Zona El Internado

Martín Rivas: "El reencuentro con mis padres sería el broche perfecto para el final de 'El internado'"


Aunque parezca que el momento esté cada vez más cerca, los seguidores de la serie deberán todavía esperar para ver el reencuentro de Marcos y Paula con sus padres.

¿Cómo se presenta la nueva temporada de ‘El internado’? ¿Qué tipo de sorpresas nos deparan las nuevas entregas?
La dirección de las tramas en la sexta temporada seguirá la línea trazada en temporadas pasadas. Seguiremos investigando el misterio que se esconde en Laguna Negra, mientras en paralelo seguirán tomando protagonismo las tramas familiares. Habrá fricciones y disputas entre nuestro grupo, pero también momentos de concordia y amor.

En el último capítulo de la pasada temporada intentasteis huir del internado, pero fuisteis sorprendidos. ¿Cómo ha transcurrido el verano?
La nueva temporada comenzará con el primer día del nuevo curso, de modo que nos saltaremos el periodo estival. No obstante, a través de flashbacks retornaremos al punto en el que finalizó la pasada temporada.

¿Sientes que has crecido como actor a lo largo de estas temporadas?
Quiero pensar que sí.

¿Sueles verte en televisión?
Lo justo, no me gusta verme. Soy autocrítico. Siempre que abordamos una secuencia intento llevarla por una dirección concreta, así que cuando me veo me fijo en si he alcanzado esa intención. Suelo ser bastante meticuloso en mi trabajo.

Has estudiado arte dramático durante cuatro años…
Sí, pero no me parece algo necesario para trabajar como actor. El principal error está en establecer un paralelismo entre ser popular y ser buen actor en esta profesión. No hay una relación exacta entre una cosa y la otra. Hay gente que logra una gran popularidad sin destacar y luego hay grandes actores en el anonimato que hacen un gran trabajo. Sobre todo en el teatro hay gente muy buena y, sin embargo, pasa totalmente desapercibida.

¿Se nota entre el equipo quién ha estudiado y quién no?
No acostumbro a preguntar a la gente si ha estudiado o no. De cualquier modo, has podido estudiar en una escuela que no haya sido la adecuada. No se puede juzgar a la gente teniendo en cuenta ese aspecto. Hay personas críticas con la gente que ha estudiado para actor, porque opinan que la persona pierde frescura y naturalidad si se prepara. Resulta ridículo acudir al curriculum de un actor, lo importante es lo que pueda y sepa hacer en un momento dado. La formación actoral es importante pero las cosas se aprenden trabajando. Las escuelas te dan la oportunidad de probar cosas y ganar experiencia, nada más.

Participaste en la película “Los girasoles ciegos” (José Luis Cuerda) preseleccionada a los Oscar 2008, aunque luego quedó eliminada. ¿Qué supuso en tu carrera esta película?
He aprendido a no esperar que sucedan cosas a raíz de algo que haya hecho. Lo hice en el pasado y me llevé algún que otro chasco. Hoy día, me limito a disfrutar de las cosas mientras las estoy haciendo. El gran premio fue tener la oportunidad de participar en esa película. Pero no creo que el hecho de haber participado en esta cinta me haya cambiado en algún otro aspecto.

¿Tienes algún otro proyecto entre manos a corto o medio plazo?
Por ahora, tengo suficiente con ‘El internado’.

¿Cuál va a ser la relación que Marcos va a mantener con Carol en las próximas entregas?
Marcos y Carol mantienen una relación bastante peculiar porque la mayoría del tiempo se lo pasan enfadados entre ellos. Tienen una forma muy singular de quererse y mostrarse afecto. En esta temporada, Marcos se apoyará más bien poco en ella.

La nueva chica, Nani Jiménez, parece que se sentirá atraída por ti…
No sabe donde se mete (risas).

En el último capítulo (nº43) Marcos espera junto a su hermana en el bosque a su tío Samuel/Héctor (Luis Merlo), pero éste no llega. ¿Supone una nueva decepción para tu personaje?
Samuel es el único vínculo familiar que tiene ahora mismo en el mundo, por lo tanto le afecta que no aparezca en el bosque. No puedo adelantaros nada más porque implicaría desvelaros parte de la trama.

¿Cómo vives el fenómeno de la fama? ¿Cómo llevas que la gente te reconozca?
Estoy aprendiendo a llevarlo de la mejor manera posible. No me incomoda.

¿Te incomoda la prensa rosa?
Me incomoda el hecho de salir en sitios cuando no lo busco, pero es algo que se escapa a mí control. No es algo que me atormente. En los actos públicos, por ejemplo, uno sabe a lo que se expone cuando acude a ellos, al fin y al cabo es parte de tu trabajo.

Después de seis temporadas, ¿qué es lo que te anima a seguir?
El sueldo es una motivación importante y muy válida como cualquier otra, o como dice Anita “llevar los frijoles a casa” (risas).

¿Eres supersticioso?
No, para nada. Soy bastante terrenal, nada místico.

¿Se reencontrará, por fin, Marcos con sus padres a lo largo de esta nueva temporada?
De momento no, pero el reencuentro sería una forma bonita de cerrar ‘El internado’, un broche perfecto. Me imagino que mientras dure la serie será un encuentro que se intentará dilatar lo máximo posible.

¿Crees que no habrá reencuentro?
Esa sería la decisión que yo tomaría si fuese guionista. Es el final que a mí me gustaría para esta serie.

Fuente