Zona El Internado

Israelíes y palestinos dialogan en el teatro


Soldados y civiles israelíes dialogan con milicianos y ciudadanos palestinos en la Sala Mirador de Madrid, donde se representa ‘So Happy Together’, dirigida por José Borná. Una “obra comprometida”, en la que se ha intentado mantener la “neutralidad” ante el conflicto palestino-israelí, y que contiene un claro mensaje: “existe la luz al final del túnel”.

Los actores Alejandro Sánchez, Elena Octavia, Eduardo Velasco y Delia Vime son los encargados de representar en escena cuatro monólogos con una temática común. Está un ex soldado israelí que se encuentra con una joven palestina en un centro comercial antes de que ésta detone unos explosivos y provoque una masacre o una madre palestina que acaba de saber que su hijo no sobrevivirá tras un disparo hebreo y cuyos órganos podrían salvar la vida de otras personas.

“Este proyecto pretende mostrar que hay luz al final del túnel”, explica Bornás, quien estrenó el pasado mes de abril en Murcia esta obra, que también se exhibió en el pasado Festival de Otoño de Madrid. La intención de director, autores y actores no es que el espectador simpatice con los palestinos o con los israelíes.

“Damos un enfoque neutral para que cada uno saque sus propias conclusiones. Hay dos historias de palestinos, y otras dos de israelíes. Pero la intención es que haya entre ellos siempre diálogo”, apunta Bornás, quien cree que utilizar a niños en esta obra permite mostrar que “hay esperanza”.

“Si ellos aprenden que hay que respetarse, la situación podría cambiar en la franja de Gaza”, considera el director, que calificó de “impactante” este ‘So happy together’, que estará en cartel en la sala alternativa madrileña hasta el próximo 8 de marzo para después representarse en Salamanca.

“La esperanza está en los niños”, añade, por su parte, el actor Eduardo Velasco, que se mete en la piel del ex soldado israelí. Mostrar “el odio” es algo “muy duro”, de ahí la “delicadeza” con la que se ha abordado en la obra, aunque otro objetivo era conseguir que los espectadores se den cuenta de “qué harían ellos si les estuviera pasando esa situación”.

Se estrena en Madrid un montaje teatral sobre la guerra en Tierra Santa con un claro mensaje: “existe la luz al final del túnel”

Soldados y civiles israelíes dialogan desde este jueves, 19 de febrero, con milicianos y ciudadanos palestinos en la Sala Mirador de Madrid, donde se representa So Happy Together, dirigida por José Borná. Una “obra comprometida” en la que se ha intentado mantener la “neutralidad” ante el conflicto palestino-israelí, y que contiene un claro mensaje: “existe la luz al final del túnel”.

Los actores Alejandro Sánchez, Elena Octavia, Eduardo Velasco y Delia Vime son los encargados de representar en escena cuatro monólogos con una temática común, según informa Europa Press.

Así, nos encontramos con un ex soldado israelí que se encuentra con una joven palestina en un centro comercial antes de que ésta detone unos explosivos y provoque una masacre; o una madre palestina que acaba de saber que su hijo no sobrevivirá tras un disparo hebreo y cuyos órganos podrían salvar la vida de otras personas.

“Luz al final del túnel”

Este proyecto pretende mostrar que hay luz al final del túnel”, explica Bornás, quien estrenó el pasado mes de abril en Murcia esta obra, que también se exhibió en el pasado Festival de Otoño de Madrid. La intención de director, autores y actores no es que el espectador simpatice con los palestinos o con los israelíes.

“Damos un enfoque neutral para que cada uno saque sus propias conclusiones. Hay dos historias de palestinos, y otras dos de israelíes. Pero la intención es que haya entre ellos siempre diálogo”, apunta Bornás, quien cree que utilizar a niños en esta obra permite mostrar que “hay esperanza”.

Si ellos aprenden que hay que respetarse, la situación podría cambiar en la franja de Gaza”, considera el director, que calificó de “impactante” este So happy together, que estará en cartel en la sala alternativa madrileña hasta el próximo 8 de marzo para después representarse en Salamanca.

La esperanza está en los niños”, añade por su parte el actor Eduardo Velasco, que se mete en la piel del ex soldado israelí. Mostrar “el odio” es algo “muy duro”, de ahí la “delicadeza” con la que se ha abordado en la obra, aunque otro objetivo era conseguir que los espectadores se den cuenta de “qué harían ellos si les estuviera pasando esa situación”.

Vía | EuropaPress | Forumlibertas

Gracias a Samureta


Etiquetas:, ,