Zona El Internado

Yon González: “En mi primera experiencia en la comedia me lo he pasado en grande”


Yon González, actor en Torrente 4

Yon González forma parte de la nueva y prometedora generación de actores españoles surgida de las series de televisión. Sus primeros pasos fueron en “SMS”, en La Sexta, aunque el papel que le catapultó a la fama es el de Iván, uno de los complejos e intensos personajes de “El internado”.

Yon González en Torrente 4

Yon González forma parte de la nueva y prometedora generación de actores españoles surgida de las series de televisión. Sus primeros pasos fueron en “SMS”, en La Sexta, aunque el papel que le catapultó a la fama es el de Iván, uno de los complejos e intensos personajes de “El internado”. De ahí dio el salto al cine con “Mentiras y gordas” y su presencia se ha hecho ya habitual en la pequeña y gran pantallas. A eso han contribuido indudablemente su imagen fresca y su fotogenia, que le han hecho ídolo de adolescentes y objetivo de las revistas. En breve aterrizará en otra serie, “Gran reserva”, en la que coincide con su hermano Aitor Luna, y su próximo proyecto cinematográfico le adentrará en el mundo de las mafias.

Lo que ahora le mantiene ocupado es la promoción de “Torrente 4. Lethal crisis”, en la que cambia completamente su registro para convertirse en el protector, algo chungo, del protagonista en las secuencias en las que el policía acaba en la cárcel. Yon González reconoce que este papel, el primero cómico de su carrera, “ha sido un reto” en el que su profesor ha sido Santiago Segura. De su director sólo tiene elogios y, además, nos cuenta que en sus nueve días de rodaje estuvo “por los suelos de tanto reír”. También describe la experiencia de rodar con un maestro como Tony LeBlanc: “Pensé en lo privilegiado que era”, asegura. Respecto a lo casposo que es el personaje de Torrente, él tiene claro todos tenemos algunos de sus rasgos porque “la realidad supera a la ficción siempre”.

¡Vaya cambio de registro! Cuando recibiste el guión, ¿te sorprendió el papel que Santiago Segura te tenía reservado?

Mucho. Ha sido un reto para mí, sobre todo porque nunca había hecho comedia. El primer día llegué con mi personaje montado en mi cabeza y le dije a Santiago: “Esto es lo que tengo. Espero que me lo compres porque como me cambies ahora algo…”. Me ofreció el papel seis días antes de empezar a rodar la película.

¿Cómo fue el proceso de adaptación a la comedia?

Santiago me enseñó el tiempo de la comedia, el ritmo que requiere, el primer día que rodé con él. De hecho, tuvimos que repetir una escena varias veces. Esa escena me costó un poco, hasta que el director me hizo entender cómo funciona el género. A raíz de ahí, de lo único que me preocupé fue de disfrutar y lo he gozado. Me lo he pasado en grande.

Tu personaje tiene una forma de caminar y de hablar muy particular. ¿De qué manera construiste el papel de Peralta?

Yo he veraneado muchas veces en Cullera y siempre me ha llamado la atención, cuando he salido de fiesta, la forma muy particular de andar de los tipos “malotes” valencianos, con sus camisetas de tirantes y sus poses como diciendo “mira lo fuerte y bueno que estoy”. Con todo el respeto a esa tierra, a la que quiero mucho, he copiado de ellos la expresión corporal para Peralta. En cuanto a la voz, fue idea de una coach porque no quería hacer al típico macarra de bar. Quería salir del cliché pero no encontraba un registro con el que me quedara conforme. Acudí a ella y me recomendó que hiciera la voz nasal. Probé, vi que era la clave y lo hice así.

Una de las escenas más llamativas de la película es la pelea que tienes con otros presos en la cárcel. ¿Cómo la preparaste?

La idea era mostrar a mi personaje espídico, con mucha energía, descontrolado muchas veces y controlado en otras. Una especie de Bruce Lee pero con un toque… subnormal (risas). Aún así, tampoco tuve que prepararme mucho. Sí tuve que ensayar la coreografía, porque las escenas de lucha de este tipo son como una sucesión de pasos y movimientos, pero lo que tiene que ver con las artes marciales ya lo tenía superado. He ido a clases desde que era muy pequeño y soy cinturón negro de kárate.

¿Cómo es rodar con Santiago Segura?

Yo me lo he pasado superbien con él. Cuando Santiago terminaba de grabar una escena, se ponía a improvisar y nos podías ver a todo el equipo, unas 250 personas, partiéndonos de risa. Eso no sale en la película, pero demuestra que el tío está disfrutando realmente de su trabajo. Mis nueve días de rodaje fueron así, con momentos en los que los actores, figurantes y cuerpo técnico estábamos por los suelos de reír. Estoy seguro de que ese buen humor y esa energía se transmiten al espectador cuando ve la película. Por eso, animo a que vaya todo el mundo a disfrutarla.

Coincides en algunas de tus escenas con Tony LeBlanc. ¿Qué se siente al estar arropado por un maestro de la interpretación?

He descubierto que, incluso a su edad, es una persona que está disfrutando de lo que hace, lo que demuestra lo mucho que ama su profesión. Rodar con él ha sido una maravilla. En la escena que estoy con él a un lado y con Santiago al otro pensé en lo privilegiado que era. Además, me transmitían mucha tranquilidad. Es lo bueno de trabajar con dos profesionales de ese talento: que te miran a los ojos y, si piensas que te vas a cortar por rodar con ellos, esas dudas desaparecen y te animas a gozar de la situación.

¿Torrente es una construcción exclusiva para el cine o está basado en hemos reales? ¿Crees que se encuentra gente así por la calle?

¡Todos los españoles tenemos algo de Torrente! Nadie se libra… Es un humor muy español, muy castizo y basado en rasgos, pintas y actitudes que se pueden ver cuando sales a dar un paseo, con más o menos grado. Yo casi todos los días me encuentro Torrentes por la calle. Lo que tengo claro es que la realidad supera a la ficción siempre.

¿En qué podremos encontrar a Yon González en los próximos meses?

En breve se estrena la nueva temporada de “Gran reserva”, la serie de Televisión Española. Además, en agosto voy a hacer una película de mafiosos, basada en una historia real y que tiene muy buena pinta.

Cuéntanos un poco más de ese nuevo proyecto en el cine.

Pues que va de mafiosos… (risas). La verdad es que no puedo contar mucho. Sí adelantaré que tiene muchos ingredientes. El centro de la historia es contar cómo funcionan las mafias, cómo se llevan entre ellas y qué sucede por dentro. También tendrá una pequeña historia de amor, aunque será muy sutil e incluso sin escenas de sexo; es el complemento al resto del guión. Será otro reto más para el que tengo que prepararme desde ya porque tengo que ganar 8 kilos de peso; de hecho, ya he empezado a ir al gimnasio. Aún así, está guay porque ahora tengo cinco meses para centrarme en este proyecto y dedicarme en exclusiva a él.

Fuente


Etiquetas:,