Zona El Internado

Lola Baldrich: “Mi personaje viene de la más profunda oscuridad”


La mayoría la recuerda con bata de enfermera corta y comiendo chicle. Aunque Lola Baldrich ha dejado atrás a esa Gertru a la que daba vida en Médico de Familia, sigue en contacto con la Medicina en su último trabajo para la pequeña pantalla. Ahora es Lucía, una doctora “muy cualificada” que llega a la quinta temporada de El Internado, que emite los martes a las 22 horas Antena 3, para cuidar al ex director de la Laguna Negra, Héctor e investigar sobre el virus que ha contraído. Su profesionalidad le dejará tiempo para el amor.

¿Con qué pretensiones llega su personaje?

Lucía llega desde la organización como una persona estupenda que va a hacer algo bueno, cuidar a Héctor, pero, en cuanto se abre la caja de su pasado reciente, se ve que viene de la más profunda oscuridad.

¿Veía la serie antes?

A veces. Cuando me contrataron, quise ponerme al día, no sólo sobre las tramas sino empaparme de la atmósfera porque aquí no se dice nada por decir sino que tiene un estilo del que quería contagiarme. Y consiguió engancharme.

¿Qué supone para su carrera participar en ella?

Un lujazo, sobre todo porque ya ha cogido el tren del éxito. Cada vez está mejor y seguirán viéndonos millones de personas. Es como apostar a un caballo ganador, no como entrar en una serie que temes que la retiren al tercer capítulo. No es lo mismo que se te vea en un proyecto cuidado a salir en una cutrez, que también he hecho. Es casi como hacer cine.

¿Y en comparación con otros trabajos suyos?

No es ni mejor ni peor, sino estilos diferentes. Médico de familia era más familiar, cotidiana y daba pie a la improvisación, mientras en El Internado no hay improvisación sino que está todo muy amarrado. Como espectadora, soy más de esto último.

¿Tenía ganas de volver a la pequeña pantalla?

Mi vida está en el teatro, que es lo que me gusta. Pero para un actor es muy gratificante que te llamen y que tu cara refresque la memoria de los espectadores que no te han visto antes. Te da un seguro de vida.

En esta reaparición televisiva, cambia de género pero sigue en la profesión sanitaria…

Sí, sigo en el ámbito de la sanidad. He estudiado y he pasado de ser enfermera a ser doctora (risas). Ha sido pura casualidad, pero es cierto que no me quito la bata blanca…

¿Le molesta que la gente le siga identificando con el personaje de Gertru?

Me hace gracia, pero a ver si con Lucía nos deshacemos de Gertru. Lo más gracioso es que ahora trabajo en el teatro con el actor que hacía de mi novio en Médico de familia, Santiago Nogués, y los espectadores nos miran como si aún fuéramos ellos.

Fuente