Información » Reparto » José Ángel Trigo


Biografía:

José Ángel Trigo Reina nació el 3 de agosto de 1988. Es un actor español, conocido principalmente por interpretar a Rubén en la serie de televisión de Antena 3: “El Internado”. También ha participado en la serie “Un golpe de suerte” en el año 2009.

Ha trabajado tanto en teatro como en televisión. Comenzó su carrera interpretativa en el teatro, donde ha participado en varias obras como «El padrino«, «Macbeth» o «El Inolvidable Will Hounting«. Aunque ha intervenido en numerosos cortos y ha probado suerte con algunos anuncios publicitarios, la serie de Antena 3, «El Internado» supone su primera incursión televisiva.

En la actualidad, continúa con su formación artística en la Escuela de Juan Carlos Corazza.

Su personaje en la serie:

Rubén Bosco.

Su vida en la serie:

Rubén fue un alumno del Internado que se incorporó a la serie en la sexta temporada. Era un chico inteligente, de gran atractivo físico y que al principio va a estar unido a Amaia, la compañera con la que se sienta en clase. Comparte habitación con Tomás.

Los primeros pasos de Rubén en el Internado no van a ser muy afortunados, ya que se convirtió en el principal rival de Iván ya que a ambos les gustaba Julia.

Esta es la razón por la que Iván se peleó con él en numerosas ocasiones, incluso en las clases de educación física y le puso el apodo de “cara-cartón”. Pero Rubén no es precisamente el tipo de hombre que le gusta a Julia.

También se peleó con él Marcos, sobre todo cuando Rubén bromeó con la posibilidad de que Marcos hubiese dejado embarazada a Amelia, la profesora de Infantil.

Rubén fue utilizado por Hugo para conseguir sus propósitos. Hugo le dijo que le ayudase a cambio de sacarle del Internado sano y salvo y luego le prometió darle medicinas en caso de infectarse. Primero le convenció para que averiguase lo que sabía Julia a cerca del fantasma de Eva Wülf (hija de Santiago Pazos) que ella veía en el Internado. Hugo le dijo que Julia iba diciendo por ahí que veía el fantasma de una niña pequeña, rubia y con tirabuzones que se paseaba por el colegio y que le contaba cosas. Lo que él debía hacer era enterarse que era exactamente lo que sabía Julia.

Para ello Rubén le hizo creer a Julia que él también veía a aquella niña pero era mentira ya que lo único que pretendía era sacarla la máxima información posible.

Julia se aprovechó de la buena amistad que mantenía con Rubén. Y es que al lado de la habitación de Rubén y Tomás estaba la habitación número 13 que perteneció a Eva Wülf. El único modo de poder acceder a esta habitación era a través de la ventana del cuarto de Rubén por lo que Julia se encargó de distraerle y sacarle de su habitación para que Marcos e Iván pudiesen investigar.

Más adelante, Hugo también le pidió a Rubén que colocase las medicinas robadas de la enfermería debajo de la cama de Martín (profesor de ciencias y actual jefe de estudios del Internado) para posteriormente poder acusar a éste de ser el saboteador y la persona que le había intentado matar en los pasadizos. Aunque Rubén lo hizo con sigilo, Lucas se percató que alguien había entrado en la habitación de su padre pero no vio quién había sido y Martín quedó exento de toda culpabilidad cuando fue a ver a su hijo a la sala de infectados y éste se lo comentó.

Pero Roque también se aprovechó de Rubén. Roque robó varios objetos de valor a sus compañeros (entre ellos el colgante de Julia que le había regalado su padre) para sobornar a un soldado del perímetro de seguridad y conseguir así una pistola. Roque colocó en la mochila de Rubén el móvil que le había sustraído a Vicky y así hacer creer a sus compañeros y a Elsa (la actual directora del Internado) que Rubén estaba detrás de todos estos hurtos. Roque también les dijo que Rubén le había pegado en el bosque, aunque luego se detractó de sus palabras diciendo que alguien le había pegado pero que no sabía quién había sido.

Hugo siguió aprovechándose de Rubén. Cuando Hugo iba a caminar por el bosque, Rubén y él intercambiaban sus sudaderas, de tal manera que Hugo podía bajar a los pasadizos tranquilamente y sin ser descubierto.

Pero Rubén descubrió sangre en la camiseta de Hugo, lo que le hizo pensar que Hugo podría estar detrás del asesinato de Amelia. Y es que Rubén estuvo presente en los pasadizos cuando Rebeca encontró el cuerpo sin vida de Amelia, ya que también colaboraba en las tareas de excavación de los pasadizos para encontrar las medicinas.

