Información » Reparto » Javier Ríos

Biografía:

Francisco Javier Ríos Fernández nació en Sabadell el 5 de diciembre de 1981, aunque desde pequeño ha vivido en Gijón. Desde muy temprana edad, se apasionó por la interpretación «Cuando iba a la sala Quiquilimón de pequeño siempre decía que quería ser una marioneta», explicó.

El actor catalán no tardaría mucho en ver cumplido su sueño infantil. Con 17 años, dejo de estudiar, hizo las maletas y se mudó a Madrid «para que me convirtieran en una marioneta, que es lo que somos en este negocio». Tras un periodo de formación, incluyendo dos años en la compañía «La Barraca» de Alicia Hermida y Jaime Losada, Javier consiguió sus primeros papeles y sus apariciones en largometrajes de éxito, como “Noviembre” de Achero Mañas.

Aunque fue su trabajo en una serie de televisión, “Mis adorables vecinos”, lo que le dio mayor popularidad. No obstante, la pequeña pantalla no es el hábitat donde el joven se siente más cómodo. «La televisión no me llama la atención. De hecho, creo que es un McDonaldIs del teatro», apuntó el catalán. Pese a ello, en los últimos años le hemos podido ver en varias series de televisión: en el 2001 en «Un hombre sólo» de Rai García, y posteriormente en «Ana y los siete«, la anteriormente nombrada «Mis adorables vecinos» y en «Hospital central«. Ha participado en varias obras teatrales, tales como: «El zoo de cristal» dirigida por Francisco Sabando en el año 2000, «El bufón del rey» dirigida por. J. L. Matienzo en el 2001 y «Perversidad Sexual en Chicago» de J. L. Losada en el 2002. En su filmografía se incluyen diversas películas.

En el año 2000 comenzó su trayectoria en la gran pantalla de manos de J.L.Garci, en el filme “You’re the one”. Al año siguiente, en el 2001 participo en el cortometraje «La pipa de Raco» del director Jaime Barjuan. En el 2003, se lanzo a la fama con el exitoso «Noviembre» de Achero Mañas, quien años más tarde le dirigiría en el anuncio televisivo de Cola Cola. En el año 2004 lo pudimos ver en «Rapados«, de Román Parrado. Este año le hemos visto en cartelera con «Días Azules» de Miguel Santesmases, donde era parte del trío de protagonistas. Este verano ha rodado como actor protagonista «Escuchando a Gabriel«, y estos días se encuentra finalizando el rodaje de “Casual Day” como protagonista, películas que podremos ver en los cines durante el próximo año.

En una entrevista concedida al periódico La voz de Asturias, charlando sobre el posible salto a Hollywood, dijo que no es una cuestión que le preocupe; muestra más interés por los guiones que por la productora. De hecho, las figuras más aclamadas en el estrellato internacional tampoco le deslumbran. Su mayor sueño sería dirigir, le gusta actuar pero también lo ve como un aprendizaje para en un futuro empezar a dirigir.

Enlaces de interés: Web dedicada al actor Javier Ríos

Su personaje en la serie: Hugo Alonso Sanz. También interpretó el papel de Daniel Alonso Sanz (su hermano gemelo, apodado Apolo).

Su vida en la serie:

Hugo apareció en el Internado en la quinta temporada como el nuevo profesor de gimnasia, sustituyendo a Pedro. Es aficionado a las artes marciales, concretamente al shotokan.

De pequeño estuvo en el Internado y fue alumno de Héctor. Con el tiempo esa relación alumno-profesor se convirtió en una amistad. Fue Héctor quien le llamó y le ofreció el trabajo de profesor ya que sabía que su carrera como futbolista había quedado truncada por un accidente de coche. Para Héctor, Hugo fue siempre su mejor alumno.

Debido a su gran inteligencia (es superdotado) fue adiestrado, junto a su hermano Daniel, desde los seis años por los colaboradores del Proyecto Géminis para convertirlos en seres perfectos.

