Zona El Internado

¿Os acordáis de… Valentina, Fernando y Miguel?


Luz Vadenebro, Adam Quintero y Eduardo Espinilla interpretaron en el Internado a Valentina (madre adoptiva de Iván), Fernando (hermano de Amelia) y Miguel (nieto de Jacinta).

Lo más importante de todo y que muchos seguidores/as nos preguntamos: ¿Conocéremos el secreto de Carolina y Fernando? ¿Qué fue lo que le dijo? A lo mejor nunca lo sabremos ya que ambos personajes han fallecido en la serie. A continuación los análisis de estos tres actores que estuvieron presentes en la serie de “El Internado” y que merecen ser también recordados.

Luz Valdenebro

Luz Valdenebro interpretó a Valentina León. Valentina fue la madre adoptiva de Iván. Su padre era el señor León, uno de los miembros-fundadores del Proyecto Géminis en el que también colaboraba su marido, Jacques Noiret.

Noiret y su mujer Valentina se hicieron cargo de Iván. Cuando Valentina se enteró de las irregularidades de la adopción de Iván fue a visitar a María (la madre biológica de Iván) al centro de menores donde estaba internada con la intención de devolverle a su hijo. Al principio, María pensó que lo que le estaba contando Valentina era una broma. Valentina la dijo a María que le habían quitado a su hijo y se lo habían dado a ella. Pero Noiret, que sabía que su mujer estaba indagando en el asunto, la siguió con el coche y pudo verla hablando con María. Cuando Valentina se percató de su presencia salió huyendo de aquel lugar, pero le prometió devolvérsele.

Cuando llegó a casa, Valentina descubrió una carpeta con unos documentos que hablaban sobre el Proyecto Géminis, en los que pudo constatar las barbaridades que les habían hecho a varios niños huérfanos.

Ella le dijo que sabía que Iván no era su hijo y que estaba dispuesta a devolvérselo a su verdadera madre y que ellos la ayudarían económicamente. Noiret no quería por miedo a que María hablase pero Valentina ya había tomado una decisión. Debido a ello Noiret la ahogó en la bañera para que no se lo contase a su padre o emprendiese acciones para devolverle a Iván a su madre biológica.

Años después Valentina regresó al Internado y se presentó ante Julia en forma de fantasma. La primera vez, Julia pudo verla ahogada en una bañera y cada vez que Valentina se manifestaba aparecía un charco de agua en el suelo o caía agua por las paredes.

Otra de sus apariciones se produjo en el baño. Empezó a salir agua de las duchas y acto seguido hizo su aparición Valentina. Julia empezó a decirla que Iván no la iba a hacer caso y después aparecieron Paula y Evelyn que creyeron que Julia estaba loca porque hablaba sola.

Valentina le entregó a Julia una pelota pequeña de color rojo, que era el único recuerdo que Iván tenía de su madre adoptiva.

Pero cuando fueron al bosque, una mano salió de la laguna y agarró a Julia por el tobillo, cayéndose ésta a la laguna. Dentro del agua estaba Valentina que le dio a Julia una llave. Iván la rescató de allí y Julia le entregó la llave diciéndole que su madre adoptiva estaba en el agua y le había dado la llave.

Esa llave abría una caja fuerte en la que Noiret guardaba unos papeles, gracias a los cuales, Iván pudo constatar que María era su madre biológica.

Valores que encarna su figura: valiente, sensible, decidida, responsable, sentimental, insistente, pacífica y sensata.

En una frase: “Un personaje que no descansa en paz hasta que le cuenta a su hijo adoptivo la verdad”.

Adam Quintero

Adam Quintero interpretó a Fernando Ugarte Roldán o Fernando Henninger Roldán. Fernando era hermano de Amelia, la profesora de Infantil en el Internado. Su padre era uno de los ocho miembros nazis que se reunían en la ermita y se escondía bajo la identidad falsa de Damián Ugarte. Parece ser que al renunciar el padre de Fernando y Amelia a continuar con el Proyecto Géminis, decidieron infectar a Fernando como venganza.

Fernando estaba infectado con el virus creado por los nazis y para poder recibir el tratamiento estuvo ingresado en un hospital, totalmente aislado del mundo exterior. Amelia, su hermana, era lo  único que le quedaba Fernando y lo que más quería en este mundo. Pero Fernando, consciente de ver a su hermana sufrir por la enfermedad que padecía, tomó una decisión muy dura y le pidió que acabase con su vida no dejando pasar el aire que le suministraba el respirador. Amelia iba a ser la mano ejecutora pero en ese momento apareció Camilo y se lo impidió. Camilo le dijo que había un tratamiento para curar a su hermano y que si colaboraba con ellos su hermano se recuperaría. Amelia aceptó y la obligaron a hacer cosas que no quería, la amenazaron y chantajearon en varias ocasiones. En definitiva, Amelia parecía estar dispuesta a hacer cualquier cosa por su hermano.

Cuando Fernando descubrió el chantaje al que estaban sometiendo a su hermana, la culpa le pudo más que las ganas de curarse e intentó suicidarse cortándose las venas. Una vez recuperado del intento de autolisis, Camilo le llevó a los pasadizos, le dijo que había llamado bastante la atención y que se quedaría en el Internado para estar más vigilado. De esta forma, Fernando se hizo cargo de un taller de dibujo, a pesar de que quedaban pocos días para finalizar el curso.

Amelia se puso muy contenta de ver a su hermano por el Internado y fue la que se encargó de suministrarle la medicación que le facilitaba el director del  Internado por aquel entonces: Jacques Noiret. Noiret se la daba a Amelia siempre y cuando cumpliese con su cometido.

