Zona El Internado

Ritter Wulf, ¿maldad justificada?


Todos hemos visto como Santiago Pazos, o como le conocemos mejor, Ritter Wulf, ha hecho de todo, hasta manipular a su propia familia con tal de salirse con la suya. Siempre hemos pensado que era lo peor… Pero todo tiene un principio y un fin. Vimos la temporada pasada, que Wulf creó el virus, pero también intentó conseguir a muerte la cura. ¿Por qué? Muy simple: su hija estaba infectada.

Ritter Wulf y Eva
Creó una máquina para poderla curar. Utilizó primero a su “otra hija”, Irene Espí, y después a su “nieta”, Paula Novoa. ¿Pero para qué? Como ellas dos eran inmunes, Wulf intentaba crear con ellas la raza aria e inmune.

Vimos como en el último capítulo de la anterior temporada, Wulf cogía a Paula, y se la llevaba a la planta -2 de los pasadizos. Su abuelo la quería para poder revivir a su hija Eva, a la que congeló en Alemania porque se infectó del virus en el que trabajaba, sin tener aún cura.

Pero ya vimos, que Camilo tiró una bomba desde la bóveda que había en el bosque hacia la habitación donde se situaba para así acabar con el proyecto géminis de una vez, y que ellos salieran perdiendo.

Santiago Pazos moría por el efecto de la bomba, junto con su hija, aunque ella ya lo estuviera. Pero una cosa hay que tener en cuenta: en el internado nada es lo que parece. Puede ser que haya revivido como Héctor de la Vega o el Calvo de la lotería, aunque es poco probable ya que se confirmó la muerte de dos personajes y él era uno de ellos. Solo hay que cruzar los dedos para que no sea así.

Artículo redactado por oscaar para Zona El Internado. Prohibida su copia y reproducción.