Zona El Internado

Marta Hazas: “Mis amigos no ven cine español”


Marta Hazas escribe en su blog:

Mis amigos no quieren ver cine español y les entiendo. Es que te la juegas mucho. Es cara la entrada para que no te cuenten una historia.

Estoy segura de que a muchos cineastas de nuestro país les aburren mortalmente las películas españolas, yo creo que es difícil que nadie quiera dedicarse a está profesión en ninguno de sus sectores por ver “Sangre de Mayo” del señor Garci, por ejemplo. Os aseguro que una señora emperifollada de perlas, con cuyos impuestos (además de los míos) y voto se hizo la película, roncaba en mi oreja desde la butaca de al lado.

O “La soledad” de Rosales, un tostón en polivisión, nada novedosa, por cierto, que ya se utilizaba en las pelis de Rod Hudson y Doris Day, e incluso en la serie “La tribu de los Brady”. Pues por mucho Goya que tenga no la puedo recomendar, solo puedo alabar el trabajazo que hace una estupenda Sonia Almarcha.

“Los Girasoles Ciegos”, la novela que hace dos años me fascinó, que más he regalado, Jose Luis Cuerda se la cargó, hizo un bodrio de película donde los personajes estan totalmente desvirtuados; los malos son muy malos y los buenos de buenos tontos, con suicidio piscinero incluido de Javier Cámara cuando se tira por la ventana tras salir del armario. Tuvo injustas multinominaciones pero la Academia fue justa y la brillante “Camino” arrasó en Los Goya.

Y si de las más ligeritas se deciden por la que más han oido publicitar, “Mentiras y Gordas” ya mis amigos si que flipan. No hay historia, solo gente de la tele (con mucho talento para poder optar a cosas más interesantes) para que quinceañeras/os consumidores del Nuevo Vale griten en el cine ante el revoltijo mal contado de drogas, tetas y culos. OJO! que me parece genial que se hagan estas pelis facilonas a lo “Supersalidos” (me reí tanto…)y escapemos del sempiterno realismo social, pero no ésto. Se puede hacer mejor como se ha demostrado en la divertida “Pagafantas” y la digna “Fuga de cerebros”.

Luego hay un limbo para esas películas que ni me enfadan, me dejan apática como ellas mismas: “Dieta mediterránea”, “Rivales”, “Agallas”, “La torre de Suso”, “Mapa de sonidos de Tokio”…y tantas que habré olvidado.

Con estos ejemplos, si ya se los han tragado, no vuelven a ver cine español teniendo en la sala de al lado desde “Transformers”, pasando por Sandra Bullock, a la saga un millón de la americanada que sea…por lo menos las palomitas entran mejor. Lo que es injusto para otras películas españolas menos pretenciosas y con menos bombardeo publicitario como “Casual Day”, “Vete de mi”, “8 citas”, “Azul oscuro casi negro”, “Gordos”… y las ya citadas, “Camino”, por ejemplo, que son magníficas. Te pueden gustar o no pero es innegable que cuentan una historia, que visto lo visto, debe ser algo muy dificil de hacer en nuestro idioma.

Yo sí veo cine español pero reconozco que lo hago por curiosidad, para poder opinar, porque quiero creer, por la charla de después…Por ocio, demasiadas pocas veces. Me dejo pelis españolas en el tintero que no estan nada mal, que me gustaron, no quiero ser injusta, como “Te doy mis ojos”, “Mataharis”, “Los lunes al sol”, “Princesas”, “En la ciudad”, “Vida y color”, “Tesis”, “El patio de mi cárcel”, “Abre los ojos”, “Lucía y el sexo”, “Los amantes del círculo polar”, muchas de Almodovar, todas de Amenabar…las comedias de los 90 tipo “El amor perjudica seriamente la salud”, “Amanece que no es poco”, “Ay!Carmela”, el cine de Buñuel, y unas cuantas más….

He empezado ciñéndome a lo último que he visto o me ha llamado la atención por algo y para acabar más positiva, hablando de las que me han gustado, me he tenido que ir remontando tiempo atrás, ains!

El problema no es que no haya talento en este país, se han hecho y se hacen películas muy buenas, pero existe un lobby en nuestra cinematografía que no deja espacio a los nuevos valores, a las óperas primas de quienes tienen un buen guión y no un buen padrino.

Deseo no tener miedo al sentarme en la butaca del cine español, que me cuenten historias como lo hace el gran Eastwood…o por lo menos hagamos más Dirty Dancing.

Fuente


Etiquetas: