazón dulce, tras las sombras de su pasado”.

Artículo redactado por VAF con la colaboración de Hermione86 y con imágenes capturadas por Alvaroperera para Zona el Internado (Prohibida su copia y reproducción).