En el Internado mientras Héctor creía que era un alumno ejemplar estaba siendo adoctrinado por Camilo en el grupo de estudio que éste dirigía con los alumnos superdotados del centro. Una vez terminada su etapa en el Internado se licenció en biología molecular y trabajó para la empresa farmacéutica Ottox. Pero Hugo y Daniel también forman parte de los experimentos llevados a cabo por Ottox. En un combate, presenciado por Don Joaquín y Wülf, Hugo dejó malherido a Daniel. Después de que Daniel le ganara, Hugo le golpeó en la cabeza, pillándolo por sorpresa y dejándole en el tatami con una brecha. Después de esto pasó a ser el elegido por Wülf y su mano derecha dentro del Proyecto Géminis.

Su presencia en el Internado no pasó desapercibida. Se fijó en María, la limpiadora, con la que intentó establecer una amistad, pero sin llegar más lejos. Todo empezó cuando María entró en su habitación y vio el desorden que tenía Hugo. Hugo le prometió a la limpiadora que ordenaría su cuarto y que la invitaría a cenar.

Posteriormente Hugo la ofreció irse con él y sus colegas de vacaciones pero María le dijo que no podía, ya que seguía enamorada de Fermín aunque su relación con el cocinero no estaba pasando por sus mejores momentos, debido a que éste estaba continuamente investigando con Rebeca y no podía protegerla de las amenazas de Noiret. Fermín llegó incluso a decirle a María que Hugo parecía un buen tipo y que él si que le podía dar a ella lo que quería.

Como María no podía contar con el apoyo de Fermín, le contó a Hugo el problema que tenía con Noiret. Y es que Noiret la estaba amenazando y presionando para que le devolviera unos papeles que le robó Tony (padre biológico de Iván) a cerca del Proyecto Géminis. En cuanto Hugo se enteró de esto, su relación con Noiret cambió totalmente con el que discrepará en varias ocasiones, tildándole de incompetente.

Hugo le pidió a Noiret los papeles de los que le habló María. Le reprochó a Noiret que aunque tuviera esos papeles no es nadie “intocable”. Y es que para Noiret esa carpeta con información del Proyecto Géminis era como un seguro de vida. También le increpó el hecho de perder la dirección del colegio, ya que Elsa se la arrebató tras haberla pegado.

El buen rollo de María hacia Hugo es usado por Rebeca para la consecución de sus planes, ya que quería obtener la clave para bajar a los laboratorios y así poder investigar. María se jugó el tipo ya que cuando Hugo bajó a la cocina para buscar algo de beber y preguntó la hora a Rubén se dio cuenta de que algo raro estaba pasando, ya que María había retrasado la hora de los relojes para poder decir a Rebeca la clave que aparecía en el teléfono móvil de Hugo.

Gracias a unas cámaras de vigilancia instaladas en unas papeleras de reciclaje, Hugo se enteró que María se la había jugado y que estaba ayudando a Fermín. Fue el quién ordenó encerrarla de nuevo en el psiquiátrico, negándose a matarla como pedía Noiret. También se aprovechó de las amenazas que Noiret ejercía sobre la limpiadora ya que Noiret consiguió una llave de un almacén en donde se encontraban parte de las obras robadas de la sala del tesoro.

Además Hugo citó a Noiret y Camilo en la sala nazi de la ermita a través de cartas de naipes. Quería dejarles las cosas claras a ambos de quién manda y les ordenó que se hicieran cargo del cuerpo sin vida de Nacho (novio de Vicky, al que infectaron con el virus en lugar de Roque).
También evitó que Héctor se reuniese con Marcos y Paula fuera del Internado ya que éste había descubierto cosas importantes y se enteró a través de unos informes de Lucía que Héctor era en realidad Samuel Espí (hermano de Irene Espí a la que ellos tuvieron retenida en los pasadizos y posteriormente encerrada en una sala bajo la vigilancia de Wülf).
Para lograr sus objetivos utilizó a todo el mundo: a Noiret, a Rubén, a Roque, a Camilo, a Lucía, a Amelia, a Clara…

Se reencontró con su hermano gemelo (Daniel, apodado Apolo) en el Internado. Y es que Lucía contactó con Daniel a través de Internet a petición de Martín. Daniel pretendía sacar a la luz las barbaridades cometidas por el proyecto Géminis. Quiso reunirse en Grecia con Martín y el matrimonio Novoa-Pazos para darles información pero el plan salió mal: Martín se presentó tarde a la cita, Clara secuestró a Sandra Pazos y Andrés Novoa quiso hablar con él pero no le contó nada de información ya que no se fiaba de él. Daniel acudió a la cita de Martín en la piscina abandonada y le contó que conseguiría una prueba contra Ottox. Esta prueba era ni más ni menos que una cepa del virus letal creado por los nazis. Pero los planes de Daniel se torcieron de nuevo ya que fue descubierto por su hermano Hugo y tras una pelea, Hugo le mató disparándole en el estómago.
Pero el papel de Hugo no terminó ahí: engaña a Martín haciéndose pasar por su hermano y avisa a Clara para que vaya a la piscina abandonada a matar al policía que acudiese al lugar.

En realidad Clara tenía que matar a Alicia pero no consiguió su objetivo. Hugo fue descubierto por Martín tras una conversación con Jacinta y huyó a través de los pasadizos.

Una vez en los pasadizos, ordena a Lucía que prosiga con el embarazo de Amelia. Lucía le informa de las escasas posibilidades de supervivencia del feto y de que Amelia puede morir, pero a Hugo no le importa lo más mínimo la vida de Amelia ya que sólo le interesa el bebé que ella porta. Lucía no obedeció las órdenes de Hugo y salvó a Amelia aunque ésta perdió a su bebé.

Junto a sus hombres, apresó a Fermín en los pasadizos, quién había bajado con Rebeca a liberar a los mendigos y posteriormente a buscar las medicinas para ellos. Después de infectarle con una cápsula del virus en el cuello, le dejaron vagando por el centro de una ciudad. También amenazó a María para que le contase dónde estaba el jefe de Fermín (Saúl). Y es que Hugo tenía conocimiento de quién era el jefe de Fermín a raíz de la muerte de los padres adoptivos de Lucía, ya que Saúl se hizo pasar por un comisario ante Lucía y la dio una tarjeta con su número de teléfono.

Hugo llegó tarde al lugar en el que presuntamente estaban Saúl y los mendigos y se lo comunicó a alguien por teléfono. María había avisado a Saúl para que huyese de aquel lugar.

Camilo les jugará una mala pasada tanto a Hugo como a Noiret y buscará venganza. Entró en la enfermería y en los pasadizos para buscar morfina (debido a que sufrió numerosas quemaduras y además está algo desfigurado), atacó a sus hombres con un lobo amansado (sembrando el caos y el miedo en los pasadizos), intentó llevarse a Paula e incluso destruyó con granadas la máquina de radiación lumínica de Wülf lanzándolas desde la claraboya del bosque.

Tras la explosión de los pasadizos y la liberación del virus que encontró su hermano, Hugo fue retenido y encadenado junto a un radiador.

Fue interrogado por Alicia sobre el asesinato de su hermano Daniel y por el de tres alumnos que colaboraron con Ottox (dos de ellos fueron encontrados en las bodegas del barco “Dido y Eneas” e hicieron pasar sus cadáveres por el matrimonio Novoa-Pazos y otro fue localizado por Alicia en un garaje de coches con un balazo en la cabeza.). Sin embargo él le pidió a la policía que le garantizase un futuro mejor cuando salga del Internado ya que su papel es vital puesto que es el único que sabe donde están las medicinas en los pasadizos y le dijo que como no le garantizase una cierta seguridad, nunca encontrarían las medicinas y morirían muchos alumnos.