Pero toda esta treta de Hugo fue descubierta por María, la limpiadora del Internado. María descubrió a Rubén con la sudadera de Hugo y Rubén respondió golpeándola en la cabeza con una piedra y dejándola inconsciente. Rubén fue a decirle a Hugo lo que le sucedió y éste pensó en rematar a María para que no se fuera de la lengua. Pero cuando fueron al lugar de los hechos, María no estaba ya que se escondió detrás de unos arbustos. Hugo le dijo a Rubén que la encontrase antes de que llegara al Internado. Rubén la encontró escondida detrás de un árbol, engañó a Hugo y le dijo a la limpiadora que se fuera corriendo al Internado ya que no quería matarla.

María consiguió llegar al Internado y contó todo lo que le había ocurrido. En cuanto Iván se enteró de lo que Rubén le había hecho a su madre fue a la habitación de éste para saldar cuentas y Rubén terminó confesándole todo a Iván, incluso le habló del trato que había hecho con Hugo.

Junto con Roque, Sara y otros alumnos intentó escaparse del Internado. A este grupo inicial se unió posteriormente Curro. Pero fueron descubiertos por Fermín y el teniente Garrido que les avisaron de que los militares habían sembrado las zonas cercanas al perímetro de seguridad con minas anti-persona. Curro hizo caso omiso y voló por los aires falleciendo en el acto. Después de ver lo que le pasó a Curro, Rubén y los demás desistieron.  Cuando regresó al Internado junto con sus compañeros, Alicia les echó la bronca por haber intentado escaparse.

Desató el pánico en el colegio ya que reveló a todos los alumnos que iban a morir y que lo mejor que podían hacer era huir del Internado. Los profesores y algunos alumnos/as consiguieron evitarlo.

Posteriormente Marcos le reprochó lo que había hecho. Rubén le dijo que los alumnos/as del colegio tenían derecho a saber lo que estaba pasando. Marcos le respondió que empezase por contarles que ayudó a Hugo a matar a Amelia y a robar las medicinas.

Después de recibir un puñetazo en el labio, Amaia le llevó a la enfermería para curarle. Allí Amaia le dijo que por su culpa estaba todo el colegio histérico y que era inaguantable. Rubén le dijo que al principio se pegó mucho a él pero que desde que conoció al “botafumeiro” ya no le necesitaba.

Luego Amaia se fue a curar a un niño y le dio a Rubén un apósito para que se le pusiera. Rubén descubrió unos papeles en los que constaba que Paula era la clave de todo.

Rubén habló con Iván para que comentarle que tenía un plan y que necesitaba a alguien que condujese un coche. Al principio Iván rechazó su plan y Rubén le dijo que se lo pensase ya que iba a ser su última oportunidad.

Utilizó a Sara para que fingiese haberse torcido un tobillo. Cuando Martín fue a ayudar a la chica, Rubén le golpeó en la cabeza y le quitó la pistola que llevaba. Luego fue a por Paula a la cocina y se dirigió con ella hacia el coche.

Allí le esperaban Vicky, Julia, Sara e Iván. Rubén les dijo que si les entregaban a Paula a los militares les dejarían salir ya que necesitaban su sangre. Rubén obligó a Iván a que condujese el coche hasta la valla mientras apuntaba a Paula con la pistola que le quitó a Martín.

Consiguieron irse antes de que llegase Marcos. Durante el trayecto Iván tuvo que frenar el coche ya que empezó a sufrir ceguera, uno de los efectos de la enfermedad por no haber tomado la medicación.

Rubén se bajó del coche y se dirigió con Paula hacia la valla. El militar le dijo que nadie podía salir ni entrar y que retrocediese.

Paula mordió a Rubén en el brazo y consiguió escapar. Cuando Rubén la cogió de nuevo descubrió que había un hueco en la alambrada pero Camilo le golpeó en la cabeza quedando tendido en el suelo.

Posteriormente Marcos le pegó un puñetazo y recuperó a su hermana que se había escondido en el bosque.

Se dirigió con Iván al lugar donde encontraron el cuerpo sin vida de Roque. El teniente Garrido le dijo que hablaría con él cuando volviese al Internado.

Le encadenó junto a un radiador y le preguntó cómo sabía lo de la niña. Rubén le confesó que vio unos papeles en la enfermería y le instó al teniente a que negociase con los militares. Garrido le dijo que le daba asco.

Después Iván estuvo hablando con él. Rubén le dijo que si le soltaba le diría cómo podía salir del perímetro sin que le viesen.

Después de revelarle que había un agujero cerca de la valla dónde le encontraron, Iván no le soltó del radiador.

Rubén fue puesto en libertad para poder escapar del Internado siguiendo el plan de fugo ideado por Fermín.

Valores que encarna su figura:

Manipulable, inteligente, sarcástico, provocador, astuto, atractivo, miedoso, peleón, ignorante, presumido y orgulloso.

En una frase:

“Un alumno sometido a los intereses de otros y cuyo mundo es nada más que él”.

Artículo redactado por VAF y Abril 22 para Zona el Internado (Prohibida su copia y reproducción).