Pero Fernando tuvo que vérselas con Fermín. El cocinero, cuando estuvo investigando su pasado, escuchó una conversación entre Amelia y Fernando, descubriendo el secreto de Amelia (trabajaba para Ottox para que su hermano recibiese la medicina). Pero Fermín siguió indagando en el asunto y llamó a Fernando por teléfono haciéndose pasar por un periodista y descubrió que su padre (David Almansa) mató al padre de Amelia y Fernando.

Una vez en el colegio, Fernando le dijo a Fermín si ya había hablado con la policía ya que le pareció verle merodeando por la laguna el mismo día que desapareció el pequeño Samuel, al que Elsa sacó a pasear por el bosque. Precisamente Fernando fue la primera persona que auxilió a Elsa. Fermín le contestó que le habría confundido con otra persona.

Después Fermín entró en la habitación de Fernando, le amenazó por detrás con una pistola. Le dijo que el bebé estaba con su verdadera madre, le enseño una foto de Irene Espí y le dijo que las mismas personas que robaron al bebé de Irene Espí son los que chantajean a su hermana. Fernando le contó a Amelia que Fermín había entrado en su habitación y le preguntó por qué está haciendo todo lo que hace. Fernando también sabía que su hermana se había enamorado de Marcos. Amelia le respondió que quería a Marcos y que todo lo que haciendo es para que le den su medicina.

Durante las clases de dibujo, mantuvo una relación muy cordial y amistosa con Carolina, que llegó incluso a desatar los celos de Marcos. Marcos le preguntó a Carolina si se traía algo con el profesor de dibujo después de verla abrazada junto a Fernando. Carolina le dijo que no. Además fue ella la que descubrió las cicatrices del intento de suicidio en las muñecas de Fernando Éste le quitó importancia al asunto diciéndola que eso fue una tontería que hizo por una chica.

Consciente de que el chantaje hacia su hermana iba a más, decidió bajar a los pasadizos a por un maletín con medicación pero en él sólo llevaba dos ampollas.

Le dijo a su hermana que llevaba medicación suficiente para varios meses y que se marchara con él fuera del Internado ya que así no tendría que trabajar para el proyecto Géminis.

Antes de irse, Carolina se despidió de él y Fernando le dijo un secreto al oído, que todavía no conocemos.

Al quedarse su coche atrapado en la arena, Fernando se bajó a ver que había sucedido. Amelia descubrió que Fernando le había mentido ya que no tenía suficiente medicación. Fue a decírselo a su hermano y éste le dijo que no quería ser la moneda de cambio de esa gentuza. Entonces Amelia aprovechó para contarle que estaba embarazada y que no podía dejarla sola porque tenía miedo. Fernando le preguntó por Marcos y ella le dijo que no pensaba decirle nada ya que le había hecho bastante daño.

En ese instante Fernando tomó la decisión más importante de su vida. Se subió al coche haciéndole creer a Amelia que se iban a ir los dos, cuando de pronto se despidió de ella diciéndola que la quería por el cristal de la ventanilla, arrancó, aceleró y se precipitó al vacío por un acantilado falleciendo en el acto.

Valores que encarna su figura: sensible, decidido, cariñoso, amable, responsable, tranquilo, infeliz, frágil, desolado e inteligente.

En una frase: “Un personaje que dio su vida por lo que más quería en el mundo, su hermana Amelia”.

Eduardo Espinilla

Eduardo Espinilla interpretó a Miguel López Fernández, el nieto de Jacinta. Su llegada al Internado fue algo traumática ya que sus padres y su hermana perdieron la vida en un accidente de tráfico cuando se dirigían a ver a Jacinta tras su operación de corazón. El fue el único superviviente de aquel suceso. Jacinta, que era el familiar más cercano que tenía, tuvo que hacerse cargo de él. Acudió junto con Elsa, Héctor y Jacinta al funeral de sus padres y hermana.

Desde pequeño, la madre de Miguel le hizo creer que su abuela estaba muerta, ya que se llevaba muy mal con ella por haberla abandonado nada más nacer para seguir haciéndose cargo del orfanato junto con Don Joaquín. Al principio a Miguel le costó asimilar su nueva situación, principalmente porque no asumió la pérdida de sus padres y ni mucho menos la aparición de su abuela en su vida, pero finalmente Jacinta consiguió hacerse con su nieto. Miguel fue compañero de algunas de las travesuras de Paula y Evelyn, llegando a pagar algún plato roto de las pequeñas (por ejemplo cuando las mandó tirar un huevo de pájaro por la ventana que le cayó encima a Jacinta y que al mirar hacia la ventana descubrió a su nieto y le castigó). Miguel llegó incluso a  defender a Paula cuando Javier Holgado la metió un escarabajo dentro del pijama, hecho por el que Paula llegó a enamorarse de Miguel por haberla defendido.

Se marchó del Internado para que Don Joaquín no pudiese acercarse a él ni le hiciese algo malo. Don Joaquín estuvo ganándose la confianza del que también era su nieto y le prometió dejarle ir a ver avionetas e incluso montar en una de ellas. Jacinta le defendió en más de una ocasión y trató de evitar que don Joaquín se acercase a él. Cuando Don Joaquín le preguntó por Miguel, Jacinta le dijo que estaba lejos del Internado y que no le vería más.

Artículo redactado por VAF y Abril 22 para Zona el Internado (Prohibida su copia y reproducción).