Colaboró en las excavaciones pero Hugo guió a Alicia y el resto hacia un lugar equivocado. Los condujo hacia una sala llena de cajas con más virus letales.

Para evitar problemas con Martín, malmetió en su relación con Rebeca diciéndole que cuando estaba con él, Rebeca se dejaba ver mucho por el gimnasio.

Con Rebeca se quedó atrapado en uno de los sabotajes en el que se derrumbaron parte de las paredes de la excavación. Fue el quién salvó la vida a Rebeca una vez que fueron rescatados ya que tuvo que reanimarla. Rebeca no se fiaba de Hugo ya que anteriormente descubrió (gracias a su don) que Hugo había matado a una chica joven en la cama que al parecer colaboraba con la organización de Fermín.
Hugo hizo creer a todos que Martín era el saboteador y la persona que le había intentado matar en los pasadizos.

Amelia discutió con él por lo que pretendía hacerle cuando estaba embarazada, le dice que ojala estuviese muerto e incluso llegó a decirle que le va a matar ella misma. Amelia bajó posteriormente a los pasadizos para buscar un colgante que le robó Vicky de su habitación pensando que se le había podido caer mientras realizaba las labores de excavación en los pasadizos. Encontró las medicinas por casualidad y para que no dijese nada, Hugo la asesinó y simuló que su muerte fue un accidente.

Pero Alicia se dio cuenta de que había sido un asesinato en toda regla porque tenía marcas en el cuello y tierra en la cabeza. Alicia inició una investigación para intentar encontrar algún sospechoso pero Hugo tenía coartada.

Convenció a Rubén prometiéndole medicinas y sacarlo sano y salvo del colegio si le ayudaba. No era la primera vez que Rubén le hacía un favor ya estuvo detrás de Julia intentando averiguar cosas sobre el fantasma de Eva Wülf que Julia veía. Fue Rubén quien colocó parte de las medicinas robadas de la enfermería en la habitación de Martín para que pudiesen acusarle de robar las medicinas para salvar a su hijo Lucas y de ser el saboteador y posteriormente intercambiará la sudadera de su chándal con la de Hugo mientras éste corría por el bosque para poder encubrir a Hugo mientras el profesor de gimnasia llevaba a cabo sus planes. María, descubrió esta treta al ver a Rubén con la sudadera de Hugo. Aunque Rubén la golpeó con una piedra en la cabeza, la dejó posteriormente huir hacia el Internado y engañó a Hugo ya que éste pretendía matarla. Rubén ya se había dado cuenta que Hugo mató a Amelia al ver restos de sangre en su sudadera.

Una vez en el Internado, María contó a todos lo que había pasado. A partir de ahí comienzan a buscar a Hugo. Iván y Marcos le vieron salir de la puerta del bosque y corrieron tras él acompañados de Elsa y Alicia. Consiguió escaparse pero se topó con el teniente Garrido en el bosque con el que mantuvo una interesante conversación: se enteró que él era el saboteador, que trabajaba para Ottox y que tenía órdenes de que los enfermos del Internado nunca encontrasen las medicinas. Utilizó el intento de fuga de Curro con la directora del centro para entrar en el Internado y ganarse la confianza de Elsa y del resto de habitantes del colegio.

Hugo le condujo hasta las medicinas y al verlas Garrido le preguntó por el número de medicinas y su valor en euros.

Posteriormente Hugo mató a uno de los militares, rompió la alambrada y se escapó del Internado burlando el protocolo de seguridad.

Valores que encarna su figura: astuto, atrevido, serio, convincente, valiente, amenazador, inteligente, manipulador, atractivo, seguro de sí mismo, frío, despiadado y calculador.

En una frase: “Un personaje con las ideologías bien marcadas y sin escrúpulos”.

Artículo redactado por VAF y Abril 22, con la colaboración de lauritti, Lucía_23 y supermami para Zona el Internado. (Prohibida su copia y reproducción).