Zona El Internado

Martín Rivas: “El internado es una serie con limitaciones”


Martín Rivas está creciendo, en la serie de la que es protagonista y interpreta a Marcos y también en la vida real, casi licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Santiago.

El hijo del periodista y escritor Manuel Rivas, ya ha trabajado en el cine con la película Los girasoles ciegos, pero sigue centrado en la serie El Internado, que le ha catapultado a la popularidad.

– ¿Sacabas buenas notas en el cole?
– Si, siempre me ha gustado estudiar

– ¿Qué tal van tus estudios de Comunicación Audiovisual?
– Cada vez me queda menos, sólo tengo pendientes dos asignaturas para licenciarme

– ¿Estás estudiando en Madrid?
– No, estoy cursando la carrera en Santiago de Compostela, porque empecé allí y no me convalidaban todas las asignaturas en la universidad en Madrid.

– ¿En qué momento histórico te gustaría vivir?
– En 1950, que no se corresponde de ningún momento histórico preciso pero es el momento cuando nació el rock and Roll, me gusta la forma de vestir, el cine del momento y haber conocido el mundo antes de la globalización.

– ¿Un artista al que admires?
– Jean Michele Basquiel, un pintor afroamericano y Picasso

– Si tuvieras que escribir el guión de El internado, ¿Cómo lo enfocarías?
– Es una serie que tiene unas limitaciones porque todos los personajes estamos aquí encerrados y esto te limita mucho para el guión, es muy difícil de superar. Yo daría aire a la historia, porque no salimos de estas paredes y eso implicaría más personajes. Me gustaría que se supiese más de mi padre.

– ¿A quien pondrías como traidor?
– Me pondría a mi mismo pero no sería coherente con la trama.

– ¿Crees que en todos estos años de El internado has crecido como actor?
– Si, quiero pensar que si. Soy un actor con pundonor

– ¿Eres autocrítico?
– Si, pero siempre de puertas para adentro

– ¿Cómo calificarías tu carreta como actor?
– PA: progresa adecuadamente

– ¿Te ves mucho después de grabar?
– Lo justo, es una forma de corregir fallos. Siempre comprobar si he conseguido el objetivo, el punto que me había planteado. Soy meticuloso

– ¿Has estudiado interpretación?
– Sí, pero no creo que sea necesario. El error está en establecer un paralelismo entre la fama y la calidad del actor. Me sorprendo cuando voy al teatro y veo a actores que no salen al gran público y son de una calidad extraordinaria

– ¿Qué es lo que más te gusta ser actor?
– A mí lo que me gusta de la interpretación es que es un arte del happening, del aquí y ahora.

– ¿Cómo llevas la presión de aparecer en una serie tan seguida?
– Antes el público eran 10 o 15 personas, ahora son 3 millones. La presión es mucho más grande. A mi me gusta hacer cursos de interpretación para ir mejorando

– ¿Cómo fue la experiencia en el cine?
– He aprendido a no esperar proyectos a raíz de cosas que haya hecho en el pasado. Me limito a pasármelo bien en lo que estoy haciendo. El premio ha sido lo bien que me lo he pasado en el cine. No ha habido ningún cambio en mi vida profesional

– ¿Qué proyectos tienes a la vista?
– Ninguno, sólo El internado

– La nueva alumna se siente atraída por ti
– Pues no sabe donde se mete. Todavía no hemos llegado a grabar nada juntos

– ¿Cómo llevas la fama?
– Estoy aprendiendo a llevarlo de la mejor manera posible. No me incomoda, no me gusta estar en sitios que no me apetece estar pero es algo que escapa a mi control y prefiero que no me atormente. Cuando estoy en un acto público se que habrá fotos y procuro comportarme de la forma más agradable y correcto posible y eso es parte de mi trabajo

– ¿Cuál es tu motivación?
– Mi motivación es mi sueldo

– ¿Eres supersticioso?
– No, nada. Soy muy terrenal en ese sentido

– ¿Cómo te ves en el futuro?
– No me lo planteo

Fuente