Zona El Internado

Laura Belloso: "No nos hemos olvidado de las cosas que fueron sembradas al principio, se resolverá todo"


Con motivo de la celebración de una ponencia sobre El internado en el Curso de Ficción que Globomedia ha realizado esta semana junto a la Universidad Carlos III de Madrid, Laura Belloso ha hablado sobre la serie de Antena3. Además de en El internado, donde ha sido productora ejecutiva, Belloso ha colaborado en otras series de Globomedia como Los Serrano, Periodistas o Los hombres de Paco.

También se acaba de sumar al nuevo proyecto de Telecinco Soldados del desierto, del que asegura que está aún en una fase muy temprana. Además, ha hablado sobre el final de El internado, de los actores de la serie y del estado de la ficción en nuestro país, entre otros temas.

El final de El internado está cerca. ¿Está escrito ya?

Aún no está escrito, aunque desconozco el punto exacto en que están los guiones porque yo ya he abandonado la serie. Estoy en otro proyecto llamado Soldados del desierto del que aún no puedo contar nada, pero lo haremos en breve. Estamos aún preparándolo.

¿Conoces el final de la serie? ¿Crees que va a gustar?

Yo creo que es un final creado para satisfacer a los fans. Estoy segura de que no va decepcionar porque es coherente con todo lo que se ha planteado. Va a haber aventura, acción y muchísima emoción.

Se os ha comparado en muchas ocasiones con Perdidos. ¿Es algo que molesta en el equipo?

Somos muchos, y hay a quien le molesta y a quien no. A mí personalmente, no me molesta. Reconozco influencias de Perdidos. No es una de mis series favoritas, pero la he seguido y me parece un producto de entretenimiento fabuloso que tiene descubrimientos narrativos interesantes que han abierto puertas a maneras de contar. Nos hemos nutrido de ello de alguna manera, pero hasta ahí.

A veces, se han hecho vídeos comparativos que son una exageración. Hay cosas que se han sacado un poco de la manga. Sí hemos tenido a algún director al que le ha gustado hacer algún guiño, como poner a Lucas a leer un cómic donde salía un oso. En aquella ocasión, vino el director de ese capítulo y me lo sugirió como una broma con el espectador que ha visto Perdidos. Son guiños que nos gusta hacer a la gente que le gusta la ficción, aunque no siempre se han entendido bien.

¿Se van a resolver todas las incógnitas?

Siempre es posible que alguna cosa se quede en el tintero, pero todo lo importante se va a resolver, incluso los ojos blancos de Paula. No nos hemos olvidado de las cosas que fueron sembradas al principio, se resolverá todo. De todas formas, la mayoría están ya resueltas.

Cuando planteásteis la serie, ¿lo hicísteis con el final que va a tener ahora?

El final es el mismo, no hemos tenido que cambiar el rumbo, sino que nos ha tocado alimentar mucho las historias y encontrar nuevas vertientes. La serie se ha ido alargando a lo largo del tiempo y hemos tenido que agrandar el núcleo central sin cambiarlo. Siempre hemos sabido que “los malos” eran unos nazis que se habían refugiado en el antiguo orfanato y que íbamos a contar cosas del pasado en paralelo con cosas del presente. Todo eso lo sabíamos, pero la exigencia de hacer muchos capítulos nos ha obligado a enriquecer, a dar más detalles y a meter personajes nuevos, algo que no estaba previsto a priori. Todo eso ha ido surgiendo en cada nueva temporada. Cuando comenzamos de nuevo las temporadas, redetonamos la serie para que entren tramas nuevas, pero siempre han tenido que ver con lo que estaba pasando allí. Han sido ramificaciones del núcleo central.

¿Va a haber novedades en los capítulos que quedan?

No, ahora estamos ya resolviendo. Nos dedicamos a dar respuestas. El elemento nuevo es que están encerrados en cuarentena y que su supervivencia está en peligro. Todo forma parte del final. Concebimos la temporada como una sola parte pero nos lo han dividido en dos. La primera parte está siendo emitida ahora y la segunda se emitirá en otoño, pero forma parte de lo mismo: la resolución de la serie.

Se ha notado bastante el desgaste de la serie en términos de audiencia. ¿Habéis recibido presiones de Antena 3?

Antena 3 se ha portado muy bien con nosotros. Nos han dado mucha libertad creativa desde el primer momento en que se concibió la serie. Ellos fueron los que nos la encargaron para que fuera un éxito y creo que hemos respondido.

¿Cuál es el balance de estas siete temporadas? ¿El resultado final ha sido el que esperabais?

No quiero resultar vanidosa, pero estoy muy orgullosa de El internado. Hemos hecho un buen trabajo. Hay gente fabulosa trabajando ahí y el resultado en general ha sido bueno. Ha sido una experiencia muy positiva que ha abierto nuevos caminos en la ficción española. Se había intentado entrar en el misterio, pero El internado ha demostrado que se pueden abordar con éxito estos caminos, que el espectador te puede seguir y que, no siendo una serie fácil, sí supone otra manera de llegar al público. Hemos podido aportar nuevas claves para fidelizar, y en ese sentido creo que ha sido un experimento válido. Es un producto digno. Lo que me gustaría es que cuando los adolescentes que la han visto sean mayores la recuerden como una de las series de su época porque se lo pasaron muy bien. Creo que puede dejar un poso bonito en la memoria de los que nos siguen.

¿Esperábais la fuerte reacción que habéis tenido en cuanto a fans?

El fenómeno fan que se ha creado en torno a El internado ha sido muy remarcable. Nos ha dado grandísimas satisfacciones. Seguimos a todos los foreros cuando acaba un capítulo para ver qué dicen porque nos importa mucho la reacción del público. Creo que ha tenido mucho que ver con esto el cásting. Tenemos un elenco muy peculiar en el que se mezclaban talentos consagrados con nuevas apuestas como Martín Rivas, Yon González, Blanca Suárez, Ana de Armas o Elena Furiase. Todos empezaron con nosotros y ahora son ídolos de juventud. Este tema nos ha dado muchas alegrías. Recuerdo con especial cariño el capítulo 15, que lo estrenamos en un cine y fue muy emocionante. Estar allí y ver las reacciones de la gente fue importante para nosotros porque en casa no lo vemos.

Hablas con mucho cariño del casting. ¿Os ha sido muy difícil mantener a casi todos los protagonistas hasta el final?

Han estado muy entregados y no ha sido complicado convencerles de que siguieran. Excepto en casos muy concretos, todos han estado a disposición de la serie. Uno de esos casos es el de Ana de Armas, ella se quería ir y nos tuvimos que inventar una salida de la serie.

¿Cuál de ellos crees que puede tener más futuro tras el fin de la serie?

Creo que todos tienen un futuro por delante espectacular. Blanca Suárez “lo va a romper”. Pero el resto no se van a quedar atrás. Son guapos y muy buenos actores, así que estoy segura de que tienen un largo camino por delante. Y seguro que con nosotros en Globomedia también continuarán.

Internet ha sido muy importante para El internado. ¿Cómo habéis manejado este nuevo medio?
Todavía no hemos tenido tiempo de analizar esto, pero tenemos que hacerlo. Nos ha dado mucho miedo que colgaran los capítulos antes en Internet, aunque no a la cadena. Antena 3 lo ha defendido mucho y ha dicho que en realidad no nos hacía daño.

Nuestro público se maneja en Internet. Es gente joven y si no les apetece ver el capítulo con anuncios a la hora que lo ponemos, lo ve en otro momento tranquilamente. No sé si por ahí hemos podido perder audiencia, pero la cadena ha insistido en que no.

Hemos pasado miedo, pero también ha supuesto un enriquecimiento. Al final lo que importa es que te vean. Y además, el fenómeno de los foros ha sido brutal. Las entradas que hay en los foros de El internado han batido todos los records.

¿Os han afectado mucho las filtraciones?

Nos ha “hecho la pascua” en algún momento, como con la muerte de Carolina. Es algo que se escapa a nuestro control. Hemos tenido mucho cuidado en ruedas de prensa y a los actores les tenemos absolutamente prohibido contar nada. No saben practicamente nada, pero lo poco que saben no lo pueden contar porque nos gusta que las cosas se sepan viendo la serie. En ese sentido, las promociones han sido un poco distintas a otras series.

¿Cuál crees que ha sido el pilar del éxito de El internado?

Ha sido una conjunción de cosas. El casting ha sido fundamental. También el fenómeno fan y el desarrollo de la trama de misterio, aunque a mí lo que más me ha gustado y creo que ha sido clave es la manera de fidelizar al espectador.

Hemos sido capaces de crear una ansiedad constante por ver el capítulo siguiente. Para ellos, era una necesidad no perdérselo. Ha sido importante, pero sin perder de vista otras cosas que ya sabíamos: que una historia de amor engancha, la amistad, el heroísmo, la identificación del espectador. Eran cosas que ya sabíamos y hemos utilizado.

Se está vendiendo la serie El barco de Globomedia como la sucesora de El internado. ¿Habrá muchas similitudes?

El proyecto no es del equipo de El internado. Se parecerá en algunas cosas porque es la misma productora, pero trabajarán en ella personas diferentes y le darán otra visión distinta.

Globomedia se ha convertido en una marca muy importante en la ficción española. ¿Cuál es el toque especial que le dais?

Tenemos mucha obsesión, y también nos lo pide la productora a los productores ejecutivos, en hacer un éxito. Hay ciertas claves que manejamos, pero nadie tiene la fórmula mágica. Visto desde fuera, puedes ver ciertos elementos comunes, pero siempre sobre la base de intentar llegar a todo el mundo y no echar a nadie. Es la premisa con la que trabajamos.

¿Crees que la ficción en España se está acercando al nivel de la de Estados Unidos?

El nivel de la ficción española es muy alto. En los últimos años ha subido mucho. Llegar al nivel de la ficción norteamericana es muy complicado. Todavía falta, sobre todo por el condicionante de tener que hacer series generalistas. Es limitante. Pero sí existe una industria en nuestro país, cosa que no ocurre en el cine. El nivel actoral va mejorando. También el nivel de dirección.

El presupuesto también es otro problema. Influyen mucho las perspectivas de venta en el extranjero, que es de lo que viven en Estados Unidos. Hacen una serie y su público es el mundo entero. Si nosotros pudiéramos ambicionar algo así, podríamos contar con más presupuesto. El internado se ha vendido mucho, y otras series de Globomedia también. Vamos haciendo camino en este tema.

Fuente