Zona El Internado

Martín Rivas: “No estoy seguro de si trabajaré como actor toda la vida”


A continuación os dejo con una entrada que ha escrito Martín Rivas en su blog personal, en la que habla de sus inicios en el mundo de la interpretación:

Yo en principio iba para “comunicador”, esa palabra tan ambigua e imprecisa que utilizaban en mi facultad para referirse a mis compañeros de promoción y a mi. Aquello me generaba una inseguridad tremenda. ¿Comunicador de qué? Me parece un término demasiado amplio para definir cualquier labor o empleo.

Lo que me interesaba realmente era el cine. Me sentía hipnotizado al ver películas de John Huston, de Elia Kazan y de Scorsese. Yo me decía que quería hacer algo así, que tenía que conseguir dirigir, y a ser posible escribir también el argumento de mis películas. Me fascinaba la idea de controlar todo el proceso creativo de un filme. En realidad siempre me he sentido atraído por todos los departamentos que conforman la industria del cine. Hubo otra época en a que soñaba con ser productor. Una noches al estilo de los hermanos Weinstein, otras que era una especie de Robert Evans y algunas veces un Wonder Boy como Irving Thalberg.

La primera vez que me subí a un escenario creo que fue en Irlanda. Cuando tenía unos siete u ocho años mi familia y yo nos fuimos a vivir un año a Dublín. En la obra anual del colegio me eligieron para hacer de un hombre que venía a la capital desde la Irlanda más profunda, lo cual resulta bastante paradójico. Era el único extranjero que había en clase y me encomendaron la labor de representar las entrañas de su país, su pasado más auténtico. Mi personaje era el único que se expresaba en irlandés, los demás utilizaban el inglés. Supongo que sería porque era rubio, tenía un acento raro y hablaba igual de mal el irlandés que el inglés.

Esa tuvo que ser mi primera toma de contacto con la interpretación. Luego en Galicia trabajé en una serie cuando tenía trece años. Me lo pasaba muy bien rodeado de mayores. Llegué a la conclusión de que los actores estaban casi todos locos y de que yo de mayor también quería estar loco, lo de actor no lo veía tan claro, pero lo de loco sí.

No estoy seguro de si trabajaré como actor toda la vida. Quizás mañana descubra algo con lo que me divierta más y me lance a intentar desenmarañarlo.

Fuente


Etiquetas: