Zona El Internado

Yon González: “Me gustaría hacer cosas dramáticas y cuanto más feo, mejor”


Su personaje en La Laguna Negra será crucial en el final de la serie de Antena 3. El joven actor vasco aparecerá en Torrente 4 y en la próxima temporada de Gran reserva, en TVE.

07 15 24 35 44 57. La combinación de la máquina de radiaciones que salvaría la vida a Iván y al resto de los recluidos en La Laguna Negra. Con cierto tufillo a Perdidos, tónica desde que se estrenara hace cuatro años, El internado cierra hoy definitivamente sus puertas, con un final guardado bajo llave y que se presiente polémico. Se acaba la serie de Globomedia para Antena 3 (su sitio, por temática y espectadores, lo ocupará en unos meses El barco). El joven actor vasco Yon González termina esta noche un ciclo. Su carácter dista bastante de Iván, que durante varias temporadas le dio una pose de adolescente ingrato que no tiene nada que ver con él. Afable y sencillo, de El internado pasará a los viñedos de Gran reserva, en La 1, donde coincidirá con su hermano, Aitor Luna (Los hombres de Paco).

Acaba de iniciar las grabaciones de Gran reserva. Usted debe de ser el más joven del reparto de la serie de TVE…

Creo que sí. Interpreto a un administrativo de la empresa y debo de ser de los más pipiolos en el rodaje. Me apetece estar entre grandes nombres como Emilio Gutiérrez Caba.

Y este verano ha tenido incluso tiempo de aparecer en Torrente 4.

Y por supuesto ha sido un trabajo más divertido de lo que me podía imaginar. También estoy preparando una película de Joan Cutrina sobre las mafias del narcotráfico en Colombia.

Su papel en El internado le ha permitido, digamos, ‘estar en el escaparate’…

-He estado en un escaparate increíble. Gracias a El internado he podido hacer otras cosas y participar en una serie de gran nivel. Después de cuatro años terminó todo, con mucha pena por parte de todos, porque éramos, de verdad, una familia. Después de estar tantas y tantas horas juntos era inevitable.

Ahora tiene la oportunidad de hacer cosas diferentes a la imagen que de usted tienen muchos porque sólo lo conocen por Iván.

Me gustaría dar una cara diferente, que no fueran tampoco la del guapo, la del tío sexy. Me gustaría hacer cosas dramáticas, y cuanto más feo saliera, mejor.

Casi le vamos a ver más en el cine que en la televisión.

Puede ser, la gente que va a ver cine español quiere ver allí a sus actores de televisión. Habrá que compatibilzar ambas pantallas.

Gracias a El internado usted sabe lo que es ser famoso y también ser un famoso perseguido.

Lo peor de la popularidad es perder la intimidad, sentirte observado todo el tiempo. Eso me pesa, pero que siga. Que siga todo esto. Me gusta estar en contacto con el público, con todas esas personas que se te acercan para saludarte en cualquier momento.

¿Se imaginaba que la popularidad era esto?

Yo de pequeño lo que quería era ser mecánico. Me gusta reparar coches y llenarme de grasa. Ojalá un día me ofrecieran el papel de un mecánico. Yo llevaba en mis carpetas motos y coches y me da la risa cuando me veo en las carpetas de cientos jóvenes. Eso no lo tenía nunca previsto.

No sabemos cómo tienen previsto los guionistas el final. Pero parece que la conclusión va a depender mucho de su personaje.

No puedo decir nada, aunque me lo preguntes de varias maneras. Espero que los guionistas dejen satisfechos a los espectadores. Se resolverán todas las incógnitas aunque contentar con un final sorprendente a todos eso ya es muy difícil.

Si no me puede decir cómo fue su último día en El internado, ¿me recuerda cómo fue el primero?

Uf, estaba hecho un manojo de nervios. Apenas llevaba unos meses como actor. Había estado en SMS (La Sexta). Estaba nervioso, era el rival de Martín Rivas en la serie. El personaje de Iván fue cogiendo peso poco a poco. Las cosas han salido muy bien y sólo puedo tener palabras de agradecimiento al equipo de El internado. Se acabó, pero habrá otras oportunidades para trabajar juntos.

Fuente